Iglesias invita al PSOE a presentar una moción de censura mientras Rivera ‘evalúa’ la situación

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha propuesto la presentación de una moción de censura contra Mariano Rajoy tras haberse conocido la sentencia del juicio por el caso Gürtel en la que se condena al PP como partícipe a título lucrativo, además de considerarse acreditado que existió una 'caja B' y que las cantidades detraidas a través del "sistema institucional de corrupción" se destinaron al pago de gastos electorales. Para ello, ha invitado a los socialistas a tomar la iniciativa porque, según ha subrayado, "no se explicaría que si estaban dispuestos (el PSOE) a presenar una moción de censura en Madrid, no estén dispuestos a hacerlo en el Congreso. Es responsabilidad del partido que tiene más diputados que nosotros hacerlo y contarían con nuestro apoyo".

El líder de Podemos ha asegurado que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, “conoce perfectamente la absoluta disponibilidad” de Podemos para apoyar esa moción de censura, que cree que le corresponde presentar a los socialista porque tienen el mayor número de diputados en la oposición. Ante la posibilidad de que sea Unidos Podemos quien presente una moción de censura, ha dicho que lo estudiarán, pero lo ha dado en principio por descartado al recordar que ya presentaron una moción por dignidad contra Rajoy, por lo que ahora les toca a los socialistas. Iglesias ha reforzado sus argumentos con una serie de tuits:

El secretario general de Podemos ha recordado que “hace dos años el ‘PSOENoesNo’ permitió a M.Rajoy ser presidente” y que ayer “Cs y el PNV apuntalaron a los corruptos en el poder”.

La interpelación que Iglesias ha dirigido al PSOE también podría tener a Ciudadanos como destinatario. Fue el partido naranja, en definitiva, el que forzó la salida de Cristina Cifuentes de la presidencia de la Comunidad de Madrid al amenazar con retirarle su apoyo y votar a favor de la moción de censura socialista si no dimitía previamente. Ahora, tras la sentencia del caso Gürtel, vuelve a mostrarse muy cauto. Albert Rivera, eso sí, se ha apresurado a comparecer en rueda de prensa para afirma que “hay un antes y un después de esto. España se merece un Gobierno limpio. La situación es muy grave y trastoca todos los planes de la legislatura. Evaluaremos la situación en la próxima reunión Ejecutiva, como debe hacer todo partido serio”. Para esa cita, no obstante, falta bastante. No será hasta el 11 de junio.

Pero Rivera no tiene ni mucho menos decidido que vaya a sumarse con otras formaciones a una moción de censura contra Rajoy porque dice que su partido “no puede permitir que los que quieren romper este país saquen ventaja de la corrupción del PP”. Al hilo de este argumento, ha rescatado uno de sus mantras favoritos: “Los españoles se merecen un gobierno fuerte, un gobierno limpio y que los proteja del populismo y del nacionalismo”. Iglesias le ha replicado reprochándole su “desvergüenza absoluta” después de haber respaldado el miércoles los presupuestos. “Que nadie se equivoque, el PP gobierna gracias a Cs, decir PP y Cs es lo mismo, decir M.Rajoy y Rivera es lo mismo”, ha enfatizado el secretario general de Podemos.

El apoyo de Ciudadanos a la moción o, en su defecto, la abstención de sus 32 diputados, es fundamental para que la iniciativa salga adelante. A menos, claro, que alguno de los apoyos con los que ha contado Mariano Rajoy para aprobar sus presupuestos decida cambiar de bando, algo que podrían plantearse el PNV o el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo.

A Rivera le han preguntado si estaría dispuesto a pedir que el presidente sea relevado por otro cargo de su partido, tal y como hizo en el caso de Cifuentes y antes en el de Pedro Antonio Sánchez, expresidente de Murcia, y ha respondido que eso es pasar “tres pantallas” cuando la primera es someter el tema al análisis de la ejecutiva. “Hemos visto juicios incluso condenados, pero hasta ahora nunca habíamos visto condenar por corrupción al partido que gobierna” y eso tiene consecuencias que hay que analizar, ha reiterado. A su juicio, una cosa es exigir al Gobierno que aparte un diputado o a un presidente de una comunidad, en aplicación del acuerdo de investidura, y otra es que un juez determine que el PP es un partido corrupto y “condenado por corrupción”. La situación “es bien distinta y desgraciadamente mala para España”, ha añadido pero, para curarse en salud ha avisado de que el independentismo va a intentar “aprovechar” todo esto.

Otras fuerzas políticas, como el PDeCAT, sí han anunciado ya que están dispuestos a sumarse a la moción de censura. Lo ha afirmado su portavoz en el Congreso, Carles Campuzano, en rueda de prensa. Campuzano se ha mostrado sorprendido por la coincidencia entre la publicación de la sentencia y la macrooperación policial llevada a cabo en Barcelona contra el desvío de fondos de la cooperación al ‘procés’. Tras asegurar que “las casualidades no terminan de existir”, el diputado ha señalado que “nuestra sensación es que se busca disimular lo que cuesta mucho de disimular, la sentencia del caso Gürtel”.

Y a todo esto, ¿qué dice el PSOE? Este ha sido el único partido que no ha desfilado por la sala de prensa del Congreso para valorar la sentencia del caso Gürtel nada más publicarse. El secretario general, Pedro Sánchez, se ha reunido con sus colaboradores más estrechos para estudiar la respuesta, con la vicesecretaria general, Adriana Lastra, el secretario de Organización, José Luis Ábalos y la portavoz en el Congreso, Margarita Robles. Finalmente, se ha convocado una Ejecutiva extraordinaria para este viernes.

Mientras tanto, Ferraz ha distribuido un comunicado en el que se considera “inaceptable” la respuesta del PP y del Gobierno a la sentencia. También se han producido algunas valoraciones de dirigentes socialistas pero sin entrar a detallar futuras estrategias. El portavoz de la Ejecutiva, Oscar Puente, ha calificado al PP de “partido antisistema” porque “en vez de apartar al corrupto, busca generalizar el problema y decir que todos son iguales”. También ha hablado la presidenta andaluza, Susana Díaz, quien ha dicho que la sentencia le parece “brutal, bestial y lamentable” para España.