El PSOE reúne este viernes a su Ejecutiva y algunas federaciones piden la moción de censura

El PSOE ha convocado este viernes una reunión extraordinaria de su Ejecutiva Federal para "analizar la situación política" tras la sentencia del caso Gürtel, que condena al PP como partícipe a título lucrativo de esta trama de corrupción. Este ha sido el único de los grandes partidos que no ha comparecido para hacer un análisis de la sentencia y se ha limitado a enviar un comunicado en el que ha calificado de "intolerable" la respuesta del PP y del Gobierno ante el fallo judicial. Y lo cree así el PSOE porque, a su juicio, la sentencia implica "políticamente" al presidente del Ejecutivo y del PP, Mariano Rajoy.

El encuentro de la Ejecutiva, fijado para las 11.00 horas en la sede del partido en Ferraz, se ha anunciado cuando desde algunas federaciones socialistas han trasladado que creen llegado el momento de plantear una moción de censura contra Rajoy, como le ha pedido este jueves a Sánchez el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que ha asegurado que los partidos catalanes le apoyarían sin condiciones.

La primera dirigente territorial socialista en pedir abiertamente una moción de censura ha sido la secretaria general del Partido Socialista de Navarra, María Chivite. A través de su cuenta en Twitter, ha anunciado que le había transmitido a Sánchez que considera "inasumible que en un sistema democrático tener al frente del gobierno a un partido condenado por corrupción". "Necesitamos represtigiar las instituciones, fortalecer la democracia. #Mociondecensura", ha escrito en su mensaje en la red social.

Desde otras federaciones socialistas creen que la sentencia de la Gürtel obliga al menos a "valorar como una posibilidad cierta" la presentación de una moción de censura, si bien señalan como línea roja que no se debería traspasar el que su aprobación dependiera de los votos de los partidos independentistas.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, siempre se ha negado a presentar una moción de censura que dependiera del apoyo de los independentistas, aunque tampoco llegó a cerrar la puerta de manera rotunda a hacer uso de esta herramienta democrática en caso de que las circunstancias así lo requiriesen. En este momento, cuando las encuestas no le son demasiado favorables, la moción le serviría para recuperar protagonismo político, justo el que perdió cuando renunció a su escaño en el Congreso.

Sánchez puede presentar la moción y postularse como candidato a sustituir a Rajoy pese a que no ser diputado, porque el artículo 11 de la ley de Gobierno solo exige para ser presidente en España “ser español, mayor de edad, disfrutar de los derechos de sufragio activo y pasivo, y no estar inhabilitado para ejercer empleo o cargo público por sentencia judicial firme”.