Una mujer muerta, 30 personas heridas y un desaparecido por una explosión en Tui

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha confirmado que al menos una persona ha muerto y 30 han resultado heridas en la explosión producida por material pirotécnico en una vivienda en Tui (Pontevedra), aunque los equipos de rescate aún no han podido entrar en todas las casas afectadas. Además, la Guardia Civil ha detenido al dueño de la pirotecnia por "homicidio, imprudencia y estragos". El arrestado ha sido trasladado a la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra. Por su parte, el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, explicó anoche que se buscaba a un desaparecido que residía en una de las viviendas más afectadas por el suceso.

En una comparecencia ante los medios en las inmediaciones del lugar de la explosión, Rueda ha dicho que los equipos Tedax de desactivación de explosivos de la Guardia Civil están comprobando que no hay peligro de más explosiones para que los servicios de rescate puedan comenzar a desescombrar y comprobar si hay más víctimas. “En este momento no podemos confirmar más que una víctima, no sabemos si hay más, (los equipos) no han entrado a fondo a hacer el desescombro”, ha dicho el vicepresidente gallego que ha explicado que no constan personas desaparecidas, que la vida de los heridos no corre peligro, aunque hay dos graves, y que entre 8 y 10 casas han quedado completamente destruidas.

La víctima mortal es una mujer, según se ha sabido al levantar el cadáver. De las 30 personas heridas, la gran mayoría de carácter leve, siete son menores y el resto adultos, y más de la mitad han sido ya dadas de alta.

La fuerte deflagración, que ha causado importantes daños materiales en varios kilómetros a la redonda, se ha producido en una vivienda particular, propiedad de un familiar del dueño de una pirotecnia, que fue precintada por orden judicial.

Así lo ha explicado a Europa Press el exalcalde de Tui, Enrique Cabaleiro, quien ha confirmado que él mismo firmó la orden de precinto de dicha pirotecnia, situada en Baldráns (a unos pocos kilómetros de la vivienda donde se produjo el suceso), en cumplimiento de una resolución judicial por un contencioso derivado de problemas urbanísticos.

“Todo parece indicar que el responsable de la empresa, una vez que ésta quedó precintada, trasladó a esa vivienda particular de un familiar o bien la actividad o, al menos, el material pirotécnico para ser almacenado”, ha señalado.

La explosión, que se escuchó en todo el sur de la provincia de Pontevedra y parte de Portugal, se produjo sobre las 16.25 horas y la magnitud de la onda expansiva provocó daños materiales muy importantes tanto en la zona de Paramos (con numerosas viviendas afectadas) como en otras áreas más alejadas.

De hecho, tras la deflagración se originó un incendio y la columna de humo fue visible incluso desde puntos altos de Vigo o Redondela.

Las autoridades han establecido un amplio dispositivo de emergencia y han enviado a la zona dos helicópteros medicalizados. Además, de las aeronaves, al lugar del siniestro se enviaron tres ambulancias medicalizadas y cuatro ambulancias asistenciales con médicos y profesionales.