PP, PSOE y Cs cierran filas para defender el presupuesto de la Casa del Rey

El PP, el PSOE y Ciudadanos han defendido este martes en el Pleno del Congreso la partida que los Presupuestos Generales de 2018 destinan a la Casa del Rey frente a la "inquina" que, a su juicio, han evidenciado los independentistas catalanes contra el Rey Felipe VI tras el discurso pronunciado tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Por ello, los tres partidos han avanzado su rechazo a las enmiendas presentadas por Unidos Podemos y ERC para dejar sin fondos a la Casa del Rey en el proyecto presupuestario, unas propuestas de modificación a las que se han sumado por primera vez los diputados del PDeCAT.

La Sección I de los Presupuestos, relativa al sostenimiento de la Casa del Rey, está dotada de 7,89 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 0,9% con respecto a la partida de 2017, que fue de 7,82 millones.

Tanto Unidos Podemos como Esquerra han propuesto vaciar la partida reservada a la Monarquía y mientras que el grupo confederal ha cuestionado que se haya priorizado subir la partida a una institución que “nunca entró en la crisis” antes que otras necesidades sociales, ERC ha insistido en que se debería equiparar el sueldo del Jefe del Estado al del presidente del Gobierno.

En nombre de Unidos Podemos, el diputado de En Comú Jaume Moya ha subrayado, además, la necesidad de homologar los criterios de rendición de cuentas al mismo nivel que los demás organismos del Estado para saber, entre otras cosas, si el monarca defiende los derechos humanos en sus viajes al extranjero o, por el contrario, si su objetivo es actuar como “intermediario” en la venta de armas de Arabia Saudí o “cazar elefantes”.

En la misma línea se ha expresado el portavoz parlamentario de ERC, Joan Tardà, quien ha aprovechado su intervención para cargar contra la Monarquía borbónica, que ha tachado de “ilegítima”, “opaca” e “inmoral”. Y haciendo cálculos con el conjunto del presupuesto de Zarzuela, ha llegado a decir que el Jefe del Estado “gana en cinco días más que Rajoy en todo el año”.

También ha criticado a Felipe VI el PDeCAT, que ha confirmado su apoyo a las enmiendas contra la sección de la Casa del Rey. Su diputado Ferran Bel ha señalado que su partido siempre ha sido “muy respetuoso” con el Rey a nivel presupuestario, pero ha recalcado que su comportamiento tras el 1-O “no fue de recibo”. “El Jefe del Estado ha perdido la legitimidad que tenía en Cataluña, seguramente ganada en otras ocasiones y perdida de forma absoluta en ésta”, ha argumentado.

Frente a la censura de los independentistas catalanes, el PP, el PSOE y Ciudadanos han salido en tromba a defender al Rey, de quien han ensalzado su “gran servicio a España” y su “absoluto respeto y lealtad” a la Constitución y a los españoles.

Así, María Jesús Bonilla, del PP, considera “ajustado y moderado” el presupuesto para la Casa del Rey, una partida que ve “necesaria” para que el monarca pueda ejercer sus funciones de manera “independiente”. Además, ha recalcado que, en comparación con el resto de casas reales, la española es “la más austera” –-42 millones para la británica; 42,3, para la holandesa; o 18 millones, para la noruega–, y ha puesto en valor que sus cuentas no sólo están controladas “por expreso deseo del Rey”, sino que la institución está sometida a la Ley de Transparencia.

El PSOE pregunta por el supremacismo de Torra

En nombre del PSOE, Javier Lasarte ha recriminado a ERC y el PDeCAT que no les debió gustar mucho el discurso del Rey tras el 1-O a tenor de la “inquina” con la que hablan de él, una “inquina” que hacen extensible al resto de instituciones democráticas que velan por el cumplimiento de la Constitución.

“Los mismos que hablan de ilegitimidad, inmoralidad y opacidad no tienen empacho en votar a un presidente conocido por su carácter extravagante y sus escritos xenófobos y supremacistas“, ha dicho Lasarte, en referencia al nuevo presidente catalán, Quim Torra.

“No perdonan el discurso del Rey ni la aplicación del 155”, ha apuntado, por su parte, el diputado de Ciudadanos Saúl Ramírez, para añadir que el Jefe del Estado es “el máximo embajador de la marca España” y la Monarquía la institución “garante de la igualdad de todos los españoles”.