Duras críticas en Podemos a la consulta sobre Iglesias y Montero por ‘irresponsable’ y ‘peligrosa’

La polémica del chalé que Pablo Iglesias e Irene Montero se han comprado en un pueblo de las afueras de Madrid se les está yendo de las manos, especialmente desde que el líder y la portavoz en el Congreso han decidido convocar una consulta entre las bases para avalar su continuidad. La pareja defiende la votación como una fórmula para saber si su credibilidad sigue intacta o no. Pero hay sectores dentro del partido que no lo ven de la misma manera y que incluso alertan sobre el peligro de someter a Podemos a una nueva convulsión interna por un asunto estrictamente privado. Los inscritos están convocados a votar por Internet desde este martes hasta el domingo.

Es lo que ha dicho, por ejemplo, la portavoz de la formación en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, quien todavía espera que Iglesias y Montero “retiren” la consulta que se celebrará desde este martes hasta el próximo domingo porque considera que “es una irresponsabilidad” e implica “cargar sobre la espalda” del partido una decisión personal. “Las consultas están para otras cosas”, ha dicho en declaraciones a La Sexta. “Esta decisión es de ellos dos, de su vida privada y es un error someterlo a consulta y confío en que estén a tiempo de retirarla”, ha subrayado la diputada regional, quien ha avanzado que no participará en la votación si ésta se mantiene. Para Ruiz-Huerta, sería “más interesante” someter a votación de los inscritos de Podemos “un nuevo código ético que hablara del estilo de vida de sus miembros”. Dice que este tipo de consultas “deberían” convocarlas los órganos políticos y los consejos ciudadanos y “tendrían que versar exclusivamente de cuestiones políticas”.

Ruiz-Huerta no es la única que se ha mostrado públicamente en contra de la decisión de Iglesias y Montero de convocar una consulta sobre su continuidad en el cargo. El diputado en la Asamblea de Madrid Isidro López les acusó el domingo de “dinamitar Podemos como organización” y “reducirla a un aparato de legitimación de los caprichos sus líderes”. “Ya lo era. Pero ahora a la vista de todos”, afirmó en Twitter.

Por su parte, el líder de la corriente Anticapitalistas y eurodiputado Miguel Urbán ha manifestado en Oviedo que la consulta es “innecesaria”. A su juicio, “lo que toca” es denunciar el “acoso” que están sufriendo los líderes de la formación por parte “incluso de la extrema derecha”. “Me hubieran gustado más ver consultas sobre programas que consultas de este tipo”, ha manifestado el europarlamentario que no ha querido valorar lo que le parece la compra de la casa.

Con Urbán ha estado el secretario general de Podemos Asturies, Daniel Ripa, que ha sido aún más directo: “Sobre la compra del chalé yo voy a dar mi opinión personal: mi opinión personal es que no me gusta y estoy dolido”. En cuanto a la consulta, ha incidido en que, además de un error, es “problemático” que una cuestión sobre la que hay un debate público y que está produciendo desgaste a Podemos “se convierta en un asunto” sobre la que consultar a los inscritos. No obstante, Ripa ha subrayado también que Iglesias y Montero están sufriendo “una de las mayores campañas de acoso y derribo” de la historia de la democracia que va “desde el hospital hasta su domicilio y hasta cualquier aspecto de su vida privada”, una situación que ha calificado de “peligrosa”.

Ripa ha incidido en que en Asturias Podemos tiene un código ético “más estricto” que en el resto y ha recordado que, en su caso, cobra doce pagas de 1.965 euros, vive en un piso de alquiler en el barrio ovetense de Pumarín que cuesta 600 euros y ha donado 40.000 euros de su salario desde el inicio de la legislatura a proyectos sociales.

El ‘piso de currante’ de Kichi y los reproches de Monedero

Podemos Andalucía, algunos de cuyos dirigentes fueron los primeros en opinar sobre la compra del chalé por más de 600.000 euros para sugerir que quizá se trata de una opción algo excesiva, cree que Iglesias y Montero no midieron bien el impacto que iba a tener la noticia y ahora habrá que ver “las consecuencias que tiene”. Su secretario de Comunicación, Pablo Pérez Ganfornina, ha dicho que personalmente se siente más representado por la valoración que hizo el alcalde de Cádiz, José María González, ‘Kichi’, quien dijo que no quería dejar de vivir en “un piso de currante” y defendió “vivir como la gente corriente para poder representarla”. “Yo me siento más identificado con la práctica cotidiana de ‘Kichi'”, ha indicado el dirigente de Podemos, quien ha asegurado que esas declaraciones no iban contra Iglesias o Montero, sino que se referían a la donación del sueldo que él hace y a una defensa de cómo cree que tiene que vivir un representante público.

Ha defendido la “coherencia, seguridad y certidumbre” del regidor gaditano y ha añadido que sus declaraciones son “totalmente coherentes con el trabajo político de estos cuatro años”. En cuanto a la consulta, Pérez Ganfornina ha admitido que tiene dudas sobre si va a participar, pero ha garantizado que “en ningún momento” ha puesto en cuestión si Iglesias y Montero tienen que seguir. Ha mostrado todo el “apoyo y solidaridad” de la dirección andaluza a ambos por el “acoso y derribo” por parte de la “derecha mediática” y de la “extrema derecha, que han señalado su casa”.

Pérez Ganfornina ha asegurado que la extrema derecha encontrará a Podemos unido: “Si los golpean a ellos, nos golpean a nosotros”. Al ser preguntado sobre si este asunto podría alterar los planes de confluencia en Andalucía, ha manifestado que el trabajo sigue siendo el mismo y que no se ve condicionado.

Hasta el cofundador de Podemos y gran amigo de Iglesias, Juan Carlos Monedero, ha admitido este lunes que el líder de la formación ‘morada’ y su portavoz parlamentaria han cometido el “error” de “no medir bien las consecuencias” de comprar el polémico chalé en Galapagar. Monedero, que ha hecho esta declaración este lunes en Telecinco, había arremetido previamente contra los críticos del líder, especialmente contra José María González.

El sábado, le preguntaron en Gijón por la polémica y, según recoge ‘La Nueva España’, dijo que él nunca cuestionaría la continuidad de Kichi en su cargo, ya que lo considera “el mejor alcalde” que ha tenido Cádiz. Ahora bien, acompañó el elogio de un recordatorio envenenado: “Yo he hecho campaña por el alcalde de Cádiz y volveré a hacerla y entenderé que los anticapitalistas hicieran declaraciones a favor de la independencia de Cataluña y por qué se vendieron fragatas a Arabia Saudí y entenderé por qué se condecoró a la Virgen”. Y añadió: “Por lo tanto, él hará las declaraciones que considere oportunas y yo si tengo ocasión y sirve para algo volveré a ir a Cádiz a apoyar al Kichi porque creo que es el alcalde que más ha hecho por los gaditanos y las gaditanas”.

En algunos territorios, por otra parte, el asunto del chalé y la posterior consulta han provocado fracturas en las propias organizaciones regionales. Es el caso de Navarra, donde el parlamentario Carlos Couso ha opinado que la decisión de Iglesias y Montero “denota cuando menos cierta mentalidad pequeño burguesa”. La dirección le ha desautorizado afirmando que tales declaraciones “no se corresponden con la sensibilidad” de la formación. Es más, el sector oficial del partido en Navarra defiende que la convocatoria de la consulta demuestra una “actitud de servicio y va más allá de lo exigible”, y por lo tanto la respalda como “respetable éticamente” y anima a las personas inscritas a participar en la votación.

Montero e Iglesias y la defensa de su ‘credibilidad’ y ‘confiabilidad’

Y frente al aluvión de críticas, los dos interesados han tratado de defenderse. Irene Montero ha recordado que la compra de esa vivienda ha generado un debate sobre si el secretario general del partido y ella misma son “creíbles y confiables” para seguir ocupando sus responsabilidades, por lo que “lo mejor es que lo digan los inscritos y las inscritas”. “Luego cada cual, según la posición que ocupe, que decida si participa o no, pero yo no le estoy preguntando a la gente si le parece bien o mal la casa en la que vivo. Le pregunto si soy creíble y confiable para seguir desempeñando las responsabilidades que ahora mismo estamos ocupando”, ha subrayado.

Montero ha criticado que durante días una información publicada por el periodista Eduardo Inda, al que se ha referido como “uno de los miembros de las cloacas del Estado”, haya copado las portadas de la prensa. Pero ha añadido que se ha abierto un debate sobre la confiabilidad de los dos principales dirigentes de Podemos, ante el que considera que lo más conveniente es consultar a las bases, como harán a partir de mañana.

Sobre las opiniones de los dirigentes territoriales que no comparten que sea necesaria esta consulta, ha dicho: “Cuando hay un debate, en el que además se han pronunciado diferentes responsables autonómicos, municipales y estatales de Podemos, qué mejor que quienes decidan sean las bases. En Podemos no decidimos ni Pablo Iglesias ni yo, ni decide ningún barón territorial ni ningún barón municipal. En Podemos decide la gente y eso es lo que va tener que decidir”.

También el secretario general de Podemos ha considerado que un político puedo dimitir porque ha cometido una ilegalidad o porque quienes le otorgaron una responsabilidad han perdido su confianza en él, y por eso cree que lo mejor al haber visto cuestionada su “credibilidad” es someterse al criterio de las bases. “Yo estoy convencido de que el señor Ripa y la señora Rodríguez (en alusión a la líder de Podemos Andalucía) si alguna vez se cuestiona su credibilidad no se aferrarán al escaño o al puesto y se someterán a las bases que les eligieron su responsabilidad”, ha señalado tras insistir en que es lo que debe hacer cualquier demócrata y cualquiera que sea cuestionado éticamente.

Iglesias no se arrepiente de su decisión: “Al contrario, hemos tomado una decisión personal legítima. He dicho muchas veces que yo estoy a asumir personalmente niveles de exposición nada agradables para un ser humano, pero una cosa es eso y otra bien distinta es obligar a mis hijos a que asuman esos niveles de exposición”. Si con ello hay alguien que cuestiona su credibilidad, Iglesias cree que es momento de “dar un paso al frente” y preguntar a las bases si quieren que les siga representando.

Ha recalcado que incoherencia es decir que no vas a investir a Mariano Rajoy y después hacerlo, como Ciudadanos, o cobrar sueldos ilegales y robar “a manos llenas”, como algunos dirigentes del PP. “Nosotros somos diferentes también en esto, hay dudas sobre nuestra credibilidad, pues ahora los que nos eligieron tienen la posibilidad de sacarnos, de obligarnos a dimitir, y si yo sigo siendo secretario general de Podemos la próxima semana es porque los inscritos así lo desean”, ha apostillado.

Sobre la consulta que comienza mañana ha asegurado que contará con una auditoría independiente, como todos los procesos de Podemos. “El mecanismo para esta consulta será idéntico al que ha permitido que Errejón sea candidato en Madrid”, ha garantizado el líder de Podemos, quien no ha querido aventurar ninguna expectativa de participación. Tampoco se ha atrevido a vaticinar si le pasarán factura de cara a las elecciones, y se ha limitado a recordar que de nuevo serán los inscritos quienes tendrán que elegir un candidato para representar a Podemos.

RELACIONADO