Rajoy mintió a las víctimas de ETA

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha mentido con descarado a las víctimas de ETA cuando el pasado día 8 de mayo, con motivo del anunció de disolución de la banda terrorista, el presidente declaró de forma solemne en la Moncloa que no hará ningún tipo de concesión a ETA, y lo mismo reiteró dos días después ante los representantes de las asociaciones de víctimas del terrorismo.

Pues bien, a la vista de lo publicado este jueves 17 de mayo por El País parece claro que Rajoy prepara traslado de presos de ETA al País Vasco desde antes, incluso, que la banda anunciara su disolución y como una nueva concesión del Gobierno de España al PNV para que este partido le diera al Gobierno de Rajoy su apoyo a los Presupuestos de 2018.

Lo que falta por saber es si Albert Rivera conocía los movimientos de Rajoy con los presos de ETA y los aprobaba, o si también fue engañado por el presidente del Gobierno. Porque si Rivera fue engañado está claro que por ello y otros motivos (cupo vasco y exigencias del PNV en relación con la retirada del 155 de Cataluña) C´s debería de retirar su apoyo a los famosos Presupuestos de 2018.

Presupuestos por los que Rajoy está dispuesto a pagar, en soberanía nacional española, dinero e incluso con concesiones a ETA, lo que haga falta con tal de poder aprobar las Cuentas Públicas de 2018 para poder continuar en la Moncloa hasta el año 2020.

El diario El País dice que Instituciones Penitenciarias (un organismo dependiente del Gobierno) envió a primeros del pasado mes de febrero un correo confidencial a los directores de cárceles donde hay presos de ETA pidiéndoles información sobre los niveles de aceptación de los presos enfermos de ‘las vías legales facilitadoras de su reinserción’. El mensaje exigía una respuesta urgente antes del 26 de febrero.

En ese tiempo Rajoy negociaba con el PNV su apoyo a los Presupuestos y era público y notorio que el lehendakari vasco Iñigo Urkullu exigía a Rajoy concesiones en el ámbito de los presos de ETA, y llegó a decir que ‘Rajoy era muy receptivo y sensible a ese problema’.  Por lo que no hace falta ser un lince para entender que Rajoy, aunque no lo pusiera por escrito, ya había aceptado la condición de Urkullu de acercar los presos de ETA al País Vasco.

De manera que estamos ante otro lamentable episodio del desgobierno y mentiras de Rajoy amén del desastre de sus Ministros (de Justicia, Interior y Exteriores) y de la falta de firmeza y contundencia ante el desafío independentista catalán.

Y ¿será cómplice de todo ello Albert Rivera porque los Presupuestos de 2018, cuyos pactos con el PNV huelen que apestan, favorecen a C´s de cara al futuro calendario electoral? Si eso es así Rajoy, con la bendición de Rivera, tendrá derecho de hacer lo que le de la gana con ETA aunque el engaño y mofa a las víctimas de la banda no lo podrá ocultar. Pablo Sebastián