La toma de posesión de Torra acrecienta la tensión entre la Generalitat y el Gobierno

El nuevo presidente catalán ha ofrecido restituir en el puesto a algunos de los consellers cesados en aplicación del artículo 155

El Boletín Oficial del Estado (BOE) y el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) han publicado este miércoles el decreto de nombramiento de Quim Torra como president de la Generalitat, firmado por el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. “De conformidad con lo dispuesto en los artículos 152.1 de la Constitución y 67 del Estatuto de Autonomía de Cataluña, vengo en nombrar Presidente de la Generalitat de Cataluña a don Joaquim Torra i Pla, elegido por el Parlamento de Cataluña en la sesión celebrada los días 12 y 14 de mayo de 2018”, dice textualmente el decreto, firmado por el Rey y previamente por Mariano Rajoy.

El nombramiento tendrá efecto a partir de la toma de posesión de Torra, que se celebrará este jueves en el Palau de la Generalitat, según fuentes conocedoras de la negociación entre las administraciones central y catalana.

En las últimas horas, representantes del Gobierno y de la Generalitat están manteniendo una ardua negociación sobre los detalles del acto, puesto que Torra busca una toma de posesión austera y sin invitados.

Quim Torra aseguró este martes desde Berlín que para tomar posesión del cargo repetirá la fórmula que usó su predecesor, Carles Puigdemont, quien en 2016 evitó toda referencia a la Constitución y al Rey de España.

Restituir a los consellers cesados

Una vez que Torra tome posesión podrá designar a su nuevo Gobierno, en el que ya ha anunciado que ofrecerá restituir en el puesto a algunos de los consellers cesados en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Lo que sucede ahora es que JxCat y ERC, que ya tenían casi cerrada la composición del nuevo gabinete, están rehaciendo de nuevo el el reparto de nombres y funciones antes de que se hagan efectivos los nombramientos. Y es que. el hecho de que algunos consellers estén encarcelados y otros fuera de España, hace que la solución pase por nombrar a unos comisionados que les puedan sustituir y ejerzan sus funciones.

Según informa ‘La Vanguardia’, la idea es situar en sus puestos a Jordi Turull (Presidència), Josep Rull (Territori) y Lluís Puig (Cultura) y designar como comisionados a Laura Borràs en Cultura y a Damià Calvet en Territori, mientras que en Presidència todavía no hay nada decidido.

Y es que, en todo caso existen dudas sobre si los consellers destituidos podrían tomar posesión. Además hay que tener en cuenta que si finalmente son procesados automáticamente quedarían inhabilitados. Es entonces cuando serían sustituidos por los comisionados. Esto sin embargo, no hace si no acrecentar la tensión del Gobierno, que no deja ver esto como un enfrenamiento.

ERC sin embargo no es una formación partidaria de la idea de restituir a los exconsellers y prefiere un Govern nuevo. El presidente de ­Esquerra, Oriol Junqueras y los exconsellers Raül Romeva, Carles Mundó, Meritxell Serret y Dolors Bassa ya han rechazado la invitación de Torra. No ocurre lo mismo con Comín, que se plantea volver a ser conseller de Salut.

La aplicación del 155 debe concluir de forma automática en cuanto tome posesión el nuevo Govern, tal y como establece el acuerdo del Consejo de Ministros del pasado mes de octubre que puso en marcha la intervención de la Generalitat.

El president catalán ha anunciado que tan pronto tome posesión del cargo enviará una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para pedirle que fije “día y lugar” para celebrar una reunión, en la que le exigirá poner fin al 155 y al control de las finanzas catalanas.