El Consejo de Europa sanciona a Agramunt y Xuclà por corrupción

El senador del PP y el diputado del PDeCAT no podrán participar en misiones electorales, ni presidirán una comisión en la Asamblea

La Comisión de Reglamento de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) ha impuesto este miércoles una inhabilitación parcial de diez años para el senador español del Partido Popular (PP) Pedro Agramunt y de dos para el diputado del PDeCAT Jordi Xuclà, ambos por infracción “grave”.

La decisión se produce un día después de que los dos miembros de la APCE comparecieran en París junto a otros dos parlamentarios ante las sospechas de corrupción.

Fuentes de la APC indicaron a Efe que la decisión adoptada por la Comisión de Reglamento es definitiva a partir de este miércoles y que no tiene que ser refrendada por el pleno.

La sanción incluye la imposibilidad de estos miembros de “ejercer mandatos de ponente o de observador de unas elecciones” de ser presidentes o vicepresidentes de una comisión o subcomisión o de postular a la presidencia de la Asamblea.

Además, no podrán representar a la APCE o a sus comisiones durante eventos organizados por otros organismos y no podrán enviar preguntas al Comité de Ministros, órgano ejecutivo del Consejo de Europa. Conservan, sin embargo, su condición de miembros de la APCE con derecho a tomar la palabra.

Agramunt, que presidió la APCE entre enero de 2016 y noviembre de 2017, recibió la misma petición de pena que el conservador rumano Cezar Florin Preda y que el azerbaiyano Samad Seyidov.

El senador del PP fue investigado por sospechas de violación de su código de conducta cuando actuó como ponente sobre Azerbaiyán, “suavizando” las críticas hacia sus autoridades.

En el caso de Xuclà, se le acusó de no respetar el principio de confidencialidad en la misión de observador de las elecciones de 2015, si bien descartó una conducta irregular. La Comisión de Reglamento concluyó que “infringieron gravemente” ese código.

Agramunt consideró que la sanción impuesta es “menor” puesto que no le priva de sus derechos políticos, como el de voto, de asistencia, firmar mociones y tomar la palabra.

“Los argumentos de corrupción quedaron desmontados durante mi comparecencia al presentar evidencias claras de las falsedades dichas hasta la fecha”, sostuvo el senador español en una declaración enviada a los medios.

Aseguró que la sanción se refiere a la filtración de un informe del que él fue el autor, algo que también niega, pero que considera lejos de los “infundios sin pruebas de actividades corruptas”.

Sin embargo, reconoció que su honor ha sido dañado, por lo que se reservó su derecho de emprender acciones legales contra “todos aquellos que se inventaron una trama” para perjudicarle.

Agramunt convocó este martes a los medios de comunicación en París al término de su comparecencia ante la Comisión y se dijo víctima de una campaña de grupos de presión para desacreditarle.

“Seguramente los ataques contra mi tienen relación con que llevo años diciendo que hay que investigar a estos ‘lobbies'”, dijo el senador, que apuntó a organizaciones financiadas por el multimillonario estadounidense de origen húngaro George Soros.