Rajoy y Sánchez activarán el 155 ‘ante un intento de quiebra’ y vigilarán las cuentas de la Generalitat

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder socialista, Pedro Sánchez, han acordado ofrecer una respuesta "pactada y proporcional" en defensa de la legalidad en Cataluña frente "a cualquier eventual desafío", según un comunicado conjunto tras la reunión que han mantenido en la Moncloa. Ambos líderes dejan la puerta abierta a la posible reactivación del artículo si el 'president' vuelve a la senda de la ilegalidad previa al 27 de octubre de 2017 aunque en el texto no mencionan expresamente esa posibilidad. De momento, acuerdan mantener el control de las cuentas de la Generalitat.

Pedro Sánchez, en la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede de Ferraz, sí ha dicho que volverá a aplicarse el artículo 155 si la nueva Generalitat vulnera la Constitución y el Estatut. A su juicio, ahora el debate es “qué 155 se aplica” en función de los pasos que dé Torra. Es decir, estaríamos ante una aplicación “de otra naturaleza”, que quizá no suponga volver a ir a elecciones. “Ahora, en el inicio de la legislatura, el sentido de la aplicación del 155 sería distinto”, ha admitido el líder del PSOE. “Si ahora tenemos que ir a otro 155, la naturaleza será diferente”, ha reiterado. ¿Y cuál sería ese sentido, ese objetivo, esa naturaleza? Para esas preguntas, ha admitido, todavía no hay una respuesta. Dependerá de las actuaciones de Torra.

El secretario general del PSOE no ha querido entrar a valorar la aplicación del 155 se podría desencadenar en el caso de que Torra configure un Gobierno con ‘consellers’ en prisión, porque la “legalidad” o no de esta medida la tienen que determinar los jueces.

A su juicio, las declaraciones del nuevo presidente de la Generalitat sí que son “una provocación y despropósito, desde el punto de vista político”. Y, por ello, Sánchez ha advertido a Torra de que “si decide plantear esas estructuras paralelas se va a encontrar con un muro” porque ante cualquier intento de “quiebra unilateral” por su parte, los catalanes y todos los españoles tienen la garantía de que “el Estado actuará”. Por ‘estructuras paralelas’ hay que entender el anunciado Consell de la República o la asamblea de cargos electos, con los que se pretende sustituir al propio Ejecutivo catalán y al Parlament. “Si Torra toma ese camino, tendrá que atenerse a las consecuencias”, ha advertido el líder del PSOE.

En el comunicado conjunto, Rajoy y Sánchez han trasladado a la sociedad un mensaje de “serenidad y firmeza” en defensa de la “concordia civil, la legalidad vigente y la unidad de España”, y se han comprometido a reforzar su acuerdo político a favor del orden constitucional en España y ante “los socios europeos”. El presidente y el líder de la oposición justifican este acuerdo en la situación creada ante la investidura de Quim Torra como presidente de la Generalitat por su “discurso político frentista y el carácter xenófobo de sus manifestaciones públicas”.

Tanto el jefe del Ejecutivo como el secretario general de los socialistas han dejado claro el rechazo a cualquier intento de poner en marcha estructuras políticas “distintas a las únicas válidas, que son aquellas contempladas en la Constitución y el Estatuto de autonomía de Cataluña”.

Rajoy y Sánchez se han comprometido a que se vigile el cumplimiento de la legalidad y que esa “vigilancia” se haga extensiva a los recursos públicos que conforman el presupuesto de la Generalitat “para garantizar que se destinen al cumplimiento de los fines de interés general para el que están previstos”. Es decir, seguirá activo el control de las cuentas que ejerce el Ministerio de Cristóbal Montoro desde septiembre de 2017 y que se reforzó con la aplicación del artículo 155, cuando la autonomía financiera de Cataluña quedó totalmente en manos del Gobierno central.

En su comparecencia ante los medios, Sánchez ha anunciado que su partido pedirá la comparecencia del nuevo presidente de la Generalitat en la Comisión para la evaluación del estado autonómico, que se creó en el Congreso a instancias del PSOE, para que explique sus propuestas con el fin de “recuperar la normalidad” en Cataluña. La invitación pondrá a prueba hasta qué punto Torra se identifica o no con la premisa de la CUP que da por superado el autonomismo. Todo indica que el nuevo ‘president’ la asume plenamente como se desprende de su entrevista, este martes, en Catalunya Ràdio, donde ha dicho que “debimos haber proclamado la república y defenderla”.

“Esta es una crisis política que exige una respuesta política”, ha dicho el líder socialista ante de hacer un llamamiento a los partidos que rechazaron participar en los trabajos parlamentarios de evaluación del Estado de las autonomías -Ciudadanos, Podemos y los nacionalistas catalanes- para que se sumen a la comisión.

En el comunicado conjunto se dice que el acuerdo entre el Gobierno y el PSOE queda abierto a “todas las fuerzas políticas” tanto a las que apoyaron la aplicación del 155 (y este es el único párrafo en el que se menciona el precepto constitucional) como “a cualquier otra que desee mostrar su compromiso con las instituciones y el cumplimiento del ordenamiento jurídico”.

La ‘aznarización’ de Rivera

El líder socialista ha sido especialmente duro con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a quien otras fuentes socialistas llegan a criticarle la “histeria” en la que ha caído a raíz de las encuestas que le dan unas excelentes expectativas electorales, hasta el punto de verle como ganador en las próximas citas electorales. Sánchez no ha utilizado ese término pero sí ha acusado a Rivera de haberse “aznarizado”, en referencia a José María Aznar, que según el líder socialista cuando estaba en la oposición “utilizaba Cataluña como herramienta de confrontación territorial para arañar votos”.

Sánchez ha pedido a Rivera que no discrepe con el presidente del Gobierno en público. “Hágalo en privado”, le ha dicho. Ayer mismo, Rivera reclamó a Rajoy que “rectifique” y plantee extender la aplicación del artículo 155 en Cataluña más allá de la formación de un nuevo Govern. Y este martes, tras visitar la Pradera de San Isidro, ha insistido en el mismo mensaje al explicar que el jueves, en su reunión con el presidente, le pedirá “soluciones y acuerdos” con Cataluña porque no se puede “salir corriendo” de esta comunidad autónoma.

A juicio del líder de C’s, “hay que tomarse muy en serio” lo que ocurre en Cataluña porque los catalanes tienen hoy un “presidente racista” que va a actuar “contra la mitad” de la población de esta comunidad, una circunstancia “insoportable” y que “ningún gobierno europeo” puede permitir. “Ha pasado el tiempo de la contemplación, de mirar a otro lado”, ha espetado Rivera.

Sánchez, por otro lado, ha reprochado a Ciudadanos que rechazase presentarse a la investidura y “ahora se rasgue las vestiduras” porque vaya a ser el bloque independentista el que gobierne. El líder socialista se ha preguntado “qué han hecho Ciudadanos en estos meses” y ha puesto de manifiesto las diferencias entre la líder de Ciudadanos en Cataluña Inés Arrimadas, que en el Parlament pide unidad de fuerzas, y el presidente de la formación naranja, Albert Rivera, que “cuestiona esa unidad”. Por ello, Sánchez ha exigido a los responsables de la formación naranja que se “aclaren” y luego manifiesten su posición.

Mariano Rajoy, que tras su encuentro con Sánchez ha participado en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional de su partido, ha dicho ante los dirigentes ‘populares’ que espera que el acuerdo con el líder del PSOE se convierta en un pacto “de tres” que muestre la unidad de los constitucionalistas.

Aunque han sido varios los dirigentes del PP que a la entrada y salida de esta reunión han criticado la posición que está teniendo Rivera por su electoralismo, han confirmado que Rajoy no ha hecho ninguna mención explícita contra el líder de Cs, y sólo se ha referido a la necesidad del consenso de los constitucionalistas. Según fuentes populares, el presidente no ha querido criticar a Rivera pero en sus palabras ha dejado claro que en este asunto se siente más cerca del líder del PSOE, Pedro Sánchez, porque ambos están dispuestos a actuar de forma unitaria y a tomar las decisiones que sean necesarias.

RELACIONADO