Debate de investidura

El Parlament tumba la investidura de Torra que tendrá que esperar al lunes pendiente de la CUP

El Parlament ha rechazado este sábado la investidura de Quim Torra como presidente de la Generalitat con 66 votos a favor (de JxCat y ERC), 65 en contra (Cs, PSC, comuns y PP) y cuatro abstenciones de la CUP. Tal y como se preveía, el candidato de Puigdemont tendrá que esperar al lunes para ser investido, en segunda votación, si se abstienen los anticapitalistas, una decisión que tomarán este domingo y cuyo resultado, en caso de que voten en contra, haría inviable la investidura abocando a Cataluña a una nuevas elecciones. Ante este posible escenario, Torra ha lanzando varios guiños a los 'cuperos' en un incendiario discurso en el que ha reivindicado la figura de Puigdemont como president "legítimo" y en el que ha llamado a a formar "un gobierno de resistencia hacia la República".

En su breve intervención de apenas 50 minutos en la primera sesión del debate de investidura en el Parlament, emulando a Puigdemont Torra se ha dirigido a Felipe VI por haber apoyado la actuación del Estado ante el 1-O. “Resulta, Majestad, que hay presos políticos, exiliados, centenares de catalanes investigados por haber defendido un proyecto democrático como es la independencia; resulta que votamos el 1-O y el 21-D pero no se respeta la voluntad expresada en las urnas. Majestad, así no”, ha dicho.

Quim Torra ha ofrecido su “mano tendida” al Ejecutivo de Mariano Rajoy para abrir un diálogo “sin condiciones, sin vetar nada” que permita resolver el conflicto “de gobierno a gobierno” y también se ha dirigido, en inglés, al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para reclamar igualmente diálogo y mediación con el fin de “encontrar una solución política” para Cataluña.

El candidato de JxCat a la presidencia de la Generalitat ha señalado que “debería ser Puigdemont quien hiciera este discurso y deberá ser él quien lo antes posible lo haga”, a pesar de que el Estado “movilizara todos sus tentáculos para evitarlo en una frenética carrera hacia el abismo de la represión”. “Nuestra respuesta no se moverá nunca de aquí. Persistiremos, insistiremos y le investiremos”, ha aseverado Torra, que ha dejado claro un compromiso: “Si obtengo vuestra confianza, tanto yo como el Govern asumimos desde este momento toda la responsabilidad que se derive de nuestros actos. Solo a nosotros se nos podrá pedir cuentas de lo que haremos, nunca a ninguna de las personas que están en la cárcel, en el exilio, procesadas o en riesgo de hacerlo”.

En este sentido, Torra ha asegurado que, si es elegido, será leal al resultado del 1-O y trabajará para hacer de Cataluña “un Estado independiente en forma de república. Ha dicho que la mejor forma de trabajar para este propósito y “para proteger a los presos y a los exiliados” es formar un Govern, que quiere liderar a él si la Cámara le da su confianza. Ha defendido que recuperar las instituciones catalanas es primordial para empezar a hacer políticas tanto sociales como a favor de la república, y ha concluido: “Toda política que no hagamos nosotros será hecha contra nosotros. Por tanto, hagámosla nosotros”.

Torra ha prometido impulsar durante la legislatura una “propuesta de ‘Constitución’ de la república de Cataluña”, posterior a un proceso constituyente que ha considerado “una oportunidad única que pocos países tienen en su historia”. El candidato de Puigdemont ha anunciado que “en esta legislatura queremos ir de la restitución de nuestras instituciones a la recuperación de la democracia en su máxima expresión”, con la elaboración de un “proyecto de ‘Constitución’ de la república de Cataluña” y mediante un “proceso constituyente participado por toda la ciudadanía”. Prevé que este proceso constituyente será un gran debate sobre cómo los catalanes quieran que sea la Cataluña del futuro institucional y económicamente: “Me pregunto ¿a quién puede darle miedo que nuestro país se construya desde la máxima radicalidad posible?”.

Además, Torra ha aludido a la política exterior de la Generalitat, después de que el Gobierno, a través de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, cerrara las llamadas “embajadas” catalanas y creara además un “órgano liquidador” del Diplocat, organismo que finalmente quedó desmantelado en abril. Ante esta situación, ha prometido “restablecer, consolidar y ampliar” la red de delegaciones de la Generalitat en el exterior, para promover una “política exterior activa que dé voz propia a Cataluña” y continuar la “internacionalización del caso catalán”. Ha prometido que se apelará a la comunidad internacional, “cada vez que haga falta”, para “denunciar la vulneración de derechos que los ciudadanos de Cataluña sufran por actuaciones ilegales por parte del Estado español”.

Por otro lado, Torra ha manifestado la “adhesión” a los principios y valores europeos, “sin los cuales ni podríamos entender qué es Cataluña”: “La plenitud nacional de nuestro país está ligada a los valores europeos. No hay proyecto europeo sin Cataluña, ni Cataluña sin Europa”, ha sentenciado. Pero también ha lanzado un mensaje en tono crítico: “Necesitamos unas instituciones que representen y escuchen a las personas, que no cierren los ojos ante los dramas humanos, las injusticias y las violaciones de derechos fundamentales”.

Por último, ha agradecido al expresidente catalán Artur Mas y a los que fueron sus consellers la celebración de la consulta del 9-N , lo que ha arrancado aplausos de JxCat hacia el expresidente catalán, que estaba en el palco de autoridades junto a los expresidentes del Parlament Núria de Gispert y Ernest Benach, y ha prometido retirar la demanda a la que se ha sumado la Generalitat durante la aplicación del artículo del 155.

El candidato a president ha tildado de “ignominiosa” la actuación de la Generalitat intervenida por el 155 al decidir sumarse a la demanda contra Mas por destinar fondos públicos al 9-N, en el marco del proceso abierto por el Tribunal de Cuentas en el que también están implicados los exconsellers Joana Ortega, Francesc Homs e Irene Rigau. Una actuación que avaló el gabinete jurídico de la Generalitat el pasado 20 de abril, en un momento en el que la institución catalana está intervenida por el Gobierno central a través de la aplicación del 155.

“Usted no ha venido a dirigir un gobierno sino un CDR”

En su turno de réplica, la líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas,ha arremetido duramente contra el candidato de Puigdemont al que ha recordado sus tuits de odio contra los españoles. “Usted no ha venido a dirigir un gobierno, ha venido a dirigir un CDR con su nacionalismo identitario excluyente y con su objetivo de hacer república. Usted representa más leña al fuego”, ha opinado la también portavoz nacional de la formación naranja.

Arrimadas ha iniciado su discurso, que ha pronunciado casi íntegramente en castellano, recordando algunos de los polémicos tuits del candidato y algunas de sus afirmaciones en artículos de opinión, un pensamiento hacia España y los españoles que, en opinión de la líder de Cs, no es fruto de un “calentón” sino que es “reincidente”. Por este motivo, la dirigente de la formación naranja ha garantizado que “se encargará personalmente” de hacer llegar una traducción de las “barbaridades” y “humillaciones” que ha escrito el candidato a los máximos dirigentes de la Unión Europea.

La líder de Cs en Cataluña ha indicado que hoy “se ha perdido una gran oportunidad” para iniciar un “etapa de reconciliación” entre catalanes y para “reconstruir puentes” con España con un Quim Torra que no podrá ser “nunca el presidente de todos los catalanes”. Considera que el presidenciable representa al “nacionalismo identitario excluyente” y le ha reprochado que su único objetivo sea el de proseguir con el “mantra” del proceso independentista al prometer hoy “construir república”, por lo que vaticina una etapa de “más confrontación” y de “más conflicto” en el caso de que sea investido.

Por su parte, el líder del grupo PSC-Units, Miquel Iceta, ha reprochado al candidato a la investidura que acepte ser un president “rebajado y subordinado” a Puigdemont, ha lamentado que sólo se dirija a los catalanes independentistas y le ha instado a renunciar a la vía unilateral “fracasada”. Iceta ha dejado claro que los socialistas votarán en contra, “no sólo porque le hayan propuesto digitalmente, sino porque ha aceptado encantado la subordinación a quien considera presidente legítimo”.

El líder del PSC ha considerado que Torra será presidente “por gracia de Puigdemont y con permiso de la CUP”, pero ha recordado que la Generalitat es “la institución más alta del país y no puede quedar subordinada a ningún planteamiento ni persona”. “Muchos catalanes no podemos aceptar un presidente rebajado, por respeto a la institución, el Estatut y las leyes. Usted ha aceptado ser presidente temporal y por delegación”, ha afeado Iceta, que también ha criticado que, en su discurso, Torra “solo se ha dirigido a los catalanes que dan apoyo al proyecto independentista”. Y le ha advertido de que depende de cuál sea su acción de gobierno, el autogobierno catalán “puede seguir en peligro”: “La vía unilateral fracasó y tuvo costes enormes. No volvamos a emprender un camino con costes enormes para todos”.

En un tono bien distinto, el actual líder de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, ha transmitido el apoyo de su formación parlamentaria y el compromiso de “trabajar para revertir los efectos del 155 y al servicio de este proyecto compartido”. Sobre la oferta de diálogo que ha ofrecido Torra, el presidente del grupo de ERC ha “animado” a hacerlo posible creando las condiciones necesarias, especialmente contando con apoyos internacionales, si bien ha lanzado algunas advertencias. Según este portavoz republicano, el Gobierno “ha preferido fracasar democráticamente, tirar a la basura su prestigio internacional y tener una crisis de legitimidad en Cataluña que es irrecuperable”.

El líder de CatECP, Xavier Domènech, ha criticado también el discurso de investidura deTorra porque cree que se basa en el “legitimismo” de la actuación del independentismo de los últimos años y no en un proyecto de futuro y ha defendido que Cataluña necesita construir un proyecto para el conjunto de la sociedad. Ha lamentado que Torra defienda que su Govern es provisional y ha asegurado que esto debilita al próximo ejecutivo: “Un Govern que dice que durará cinco meses aún será más débil. Todo apunta a que este Govern está caducado antes de nacer”.

Por su parte, el diputado de la CUP Carles Riera ha reprochado al candidato de JxCat a la Presidencia que trate de convencerles de que conseguirán construir la república desarrollando un Govern en un marco autonómico. Riera ha criticado que Torra plantee un programa de Govern que los ‘cupaires’ consideran neoliberal y que quieren aplicar con las finanzas de la Generalitat intervenidas y en un contexto de crisis económica en Europa: “¿Así quieren ampliar la base del independentismo?”. Por ello ha reprochado a JxCat y ERC que hayan abandonado “la única vía para desarrollar la república: la desobediencia y la unilateralidad”. En su turno de réplica a los grupos, Torra ha señalado que no ha descartado la unilateralidad y la desobediencia que le reclaman los ‘cuperos’, pero les ha pedido medir bien cuándo utilizarla y hacerlo según “el momento y la oportunidad”.

El presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, ha rechazado el programa de Govern presentado por Torra y le ha avisado: “Si tiene la tentación de pasar de las palabras a los hechos la democracia española responderá”. “Si hoy está aquí es porque España es una democracia. Si el lunes es investido aun siendo separatista será porque España es una democracia” y, como es una democracia, actuará cuando se le ataque, ha advertido. Albiol ha asegurado que Torra es “gasolina para apagar el fuego” y que su candidatura representa una opción muy radical que solo hará que el problema se enquiste.

Por último, el portavoz adjunto de JxCat en el Parlament, Eduard Pujol, ha aplaudido el discurso de Torra y ha destacado su “apuesta por el diálogo”. Ha agradecido su “serenidad, compromiso y fortaleza” defendiendo las instituciones catalanas y los valores republicanos y ha cargado contra la oposición por criticar el discurso: “¿Qué les ha molestado? ¿No quieren hablar? Ha dicho lo que exigían: hablar y diálogo. Esto es lo que nos ha ofrecido”.

Todo en manos de la CUP, una vez más

La CUP celebrará este domingo una reunión de su consejo político en Cervera (Lleida), en donde se pronunciará de nuevo sobre el sentido de los votos de sus cuatro diputados en la investidura del presidente de la Generalitat, por lo que la elección de Torra está todavía en el aire.

El consejo político de la CUP, que coincidirá con la Asamblea Nacional que ya estaba convocada para debatir la hoja de ruta de los cuperos, tendrá que definir su postura con respecto a la investidura de Torra después de que tres asambleas territoriales hayan forzado una reunión extraordinaria para reabrir el debate sobre esta cuestión. La formación antisistema preguntará a sus cuadros si quieren facilitar o no una investidura de Torra, que tendrá una segunda parte en el caso de que los cuperos respondan afirmativamente a dar luz verde a la misma concretando si es con una abstención o con un sí. En este sentido, la CUP no contempla en principio una posible división del voto, por lo que sus cuatro diputados en la cámara catalana votarán en bloque en el mismo sentido.

Así las cosas, el escenario está completamente abierto, ya que de la decisión de este domingo de las territoriales podrían salir cuatro abstenciones, cuatro noes o cuatro síes, posibilidad esta última que parece más remota. Fuentes de la CUP son conscientes de que uno ‘no’ a la investidura de Torra podría abocar a Cataluña a unas nuevas elecciones y, en este contexto, aseguran que no actúan por intereses partidistas o electoralistas.

A este escenario se suma además la amenaza vertida este sábado por Carles Puigdemont quien ha advertido en una entrevista en el diario italiano La Stampa que Torra, convocará nuevas elecciones a partir del 27 de octubre “si el gobierno español continúa con la persecución”. El expresidente catalán, que se encuentra en libertad sin fianza en Berlín pendiente de una petición de extradición de la Justicia española, confesó al periódico italiano que su error más grande fue no declarar la independencia tras el referéndum inconstitucional del 1 de octubre.

En cualquier caso, el Gobierno ya ha advertido en un comunicado que “estará muy vigilante” de los actos de Quim Torra, y de su “posible Gobierno” y que “cualquier ilegalidad será reparada y cualquier vulneración de nuestro marco constitucional será respondida”. El Ejecutivo subraya que su discurso ha sido “una falta de respeto” a las instituciones de Cataluña y sus palabras han evidenciado “escasa voluntad y capacidad de diálogo”. “Ha demostrado que no tiene ningún interés en construir un diálogo en el propio Parlament, en el conjunto de la sociedad y con nadie que no se someta exactamente a sus planteamientos”, concluye.

RELACIONADO