Puigdemont convoca una cumbre posconvergente antes de señalar al candidato a la investidura

Según informa la Agència Catalana de Notícies (ACN), Carles Puigdemont ha convocado este viernes en Berlín a la dirección del PDeCAT, horas antes de que haga público el nombre del nuevo candidato a la investidura. El expresidente catalán no tiene más remedio que activar el 'plan D' después de que el Tribunal Constitucional haya desmontado la investidura a distancia que pretendía llevar a cabo con la reforma de la Ley de Presidencia catalana. Esa reforma ha sido suspendida por el tribunal de garantías.

El viernes viajarán a Berlín la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal; la presidenta, Neus Munté; y la presidenta del consejo nacional, Mercè Conesa’. El anuncio del ‘plan D’ podría tener lugar entre el viernes y el sábado, con el fin de que se convoque el pleno de investidura en el Parlament para el lunes. Ese día tendría lugar la primera votación del candidato, que será fallida al no alcanzar la mayoría absoluta. Dos días después, el miércoles, se produciría una nueva votación en la que ya solo sería precisa la mayoría simple, la mitad más uno de los diputados, para que el candidato sea elegido ‘president’.

Lo que sigue poniendo de los nervios al independentismo es la postura que finalmente decida adoptar la CUP. Los anticapitalistas se han hartado de insistir en que solo aceptarían un candidato, Puigdemont, y solo más recientemente han transigido con la idea de una opción alternativa ante la que solo se comprometen a abstenerse. Sea quien sea el elegido, nunca le darían un voto afirmativo, según han dicho. Pero con la CUP nunca se sabe y la incertidumbre persistirá hasta el mismo día de la votación.

Las cuentas, a día de hoy, son estas: Junts per Catalunya (34 escaños) y ERC (32 diputados) suman 66 apoyos al candidato independentista, siempre que siga vigente el voto delegado de Toni Comín y Puigdemont, recurrido por Ciudadanos pero no anulado. El resto de los partidos se quedan un voto por debajo de la mayoría: 36 de Ciudadanos + 17 del PSC + 8 de los Comunes + 4 del PP = 65.

De momento, Puigdemont y Comín podrán votar en el pleno de investidura del Parlament. El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite, por unanimidad, el recurso presentado por Ciudadanos contra la delegación de voto de los dos diputados huidos pero no ha acordado la suspensión de la delegación del voto que el grupo de Albert Rivera había pedido como medida cautelarísima. Es más, el TC ha resuelto este jueves en el mismo sentido respecto al recurso de amparo presentado por el PP de Cataluña contra los acuerdos de la Mesa del Parlament admitiendo la delegación del voto.

En cuanto a los nombres que se barajan para la candidatura a la investidura, parece que pierde fuerza el de Elsa Artadi, la portavoz de JxCat a quien Puigdemont prefiere no quemar en una presidencia que será más simbólica que otra cosa. El elegido o la elegida tendrán que jurarle absoluta fidelidad, y en cualquier caso su papel será provisional, hasta que el independentismo crea que puede convocar unas nuevas elecciones que le den la victoria necesaria para avanzar hacia la república catalana. Artadi tendrá, no obstante, un papel destacado en el futuro Govern, seguramente como consellera de Presidencia.

De momento, el portavoz parlamentario de Esquerra Republicana (ERC), Joan Tardà, ha confirmado este jueves que sus compañeras de bancada Ester Capella y Teresa Jordà serán consejeras del Gobierno catalán. En los pasillos del Congreso, Tardà ha destacado la “gran cualidad humana” de ambas y sus dotes como diputadas y, por tanto, se ha alegrado de que ahora se les requiera para que pongan esos conocimientos “al servicio del jefe de la República”. En este punto, se le ha preguntado si conoce el nombre de quién será su “jefe” al frente de la Generalitat y cuándo asumirán su encargo, pero el diputado ha admitido no tener “ni la más remota idea”.

En todo caso, ha reiterado que ERC votará “al hombre o la mujer que decida Junts per Catalunya”. “No sé quién será y no miento”, ha respondido ante la insistencia de los periodistas. “No lo sé, nosotros somos el comando de Madrid, cívico, pacífico y democrático”, ha zanjado. Una vez que caen las apuestas por Artadi, entre las formaciones independentistas representadas en el Congreso se habla más del editor Quim Torra, que en su día fue presidente de Òmnium Cultural y que Puigdemont colocó en el puesto 11 de la lista de Junts per Catalunya por Barcelona. Al mismo tiempo, siguen sonando nombres para todos los gustos como los del vicepresidente del Parlament, Josep Costa; el exalcalde de Cerdanyola, Toni Morral, e incluso Eduard Pujol. Sin descartar al alcalde de Mollerussa (Lleida) Marc Solsona.

Por lo que se refiere a la secuencia de acontecimientos que se espera para este viernes, una vez cumplido el trámite con su propio partido Puigdemont se comunicará por Skype con el grupo de JxCAT para anunciarles el nombre del señalado por su ‘dedo divino’. Es de suponer que inmediatamente después llame al actual hombre fuente de ERC y previsible consejero de Economía en el futuro Govern, Pere Aragonés, e incluso a Antoni Castellá, líder de una pequeña formación coaligada con Esquerra pero independiente, Demòcrates. Lo más probable es que Puigdemont grabe un mensaje a través de TV3, en plan ‘jefe de Estado en el exilio’, para oficializar la designación del candidato a la investidura con la mayor pompa posible y dejar claro que es él quien sigue moviendo los hilos de la política catalana.

Una vez que Puigdemont haya hecho pública su decisión, entrará en juego el presidente del Paralment, Roger Torrent, que ha de iniciar una nueva ronda de contactos antes de proponer al candidato a la investidura. Lo más seguro es que lo haga telefónicamente para ahorrar tiempo y que el pleno se convoque para el lunes 14 de mayo.

RELACIONADO