Los rebeldes empiezan a evacuar el último enclave sitiado de Siria tras la entrada del ejército

Combatientes de facciones rebeldes, junto a familiares y civiles de varias poblaciones de las provincias centrales sirias de Hama y Homs, empiezan a ser evacuados tras el acuerdo de capitulación alcanzado con las autoridades gubernamentales. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó hoy de que 25 autobuses han salido hasta el momento de zonas controladas por los rebeldes en el norte de Homs y está previsto que más vehículos se sumen a este primer convoy, que saldrá posteriormente hacia la provincia de Alepo (norte), adonde serán reubicados los evacuados.

La salida de los combatientes y sus parientes, así como de otros civiles que rechazan permanecer en la zona, que pasará a estar bajo el control del Gobierno sirio, tiene lugar en el marco de un pacto que incluye además la evacuación de áreas en el sur de Hama.

El acuerdo fue alcanzado el pasado 2 de mayo entre las facciones armadas que operan en las dos provincias y las autoridades sirias, con la mediación de Rusia, aliada de Damasco.

El 3 de mayo, los combatientes comenzaron a entregar el armamento pesado y mediano a las fuerzas sirias y rusas como primer paso para la aplicación del acuerdo, que se desarrolla en varias etapas.

El pasado 15 de abril, las fuerzas gubernamentales lanzaron una ofensiva militar en las áreas fronterizas entre Homs y Hama, para forzar este acuerdo, que en la práctica representa una rendición de los rebeldes.

Las autoridades sirias han recuperado el control de varias zonas del país con esta estrategia, en concreto en los alrededores de la capital, Damasco, donde a mediados de abril expulsaron a las facciones armadas del que había sido durante años su principal bastión a las afueras de la ciudad, la región de Guta Oriental.