Alonso se impone en las 6 Horas de Spa-Francorchamps

Alonso acompañado de Buemi y Nakajima se subió al primer escalón de SPA 18 años después mientras que Toyota firmó un doblete con el coche 7 en el segundo lugar

El piloto español Fernando Alonso, junto al suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima con el Toyota número 8, ha conquistado las 6 Horas de Spa-Francochamps, primera prueba del Mundial de Resistencia, debut del asturiano en la categoría y que rompe su sequía de cinco años sin ganar.

El de McLaren aparcó de nuevo su monoplaza de Fórmula 1, como hiciera en Indianápolis el año pasado y a principios de 2018 en Daytona, esta vez saboreando la gloria que apuntará en junio a Le Mans. Una relación de calvario los último años, a la espera de esta nueva temporada con motor Renault, que encuentra respiro en óvalos y resistencia, y que en el trazado belga dejó un triunfo que sin duda alimentará más si cabe las ganas de aventura al volante del español.

El equipo japonés, que salía en la pole, pronto empezó a distanciarse con el suizo Sebastien Buemi en el primer turno de carrera. Tras varias paradas, el coche número 8 de la marca siguió acumulando una gran ventaja con el segundo clasificado, el Rebellion, que estuvo más pendiente de no perder la segunda plaza con su compañero de equipo.

Con la entrada del asturiano, y su debut en el Mundial de resistencia (WEC), Toyota siguió manteniendo el control e incluso aumentó el ritmo, mientras el otro coche de los japoneses, el número 7 liderado por Kamui Kobayashi, estuvo desdoblándose y recuperando tiempo tras la penalización de ayer.

Las grandes protagonistas fueron las banderas amarillas. La más duradera, y que obligó a salir al coche de seguridad fue por el accidente del británico Henry Tincknell (Ford GT), que sufrió un choque idéntico al que sufrió el brasileño Pietro Fittipaldi en la clasificación y en el que se fracturó las dos piernas.

El Toyota número 8 fue capaz de superar el mal inicio de Nakajima. El japonés fue constante en su ‘stint’ y dio el relevo final a Fernando Alonso como líder de una carrera tranquila por momentos. El doble campeón de Fórmula 1 cedió el coche al japonés, que no tuvo la misma fortuna y tuvo varios errores, como un trompo que le hizo perder tiempo con los Rebellion, al acecho de Toyota.

Esto no les duró mucho, ya que Kobayashi, con el segundo coche de la marca nipona, subió a la segunda posición y presionó a sus compañeros. El doblete de Toyota se fue perfilando tras las paradas en los boxes, ya que los Rebellion fueron perdiendo fuelle de forma progresiva.

El triunfo de Alonso no iba a ser tan plácido. De nuevo, el coche de seguridad tuvo que salir y dejó en nada la diferencia entre los dos Toyota que llegó a ser cercana al minuto, ya con Alonso en pista para el último turno en el circuito de Spa. El ovetense tuvo que lidiar con el coche hermano, pilotado por el británico Mike Comway, que paulatinamente, fue aprovechando el tráfico para ir recortando tiempo al otro monoplaza nipón.

El piloto inglés apretó y se acercó a Alonso en pocas vueltas, explotando el rendimiento del coche y el tráfico. La última parada en boxes de ambos dio algo de aire al español, pero Comway apretó el acelerador y se quedó muy cerca, tras cruzarse de nuevo con tráfico que perjudicó al corredor asturiano.

Finalmente, Comway frenó en su escalada hacia el triunfo para evitar un fallo mecánico, y esto le dio el triunfo a Fernando Alonso, que en su estreno en el Mundial de Resistencia debutó de la mejor manera posible, y venciendo 18 años después en Spa, ya que su última victoria en Bélgica fue a principio de siglo, en la Fórmula 3000.