Urkullu asegura que ‘Rajoy es sensible a un cambio en la política penitenciaria’

El lehendakari Iñigo Urkullu ha afirmado que ETA "todavía tiene tiempo para reconocer el daño injusto causado sin distinciones" y ha asegurado que la banda "nunca debió existir". Tras señalar que la banda "tiene pavor a que se piense que no valió para nada", cree que el anuncio de disolución de la banda de este jueves será "unilateral, efectivo y definitivo", tal como el Gobierno Vasco reclamó a los agentes internacionales. En una entrevista concedida a El País, Urkullu ha señalado además que el presidente del Gobierno del PP, Mariano Rajoy, "es sensible a un cambio en la política penitenciaria", y ha recordado que el Ejecutivo central puso como condición para ello la disolución de ETA.

El lehendakari ha calificado de “un hecho muy importante” que ETA desaparezca. “ETA se lo debía a la sociedad vasca y al conjunto de la humanidad. Culmina una secuencia que empezó el 20 de octubre de 2011 con el cese definitivo del terrorismo. ETA nunca debió existir. Pone fin a una etapa negra de 60 años”, ha apuntado.

Sobre el comunicado en el que pedía perdón solo a parte de las víctimas, ha destacado que la banda “quiere construir su relato, pero todavía tiene tiempo para reconocer el daño injusto causado sin distinciones”.

“Quienes hayan provocado la violencia o la hayan justificado deben reconocer ante la sociedad vasca el daño injusto causado. Deseo y espero que lo hagan. Creo que ahora mismo estamos en el ejercicio de buscar los pronunciamientos más cómodos para una organización terrorista que tiene pavor a que se interprete que lo suyo no ha servido para nada y a que se considere una derrota. Y no. Aquí hemos perdido todos. No hay vencedores ni vencidos”, ha destacado.

Iñigo Urkullu duda de que, en el futuro, la banda “tenga mucho más de cuatro o cinco líneas en los libros de historia”. “Pero espero que se ayude a interpretar que ETA fue una organización terrorista, que usó el nombre del pueblo vasco en vano y que provocó dolor y sufrimiento a víctimas, y a una sociedad que vivió un riesgo de distorsión de los valores éticos”, ha indicado.

Iñigo Urkullu considera que la política penitenciaria debe cambiar, “no solo por el final de ETA”. “Obedece a un deseo mayoritario de la sociedad vasca desde hace décadas. Dentro de la legislación vigente puede gestionarse de otra manera la política penitenciaria”, ha indicado.

En este sentido, ha explicado que trabaja con el Gobierno central para que haya un acercamiento de presos. “Responde a la demanda mayoritaria de la sociedad vasca. El Gobierno vasco ya planteó un plan de acercamiento en un radio de acción próximo al País Vasco y que no supone un reagrupamiento”, ha recordado.

Preguntado por si Rajoy es sensible a ese cambio en la política penitenciaria, ha dicho que, “tanto el presidente como quienes gestionan la política penitenciaria, son conscientes de lo que hablamos”. “Rajoy es sensible a ello. El Gobierno siempre puso como condición para cambiar la política penitenciaria la disolución de ETA”, ha recordado.

RELACIONADO