Oleada de críticas a la sentencia de La Manada por no ver violencia donde no hubo consentimiento

Las protestas por la sentencia de La Manada no han cesado desde que se leyó el fallo, este jueves, en la Audiencia Provincial de Pamplona. A las manifestaciones multitudinarias en las calles de toda España exigiendo justicia para quien, según se desprende del relato que hace la propia sentencia, es una víctima de violación y no de un simple abuso sexual, se han sumado las de políticos y juristas. Unas son más contundentes que otras pero, en general, todas piden replantearse la tipificación de los delitos sexuales en nuestra legislación. Y es que todas las pruebas sustentan que hubo una agresión sexual. Pero el tribunal ha rebajado la calificación por estimar que no se utilizó violencia contra la víctima pese a reconocer que esta en ningún momento consintió.

Eso es lo que ha dicho, por ejemplo, la ministra de Defensa y secretaria General del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, quien ha afirmado este viernes que tras leer la sentencia sobre ‘La Manada’, que no le gusta, “es un momento para hacer una reflexión” sobre el modo en que está tipificada la violencia sexual en España. “Quizá haya que empezar a pensarse cambiar las calificaciones de los tipos o como está configurado en nuestro derecho la agresión sexual y el abuso sexual, qué se considera violación y qué no. Es un momento para hacer una reflexión y quizá podríamos hacerlo”, ha comentado en declaraciones a la Cope.

Cospedal, que ha leído la sentencia aunque “demasiado rápidamente”, ha afirmado que “como persona, como ciudadana y como mujer” le “cuesta asumir el contenido” del fallo, que condena a los cinco a 9 años de prisión por un delito de abuso sexual continuado, que no de agresión sexual porque entiende que no se dieron los requisitos de intimidación y violencia que exige para ello el Código Penal. “Es condenable, humanamente, de todo punto de vista”, ha dicho sobre la sentencia, para incidir en que los hechos probados describen “una salvajada en la que ninguna mujer está a gusto” y en la que “no se puede decir que una mujer no se sienta intimidada”.

“Se trata de la calificación de un tipo penal, si es uno o es otro. A mi, que la sentencia les imponga sean 9 años me parece poco, me gustaría que fueran más, pero son nueve años de prisión y afortunadamente hay recursos, que es en lo que tiene que trabajar las acusaciones particulares y aquellos que defienden la posición de la víctima, que de ninguna manera quiso ese comportamiento”, ha añadido.

Montero: ‘Estamos ante una justicia patriarcal y machista’

Más tajante ha sido la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, que ha calificado de “vergonzosa” la sentencia y ha subrayado que si una mujer no dice sí, “todo lo demás es violación”. “Esto lo entiende cualquiera”, ha apostillado. En una entrevista en ‘Los Desayunos’ de TVE, Montero ha insistido en que los hechos probados “demuestran que no hubo consentimiento”. “Si cinco hombres te meten en un portal, si que tú lo consientas, llevan tu boca a su pene, te penetran anal y vaginalmente y, si esto no se considera agresión, entonces estamos ante una justicia patriarcal y machista”, ha alertado.

La diputada de la formación morada también ha subrayado que el hecho de que una mujer no se resista no significa que consienta, pues “si se resiste se arriesga a morir asesinada”. Además, ha subrayado que el voto particular de uno de los jueces es “una vergüenza” y ha recalcado que si la justicia no protege a las mujeres tendrán que ser ellas las que lo hagan. “Nos cuidaremos entre nosotras”, ha apostillado.

“Si tenemos miedo de volver a casa solas por la noche, ¿Cómo no nos vamos a sentir agredidas cuando te meten cinco hombres en un portal?”, ha preguntado la portavoz de Unidos Podemos, que ha indicado que su formación y el movimiento feminista no pide más años de cárcel, sino una reforma del Código Penal y de las leyes para que “se protejan las libertades sexuales”. “Salir por miles a la calle es una forma de protegernos entre nosotras y una muestra de apoyo ciudadano para recurrir esta sentencia y para que la justicia tenga la oportunidad de reconocer que ha cometido un grave error”, ha subrayado.

‘Rabia y estupor’ de las peñas sanfermineras

Las peñas de Pamplona han mostrado su “sorpresa, rabia y estupor” por la sentencia. “Resulta incomprensible e insostenible que una agresión realizada por 5 hombres contra una joven, se sostenga que ocurrió sin intimidación y sin violencia alguna”, afirman las peñas sanfermineras en un comunicado conjunto. Añaden que “el entramado legislativo y jurídico se vuelve a mostrar como parte del andamiaje del sistema patriarcal y no responde a las expectativas de una sociedad que pide igualdad”, por lo que advierten de que “difícilmente se conseguirá una sociedad igualitaria y libre de violencia machista si no se cambian sus leyes y quienes deben aplicarlas”.

Tras apuntar que la sentencia es también “un jarro de agua fría” para el trabajo de los colectivos feministas, con los que las peñas colaboran para unas fiestas igualitarias y libres, un objetivo al que no van a renunciar, se suman a la manifestación convocada para mañana por estos grupos y apelan a la ciudadanía a dejar claro que Pamplona “no acepta esta sentencia”. Las peñas instan además a la sociedad a “no permitir y denunciar toda actitud, expresión o agresión sexista”, porque “no callar, no reír y no permitir estas situaciones será la clave para erradicarlas”.

El Consejo de la Juventud de España coincide con Irene Montero en el calificativo de “vergonzoso”, al que añade los de “inexplicable e injustificable” para valorar que la sentencia no considere agresión sexual “que cinco hombres ataquen a una joven totalmente indefensa y aterrorizada”.

En un comunicado, el Consejo lamenta que la sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra absuelva a los cinco acusados del delito de agresión sexual y les condene por abuso sexual. “Supone una importante rebaja de las penas al negar que los acusados ejercieran violencia e intimidación contra la víctima, circunstancia que es insostenible puesto que los hechos probados que figuran en el fallo son un relato continuado de violencia e intimidación”, añade el comunicado.

Según la responsable del Área de Mujer del Consejo, Ana Solano, si la ley permite no considerar agresión sexual que cinco hombres ataquen a una mujer aterrorizada, “habrá que cambiar la ley”. Para Solano, este fallo es una agresión para todas las mujeres “ya que puede crear jurisprudencia en casos de violación en los que se utilicen drogas de cancelación de la voluntad”.

Carmena espera una rectificación y Barcelona pide una reforma legal

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha dicho que la sentencia es “profundamente equivocada”, que “no responde a las exigencias de justicia de las mujeres” y que espera que sea revocada por el Tribunal Supremo (TS).

En un receso durante un acto en el Ayuntamiento de Madrid, la también jueza ha dicho que después de leer la sentencia “cuidadosamente” considera que la versión de los sucesos, en los Sanfermines de 2016, no recoge correctamente “la sensibilidad de la víctima”. “Se reconocen los actos de agresión sexual pero se describe mal la situación de intimidación que, sin duda, debió sentir la muchacha”, ha dicho Carmena, quien ha considerado además que lo sentido por la joven agredida “no puede ser simplemente un agobio”.

En su opinión, las sentencias judiciales “deben ser criticadas y los jueces no pueden estar aislados de la sociedad”. Carmena ha dicho además que espera que el Tribunal Supremo revoque la sentencia hecha pública ayer en Pamplona.

El Ayuntamiento de Barcelona, mientras tanto, ha acordado por unanimidad instar al Congreso y al Senado la modificación del Código Penal para revisar el supuesto de abuso sexual, así como la consideración jurídica de la violencia en casos de agresión sexual y violación. Antes del pleno, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y representantes de todos los grupos municipales han escenificado en el Saló de Cent un posicionamiento unitario frente a la sentencia judicial de la Audiencia Provincial de Navarra en el llamado caso de La Manada que han plasmado en una declaración institucional.

La alcaldesa ha leído la declaración en la que Ayuntamiento de Barcelona acuerda también “dar apoyo incondicional a las víctimas, muchas veces invisibles, de agresiones sexuales” y “apoyar todas las movilizaciones sociales en contra de esta sentencia judicial”. El Ayuntamiento de Barcelona considera incomprensible que el tribunal condene a los acusados por delitos continuados de abuso sexual con prevalencia, pero no por violación, sin considerar el delito de agresión sexual, que implica violencia e intimidación.

El consistorio catalán considera que la sentencia “minimiza los hechos al no considerarlos agresión sexual” y lamenta que “sitúa la carga de la prueba en la víctima al poner el foco en su comportamiento y no en el comportamiento de los agresores”. Además, el Ayuntamiento cree que la sentencia “favorece la impunidad de las agresiones machistas y envía un mensaje de descrédito de la vivencia de las mujeres que sufren estas agresiones y las revictimiza”. La decisión de la Audiencia de Navarra, añade el consistorio barcelonés, “pone de manifiesto la incoherencia de entender que el abuso sexual perpetrado en las condiciones que se produjo, y que queda recogido en el relato de los hechos, puede producirse sin violencia o intimidación”.

El Ayuntamiento de Barcelona ha acordado hacer llegar esta declaración a la Audiencia Provincial de Navarra, al Ministerio de Justicia y al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Jessica Chastain: ‘No es abuso, es violación’

La polémica sentencia y las protestas que ha provocado han traspasado nuestras fronteras. La actriz Jessica Chastain se ha mostrado contraria a la sentencia del caso de ‘La Manada’ asegurando que no se trata de abuso sexual, sino de “violación” y que “estar inmóvil con los ojos cerrados no equivale a consentimiento”.

“Cinco desconocidos le dijeron a una adolescente ebria que la acompañarían a su coche. En cambio, la llevaron a otro lugar donde grabaron cómo la violaban. Estar inmóvil con los ojos cerrados no equivale a consentimiento. Eso no es abuso sexual. Es una violación”, ha señalado en Twitter la actriz.

Posteriormente, en otro tuit, ha recordado que para la legislación española el “delito menor” de abuso sexual difiere de la violación en que no conlleva violencia o intimidación. “¿Sin intimidación? Cinco extraños llevando a una mujer ebria a un lugar desconocido es increíblemente intimidatorio y da miedo. ¿Cuántas mujeres son asesinadas cada año?”, ha concluido.

La directora de Programas de ONU Mujeres, María Noel Vaeza, ha calificado la sentencia  de “vergüenza”. “Lamentablemente, los jueces no tuvieron empatía, sino que hubo prejuicio”, ha dicho. “Hay un tema de no entender las realidades, de no ponerse en el lugar de la víctima. Pasó un tema de prejuicio, de decir que como tenía minifalda y era tarde se lo buscó”, ha añadido la directora de Programas de ONU Mujeres, que ha hecho hincapié en que “hay que eliminar” esos prejuicios.

RELACIONADO