Granados sobre el vídeo y la dimisión de Cifuentes: “Si buscas venganza cava dos fosas”

El exconsejero madrileño Francisco Granados ha opinado este viernes que la dimisión de Cristina Cifuentes al frente de la Comunidad de Madrid responde a "cuestiones personales" que no tienen nada que ver con él, y ha resumido lo ocurrido con una frase que le "gusta mucho": "Si buscas venganza, cava dos fosas".

En declaraciones a los periodistas a su salida de la Audiencia Nacional, donde ha declarado por cuarto y último día imputado en el caso Púnica, Granados ha dicho que él no conocía el vídeo del hurto de Cifuentes en un supermercado y que no está contento con lo que ha pasado.

“No estoy nada contento con lo que ha ocurrido en los últimos días; yo creo que cualquier persona de bien no se puede alegrar con las imágenes que hemos visto estos días y menos aún si es una persona a la que conoce”, ha dicho, y ha añadido que es “un momento de profunda tristeza porque creo que ningún ser humano se merece estar expuesto en una situación tan bochornosa”.

Sobre el vídeo, Granados ha reconocido que “rumores sobre esta cuestión ha habido en los últimos años, pero ya saben ustedes que cuando uno se dedica a la política este tipo de cuestiones son muy habituales”.

“Es verdad -ha agregado- que a mi esta señora, Cristina, me ha insultado mucho en los últimos tiempos, creo que no se ha portado nada bien conmigo, ha sido muy injusta, pero eso no quita para que yo sienta tremendamente en lo personal todo esto que ha ocurrido”.

Ha negado que en el PP de Madrid hubiera diferencias durante los años en que lo presidía Esperanza Aguirre: “No ha habido familias, es mentira, esto no es ninguna lucha de familias, no ha existido esa división, no ha habido eso que está diciendo de que unos se tapan unas familias a otras”.

“Esto responde más a cuestiones personales. Hay una frase que me gusta mucho: ‘Si buscas venganza, cava dos fosas’, y yo creo que este tipo de cosas están respondiendo más a cuestiones personales, que desde luego nada tienen que ver conmigo gracias a Dios”, ni tampoco con el partido.

La cuarta declaración de Granados

Granados ha vuelto a situar a Esperanza Aguirre y sobre todo a su sucesor, Ignacio González, en la cúspide de la toma de decisiones dentro del PP regional y ha admitido que hubo asuntos de la financiación que se decidían fuera del comité del partido. El exconsejero ha seguido la línea trazada en sus últimas comparecencias, si bien esta vez no ha entrado en profundidad en la presunta financiación irregular del partido regional en las elecciones autonómicas de 2007 y 2011.

Ha apuntado a Aguirre y González como las personas con más poder en el PP madrileño y ha incidido sobre todo en éste último, quien, según él, era el único que no tenía que consultar a la entonces presidenta para tomar cualquier decisión, según han informado fuentes presentes en la declaración.

También ha situado a Cristina Cifuentes dentro de esa estructura de poder y ha precisado que en 2007 ostentaba uno de los cargos más importantes dentro del partido, el de responsable de Política territorial. Ha explicado que era ella quien configuraba las listas electorales, si bien no ha dicho que decidiese sobre ningún asunto relativo al pago de contratos.

Tampoco ha dado detalles sobre esa supuesta estructura paralela de financiación del partido para las elecciones de 2007 y 2011, que desveló en una de sus comparecencias, aunque ha señalado que él vio que se tomaban decisiones que no habían pasado por las reuniones del comité del partido, pero que no preguntó.

Granados, que estuvo dos años y medio en prisión por este caso, señaló al juez la existencia de una especie de caja b dentro del partido con la que se pagaron gastos de “refuerzo” de la campaña de Esperanza Aguirre con fondos de la Comunidad de Madrid, que comenzó dirigiendo Ignacio González y que conocía Cristina Cifuentes.

El que fuera secretario general del PP también ha negado haber dado instrucciones cuando estaba al frente de la alcaldía de Valdemoro (1999-2003) para que se contratase a Waiter Music -empresa dedicada a la organización de eventos y directamente relacionada con la red de corrupción- ni tampoco el que fuese su asesor de prensa Edelmiro Galván, quien no tenía capacidad de decisión en ese ámbito.

Apenas una hora ha durado la declaración de Granados ante el juez de la Audiencia Nacional, en la que ha contestado a algunas defensas y acusaciones, a excepción de la Comunidad de Madrid, que no ha formulado ninguna pregunta.

La única documentación que ha aportado en sus cuatro comparecencias han sido unas facturas halladas en su casa de cuando Justicia la presidía su predecesor Alfredo Prada (2003-2008), que, según él, podrían ser falsas y habrían servido para pagar gastos electorales del PP madrileño.