Cebrián sale de la presidencia de ‘El País’, que recaerá en Manuel Mirat

El Consejo de Administración del grupo PRISA mantuvo una reunión este miércoles tras la celebración de la Junta de Accionistas y acordó retirar las funciones ejecutivas de Juan Luis Cebrián en ‘El País’, según ha avanzado 'El Confidencial'. El consejero delegado del grupo empresarial, Manuel Mirat, asume al presidencia de el rotativo, la editorial Santillana -que desestimó vender en su intervención pública- y PRISA Radio.

Manuel Mirat recordó durante la Junta General de Accionistas a Juan Luis Cebrián en su intervención, a quien guarda "un gran afecto personal y reconocimiento" y defendió que la compañía se encuentra "ante una oportunidad" para consolidar un horizonte de futuro "ilusionante y atractivo". Además aseguró que PRISA ha descartado la venta de Santillana

La Junta General de Accionistas de PRISA aprobó todos los acuerdos propuestos, entre ellos, las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2017, así como la gestión del Consejo de Administración de ese mismo año. También se aprobó un plan de incentivos para el periodo 2018/2020, que permitiría la entrega de hasta el 2,5 % de las acciones de la sociedad. Asimismo, se dio el visto bueno a la reducción del número de consejeros en el Consejo de Administración, que pasan de 17 a 13. Además se acordó el nombramiento por coptación como consejeros de Javier Monzón, Javier de Jaime, Javier Gómez-Navarro, Francisco Gil, Sonia Dulá, y Amber Capital, representada por Fernando Martínez Albacete

El miércoles, durante su primera intervención como presidente del grupo en una junta de accionistas, el presidente de Prisa, Manuel Polanco, aseguró que la compañía no puede "dar pasos en falso" ni equivocarse en sus decisiones "por presiones financieras" y afirmó que tiene como objetivos "claros" la innovación y la transformación que demanda el siglo XXI. Polanco reconoció que era fundamental reequilibrar las cuentas de Prisa mediante la reciente ampliación de capital por 563 millones de euros para refinanciar su deuda (450 millones) e invertir en el desarrollo de las unidades de negocio, fundamentalmente del área educativa (113 millones).

 

Polanco comenzó su discurso agradeciendo a su padre Jesús de Polanco, "fundador y gran impulsor" del grupo, así como a su hermano Ignacio y a su antecesor en el cargo, Juan Luis Cebrián, por "la personalidad, el empuje y el coraje" demostrados a la hora de construir el grupo empresarial. El nuevo presidente de Prisa advirtió de que en la "compleja" coyuntura actual en la que cohabita la lacra de la corrupción con "fenómenos como el populismo o la posverdad parecen imponerse", Prisa debe contribuir como un "contrapoder" para que los ciudadanos estén "mejor formados e informados para ser libres".

Defendió el trabajo de los medios Prisa "en los momentos más complicados y arriesgados", también durante "la intentona secesionista en Cataluña". "Les aseguro que seguirán haciéndolo. La defensa de la verdad y la independencia informativa han sido, son y serán los rasgos distintivos y los ejes de actuación prioritarios de los medios de Prisa", prometió.

Por su parte, el hasta ahora consejero delegado Manuel Mirat subrayó que Prisa tiene una "oportunidad extraordinaria" para consolidar su futuro y descartó la venta de Santillana porque "la educación representa el mayor potencial de crecimiento para la compañía". Admitió que la solidez económica financiera es la prioridad del grupo pero matizó que la empresa no debe olvidar que la información y la educación requieren "un compromiso con la defensa de las libertades para la conformación de una opinión pública libre y plural".