Endesa tiende la mano al Gobierno para pactar la regulación eléctrica

El presidente de Endesa, Borja Prado, tendió el lunes la mano al Gobierno y al ministro de Energía, Álvaro Nadal, asegurando que existe "agsoluto diálogo" con el Ejecutivo sobre el cierre de las plantas eléctricas y que cualquier decisión que pueda tomarse se hará "ordenadamente". La empresa no cerrará ninguna planta eléctrica, de carbón o nuclear, "que pueda afectar verdaderamente" al precio o a la seguridad del suministro. Prado, por otra parte, pidió a "los líderes políticos sabiduría, determinación y habilidad para lograr consensos" en la crisis catalana.

A juicio del presidente de Endesa, “la situación que hemos alcanzado (en la crisis catalana) supone una amenaza y una brecha en la convivencia extraordinarias”. Además, ha reclamado “firmeza” para mantener el rumbo que ha tenido la economía en los últimos años, “sin aflojar las exigencias de rigor en el gasto y el déficit público”.

En síntesis, Endesa ha defendido este lunes su apuesta “clara, propia y diferenciada” por operar las centrales nucleares a largo plazo, durante 50 o 60 años en el marco de la transición energética para poder cumplir con el Acuerdo de París contra el cambio climático. Durante la Junta General de Accionistas, Borja Prado ha expresado la posición “clara, propia y diferenciada” en materia de transición energética de la empresa que pasa por buscar oportunidades de inversión para aumentar en el corto plazo el parque renovable y que considera que la generación térmica continúa siendo un elemento “indispensable” en la transición de fuentes emisoras de CO2 a fuentes limpias.

Además, ha dicho que junto con los organismos reguladores competentes se están “planteando esquemas que permitan extender la vida útil” de las centrales nucleares a las que ha calificado de “pilar fundamental” para garantizar la seguridad de suministro eléctrico a medio plazo. Otro de los compromisos manifestados tiene que ver con la investigación de sistemas de almacenamiento de electricidad como elemento trasformador del modelo energético del futuro. De hecho, Prado también ha incidido en la necesidad de estar preparados para la revolución que plantea el cambio climático y, por tal motivo, de “liderar la transformación y contribuir al desarrollo del nuevo modelo energético”.

“Comprendemos los retos y dificultades que plantean los objetivos energéticos y económicos y la regulación del sector”, ha afirmado Prado, haciendo hincapié en que es el momento de planificar el futuro y es “imprescindible contar con una hoja de ruta que señale el destino y la cuantía de las inversiones necesarias en los próximos años”.

Por su parte, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha precisado que la empresa estima que para cumplir con los Acuerdos de Clima de París es “imprescincible” extender la operación de las centrales nucleares hasta los 50 o 60 años “al igual que han hecho diversos países” del entorno.

Por ello, ha informado de que en el marco del Plan Industrial 20018-2020 se dará un “fuerte impulso” al compromiso con la descarbonización para alcanzar un “mix” de generación 100 por 100 neutro de emisiones en 2050. De ese modo, ha añadido que centrarán las nuevas inversiones de generación en renovables y en las actuaciones “necesarias” para extender la operación de las centrales nucleares.

Por el contrario, en el caso de las térmicas, Bogas ha indicado que a estas solo se dedicarán los recursos “indispensables” para asegurar su compatibilidad ambiental “durante el tiempo en el que sean necesarias” y para mantener la seguridad del suministro en los sistemas no peninsulares.

Endesa produjo un total de 78,6 TWH, lo que supone un incremento del 13 por ciento respecto a 2016 por la escasa disponibilidad de energía hidráulica condujo a un fuerte incremento de la producción térmica, según ha apuntado el consejero delegado. De esta producción, ha añadido que las tecnologías libres de emisiones de CO2 (es decir, hidroeléctrica, eólica, solar y nuclear) representaron el 44 por ciento de la generación total de Endesa.

Respecto al Informe sobre Transición Energética presentado por la Comisión de Expertos al Gobierno, ha dicho que varios de sus ejes tienen una “amplia coincidencia” con las posiciones de Endesa.

Entre esos puntos coincidentes se ha referido en particular a la extensión de las centrales nucleares, a la electrificación de la demanda, a la actuación sobre las emisiones de los sectores difusos, a la sustitución progresiva de generación térmica por generación renovable, a la promoción de los vehículos eléctricos y a la importancia de compartir entre todos los sectores los costes de la política energética.

En ese sentido, ha criticado que los costes en estos momentos recaen mayoritariamente en el sector eléctrico, que representa el 19 por ciento de las emisiones totales de CO2, y en los clientes eléctricos, cuyo consumo energético supone el 26 por ciento del total del país.

RELACIONADO