Rivera confirma la oferta a Valls para que sea el candidato de C’s a la alcaldía de Barcelona

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha confirmado su oferta al exprimer ministro francés, Manuel Valls, para que sea el próximo candidato de su partido a la alcaldía de Barcelona. "Valls sería mejor alcalde que la señora Colau", ha dicho el presidente del partido naranja, quien ha explicado que Valls se lo está pensando. De hecho, preguntado en una entrevista de TVE por si ha recibido una oferta de Ciudadanos, ha explicado que opina públicamente contra la independencia de Cataluña porque cree que es un tema muy importante para Europa y que le gustaría poder seguir haciéndolo “de una forma u otra”.

“Me he metido en este debate porque soy nacido en Barcelona, hijo de catalán, y porque también quiero dar a Cataluña y a España mis orígenes”, ha explicado Valls, que en marzo pasado se manifestó en Barcelona a favor de la autonomía catalana, la Constitución española y la permanencia de Cataluña en España y en la UE.

El político francés ha asegurado que hay presos políticos en países como Venezuela, pero no en las democracias europeas, por lo que ha vaticinado que la extradición del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont a España desde Alemania “se va a hacer”. “España es un estado democrático de derecho con una Constitución de las más democráticas que existen en el mundo, pero no hay posibilidad para Cataluña de salir de España”, ha aseverado.

Asimismo, ha equiparado el nacionalismo con la guerra y ha loado la democracia española: “La gente olvida lo que ha sido la historia de los últimos 40 años, el papel de la monarquía y la transición”.

Manuel Valls fue primer ministro de Francia entre marzo de 2014 y diciembre de 2016, durante la presidencia de François Hollande. Dimitió del cargo cuando anunció su decisión de postularse para ser el sucesor en la jefatura del Estado pero finalmente perdió las primarias frente a Benoît Hamon, que quedó eliminado de la carrera hacia el Elíseo en la primera vuelta de las presidenciales, en abril de 2017.

Dos semanas después, Valls dijo que “este Partido Socialista (estaba) muerto”, que “(debía) superarse” y que él tenía intención de presentarse como candidato a las legislativas en la circunscripción de Evry (a las afueras de París) en la que ha sido diputado ininterrumpidamente desde 2002, pero en el partido de Macron, La República en Marcha. Pero sus expectativas se vieron frustradas cuando el movimiento que encabezaba Macron rechazó incluirle en sus listas por “no cumplir los requisitos pertinentes”.

En junio de 2017 se celebraron las legislativas francesas y, tras un pésimo resultado del partido en el que había militado durante 37 años, Valls anunció su salida. El exprimer ministro, que sí consiguió un escaño puesto que ni su antiguo partido ni En Marcha presentaron un candidato alternativo en su circunscripción, dijo que su intención era situarse en la mayoría parlamentaria del nuevo presidente Emmanuel Macron. Macron repitió victoria electoral en las elecciones parlamentarias, sumando una mayoría absoluta de 350 diputados -entre los escaños de LREM y sus socios del Movimiento Democrático (MoDem)-, seguido muy de lejos por Los Republicanos, con 94 asientos. El PS, por su parte, ha quedado como quinta fuerza, con 31.