Un joven recibe una brutal paliza en Reino Unido por hablar polaco

Esta semana una joven española fue atacada en el metro de Londres por otras dos mujeres, que le recriminaron que hablara en español

Un joven de 20 años fue ingresado con heridas en la cabeza y el rostro tras recibir una paliza en la localidad inglesa de Hull el pasado fin de semana, después de que un grupo de personas le escuchara hablar en polaco, según informaron este miércoles medios británicos.

La víctima fue “golpeada con una tabla de madera con clavos” y recibió “repetidas patadas” en un incidente que la policía del condado de Humberside investiga como un “asalto con agravante racial”.

En un comunicado, las fuerzas de seguridad detallaron que cerca de 20 hombres siguieron a la víctima, “profiriendo amenazas y gritando”, antes de atacarle.

Amigos de la víctima, cuya identidad no ha trascendido, relataron al diario “Hull Daily Mail” que un grupo de personas comenzaron a gritar y lanzarles botellas cuando les escucharon hablar polaco por la calle.

“Entonces empezaron a perseguirnos, así que hicimos lo único que podíamos hacer, correr. Llegamos hasta unas tres puertas más abajo de donde uno de nosotros vive, y entonces cogieron a uno”, relató esa fuente.

“Le estaban golpeando con una tabla de madera que llevaba clavos. Estuvo en el suelos unos 25 minutos antes de que llegara la ambulancia y pasó la noche en el hospital. Ahora se recupera en casa”, agregó.

Esta semana medios británicos informaron de que una joven española de 24 años fue atacada en el metro de Londres por otras dos mujeres, que le recriminaron que hablara en español.

La joven, que viajaba con un grupo de amigos, sufrió cortes en la cara y el cuero cabelludo en un ataque que se produjo alrededor de las 2.45 GMT del sábado 7 de abril en la línea Central de la capital británica.

Un portavoz de la Policía del Transporte de Londres detalló que la víctima fue “agarrada por el cabello y arrastrada” por el suelo.

Las dos mujeres que la atacaron “eran ambas negras y llevaban el cabello trenzado. Se cree que tenían entre 25 y 30 años. Una de ellas llevaba una chaqueta marrón y la otra una chaqueta negra”, describió la policía.