El Panathinaikos arrolla a un Real Madrid irreconocible (95-67)

Los bases guían a los de Pascual, que arrollan a los blancos en el infierno del OAKA para sumar el primer punto

El Real Madrid vivió una auténtica pesadilla en el OAKA, cayendo por 95-67 en el primer partido de la serie de cuartos de final de la Euroliga ante el Panathinaikos, un encuentro en el que los bases Mike James y su compañero de fatigas Nick Calathes ofrecieron un clínic en dirección de juego y acabaron, ya a los cinco minutos (20-0) con las esperanzas de los blancos de sumar una victoria en Grecia.

El exbaskonista James (24 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 27 créditos de valoración) y un magistral Calathes (11+6+16+29) no dieron opción a los madridistas y los trataron como un juguete roto. Y lo hicieron durante todo el partido -salvo el tramo final del primer cuarto y el inicio del segundo-. Esta mejora fue un espejismo y tras el descanso, cuando todo apuntaba a que nadie podía ir a peor, se consumó el desastre y los helenos castigaron en exceso a los de Laso.

La superioridad entre uno y otro se pudo ver desde el triple (12-3), rebotes (38-23) y valoración (112-60). No se puede rescatar nada positivo. La baja del ‘Facu’ Campazzo se notó en exceso, Luka Doncic no se pudo vestir esta vez de héroe y así todos. El Real Madrid sufrió un recital de los locales, no solo con un jugadores exteriores, sino también interiores. Chris Singleton y Thannasis Antetokounmpo se agigantaron ante Walter Tavares y un Felipe Reyes casi inédito.

El Real Madrid no apareció por el OAKA hasta el minuto 5. Los pupilos de Xavi Pascual comenzaron como un auténtico rodillo, con mucha agresividad y sin permitir ninguna canasta fácil. Cinco minutos que fueron una pesadilla (20-0) para los blancos con ansiedad y malas decisiones en ataque (7 pérdidas, minuto 5), y desaparecidos en defensa.

Laso frenó la sangría y la rotación madridista despertó al equipo (23-13, minuto 8) ante unos griegos que fueron perdiendo intensidad, y que contaban con James y Calathes como brújulas. Los bases guiaron a los suyos en el segundo cuarto cuando el bajón físico era notable y fueron los encargados de mantener la renta en torno a los 15 puntos ante el trabajo coral de los españoles.

Al fin, el descanso llegó y los merengues trataron de lavar su imagen. Nada más lejos de la realidad. El martillo pilón de James y la exhibición de Calathes prosiguió. Nadie era capaz de pararlos y la brecha seguía abriéndose hasta alcanzar los +33 al final del tercero cuarto con un inédito -hasta el momento, pero sobresaliente desde el triple en lo que jugó-, Matt Lojeski.

En el último parcial Laso ya entendió que no había nada que hacer y fue repartiendo minutos, de la misma manera que Pascual, de cara al jueves. Unos minutos que Anthony Randolph y Thompkins aprovecharon para recuperar, mínimamente, la confianza. Son dos días para resetearse, cambiar el ‘chip’ y buscar un triunfo fundamental para llegar a Madrid la próxima semana con opciones.

PANATHINAIKOS, 95 – 67 REAL MADRID (46-30, al descanso)

PANATHINAIKOS: James (24), Calathes (11), Gist (8), Antetokounmpo (6) y Singleton (5) — quinteto inicial–, Payne (8), Pappas (3), Denmon (9), Vougioukas (4), Gabriel (9), Lojeski (6) y Lekavicius (2).

REAL MADRID: Doncic (10), Causeur (-), Taylor (2), Randolph (11) y Tavares (5) –quinteto inicial–, Carroll (4), Ayón (8), Rudy (3), Thompkins (12), Randle (8), Reyes (-) y Yusta (4).

PARCIALES: 26-13, 20-17, 31-14 y 18-23.

ÁRBITROS: Lamonica (ITA), Javor (SLO) y Latisevs (LET). Sin eliminados.

PABELLÓN: Centro Olímpico de Atenas, 18.310 espectadores.

RELACIONADO