Cifuentes renuncia al máster pero rechaza dimitir: ‘Tengo el apoyo de mi partido y de mi presidente’

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ha adelantado al rector de la Universidad Rey Juan Carlos, quien en un artículo publicado este martes en ‘El País’ adelantaba su intención de pedir a la política ‘popular’ la devolución del título del polémico máster que obtuvo de forma irregular. Cifuentes ha renunciado ‘motu proprio’ al máster a través de una carta enviada al rector, Javier Ramos, en la que pide disculpas y atribuye todas las irregularidades a la URJC. Esta postura es la que ha sostenido en una comparecencia posterior ante la prensa en la que ha rechazado tajantemente dimitir.

“No me he planteado dimitir porque creo que no hay razones objetivas para ello”, ha dicho Cifuentes antes de detallar que ella no está “señalada, ni investigada, ni imputada”. La presidenta madrileña ha asegurado que cuenta con el apoyo de Mariano Rajoy y del partido. “No hay motivo (para la dimisión) más allá del interés de la izquierda por gobernar en Madrid y de que a Ciudadanos le interesa un cambio de gobierno”, ha defendido.

La renuncia al máster, según ella, no es un desafío a nadie. Ha sido una decisión “absolutamente personal”, que no ha consultado ni con el presidente del Gobierno. Cifuentes ha levantado así un cortafuegos ante las interpretaciones que sitúan el ‘caso del máster’ en el centro de un nuevo pulso en el seno del PP entre el sector que la apoya y que estaría encabezado por la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y el que apuesta por un paso atrás de la dirigente madrileña, en el que se situaría el coordinador general, Fernando Martínez Maillo.

Diga lo que diga Cifuentes, la versión que se ha propagado sobre los motivos que le han llevado a dar el paso de renunciar al máster es que el caso se abordó el lunes en el Comité de Dirección del PP y que fue Cospedal quien avanzó la idea como una fórmula para calmar los ánimos. Ella misma se la habría sugerido a Cifuentes y una vez que se ha llevado a la práctica, ha comentado a los periodistas que la carta está “muy bien fundamentada” y es “muy explicativa”. Por ello, ha añadido, “continúo apoyando” a Cristina Cifuentes. El caso es que aunque Rajoy la respaldara el viernes, tres días antes había dicho en Argentina que la solución del caso “es un tema de partidos” y si el Gobierno de Madrid corre el riesgo de cambiar de signo político habrá que ver si ese apoyo se mantiene.

La dirigente madrileña ha admitido que “hay una moción de censura (presentada por el PSOE de Madrid) que es un mecanismo parlamentario perfectamente legítimo” y ha añadido que “en este caso existe la incógnita de qué hará Ciudadanos”, pese a que varios de sus dirigentes han manifestado ya este martes, a raíz de que se conociera la renuncia al máster de la presidenta madrileña, que tiene que dejar el cargo y que el PP debe colocar a otra persona al frente del Gobierno regional. Cifuentes, no obstante, ha aprovechado para reiterar la advertencia al partido naranja que en los últimos días viene haciendo su partido: “Si la apoya (la moción de censura) apoyará un cambio de gobierno en la Comunidad de Madrid cuando no se ha roto el pacto de investidura y tendrá que ser C’s quien explique por qué cede a la izquierda ese gobierno”.

En la carta dirigida al rector de la URJC, Cifuentes pide disculpas y recuerda que cumplió con todo lo que le pidió la universidad y todo lo que exigía la ley. Recuerda que está en posesión “del correspondiente Título Oficial, así como de todos los certificados acreditativos del pago de tasas y de las calificaciones obtenidas debidamente sellados”, pero destaca que, “según se desprende de la información reservada abierta por la Universidad, la obtención de dicho máster se ha visto afectada, al parecer, por diversas irregularidades administrativas, totalmente ajenas a mí, pero que han dado lugar a su cuestionamiento”. Es decir, la culpa de las irregularidades es de la Rey Juan Carlos, nunca suya.

Cifuentes menosprecia el máster y deja grandes incógnitas sin resolver

Lo mismo ha repetido en la rueda de prensa: “Yo no he cometido ninguna ilegalidad, absolutamente ninguna. Yo he cumplido todos los requisitos que me puso la Universidad para cursar el máster”. Cifuentes renuncia al título porque asegura que nunca ha obtenido ninguna ventaja ni profesional ni personal gracias a él, motivo por el que ya no lo quiere. Y ha hecho hincapié en que debió renunciar a las facilidades que le dieron para cursarlo. “Pido disculpas por ello a quien se haya podido sentir agraviado”, ha dicho echando toda la responsabilidad del escándalo sobre la Universidad pese a que hay dos grandes interrogantes que siguen sin respuesta y que demuestran que su argumentación no es todo lo sólida que pretende:

¿Qué ocurrió ese 2 de julio de 2012 en el que ella dijo, en la Asamblea de Madrid, que había defendido su Trabajo Fin de Máster ante el tribunal que supuestamente la examinó y que nunca existió?  Y, en segundo lugar, ¿qué ha sido de ese TFM que aún no ha aparecido? Esta pregunta se la ha planteado un periodista en la rueda de prensa de este martes y ha sido el detonante para que Cifuentes se levantara y diera por finalizada la comparecencia sin contestar, por supuesto.

“He dado explicaciones sobradísimas, no creo que haya habido ningún otro político que haya sido sometido a una exposición mediática permanente durante 28 días seguidos. Yo he dado explicaciones en sede parlamentaria y a los medios”, ha lamentado la presidenta madrileña que ha seguido echando balones fuera a cualquier pregunta sobre máster o su realización o la investigación. “Me remito a la Justicia en la que confío plenamente”, ha concluido Cifuentes no sin dejar otra pregunta sin respuesta: ¿Quiénes fueron las tres profesoras de la URJC que componían el tribunal ante el que se examinó?

El tribunal ‘fantasma’ y el acta ‘reconstruida’

La presidenta del tribunal fantasma, Alicia López de los Mozos, dijo en el curso de la investigación interna llevada a cabo por la Universidad  no reconocer el acta del tribunal de trabajo de fin de máster de Cifuentes, que aparecía con su nombre y firma. Cecilia Rosado, secretaria del tribunal, no compareció ante la instructora de la investigación, Pilar Trinidad, por “problemas de salud”. La tercera integrante, Clara Souto, también alegó problemas de salud para no comparecer pero su firma no coincide con la del acta del Trabajo de Fin de Máster y está siendo investigada.

Enrique Álvarez Conde, director del Instituto de Derecho Público (IDP) de la URJC y responsable del máster, fue cesado el viernes 13 de abril por el rector, después de haber afirmado en una entrevista en Onda Cero que el acta del Trabajo de Fin de Máster de la presidenta regional era “una reconstrucción” en “términos jurídicos”. Pero no ha sido la única víctima que se ha cobrado el escándalo. Laura Nuño, la segunda del instituto dirigido por Álvarez Conde, presentó su dimisión por la crisis de confianza que ha generado el escándalo.

En la carta al rector, la presidenta regional muestra su sorpresa y sospecha por haber recibido de la universidad, y sin haberlo solicitado, ese acta del TFM (que se distribuyó a la prensa y ella misma mostró en redes sociales tras publicarse el día 21 de marzo en eldiario.es las primeras informaciones sobre supuestas irregularidades) y apunta directamente al rector. En ese sentido, dice que recibió dicho documento “el 21 de marzo a las 17.36 minutos, procediéndose por tu parte (refiriéndose a Ramos) un cuarto de hora después” a dar instrucciones para abrir una información reservada, “al existir dudas sobre su contenido”. Cifuentes dice desconocer el origen de dicho documento, la famosa “reconstrucción” en palabras de Álvarez Conde.

Las explicaciones no convencen a la oposición y el PP cierra filas

“Cifuentes sigue enrocada y parapetada en la puerta del Sol. Pedimos a Rajoy que tome cartas en el asunto y nos ahorre este bochorno día tras día”, ha lamentado el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado. “Rajoy y Cifuentes deben dejar de tapar la trama de corrupción en la universidad pública de Madrid”, ha pedido el secretario general del partido, José Manuel Villegas. “A Cifuentes no le importa destrozar carreras docentes para defender su impostura”, ha señalado el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, para quien la carta de renuncia al máster de Cifuentes  sólo sirve para alimentar la tragicomedia. “Se está burlando de la ciudadanía” ha dicho y le ha reprochado que no le haya importado “mentir”.

Frente a todas estas reacciones, el PP ha exhibido esta vez el cierre de filas en torno a la presidenta madrileña. Además de la reacción de Cospedal, su principal defensora, el vicesecretario de Política Social y Sectorial, Javier Maroto, ha aplaudido la renuncia al máster y ha mantenido encendido el ventilador llamando a los políticos de otros partidos que han reconocido licenciaturas “falsificadas” a pedir también disculpas. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha considerado la decisión de Cifuentes un “acierto” que la “honra”.

Pero después de todo esto, otro gran misterio sin aclarar tras casi un mes de polémica es por qué Cristina Cifuentes renuncia ahora a un título que, según ella misma reconoce al constatar las irregularidades que salpicaron la forma en que lo obtuvo, es dudoso que posea. Tendría que ser además la Universidad quien se lo retirara, según fuentes académicas, en la hipótesis de que fuera impecable.

RELACIONADO