300.000 personas apoyan a los presos del ‘procés’ antes de que comparezcan ante el juez

Más de 300.000 personas, según datos de la Guardia Urbana, -750.000 según la organización- han salido a la calle este domingo en Barcelona para pedir la libertad de los líderes del independentismo presos en una manifestación de carácter transversal convocada por el Espai Democràcia i Convivència de la mano de entidades sociales, culturales, sindicatos y partidos políticos. La manifestación se ha celebrado en vísperas de que el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y el candidato a presidirla, Jordi Sánchez, sean conducidos este lunes ante el juez del Supremo Pablo Llarena para conocer sus autos de procesamiento por rebelión y otros delitos.

Según la Guardia Urbana, la convocatoria ha congregado a 315.000 manifestantes, mientras los organizadores han elevado la cifra hasta las 750.000 personas. Muchos de los participantes en la marcha han llegado de poblaciones de toda Cataluña en 957 autocares y, aunque la cifra final ha quedado lejos del millón o incluso los dos millones que los más optimistas habían previsto que secundarían el llamamiento, no puede decirse que la marcha no haya sido un éxito.

“No estáis solos”, “somos gente de paz”, “basta 155” o “libertad presos políticos” son algunas de las consignas que se han voceado durante la marcha, en la que también se han escuchado gritos de “Puigdemont, president”. Es más, en algunos momentos de la manifestación el expresidente ha robado todo el protagonismo a los encarcelados. Junts per Catalunya ha conseguido que la protesta se convirtiera sobre todo en una reivindicación de su líder. Los manifestantes, en su mayoría, han vestido camisetas y otras prendas amarillas y han exhibido pancartas con lemas como “libertad para los presos políticos” o “yo también soy CDR -comités de defensa de la república-“, además de las habiuales banderas esteladas.

Convocada bajo el lema “Por los derechos y las libertades, por la democracia y la cohesión, os queremos en casa”, la manifestación coincide con los 6 meses del encarcelamiento de los líderes independentistas Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, y Jordi Sànchez, expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y actual diputado de JxCat.

La manifestación, que ha arrancado a las 12:45 horas en plaza España y ha terminado en la Avenida del Paralelo, ha reunido a una amplia representación de instituciones, partidos políticos y entidades de diversa índole, con el presidente del Parlament, Roger Torrent y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como máximas autoridades en la cabecera de la marcha. Además, una amplia representación de las formaciones independentistas de Junts per Catalunya, el PDeCAT, ERC, y la CUP han secundado la manifestación, al igual que Catalunya en Comú-Podem. Entre otros, han asistido Elsa Artadi y Eduard Pujol (JxC), Marta Pascal (PDeCAT), Marta Vilalta (ERC) y Xavier Domènech, quienes en declaraciones a los medios ha coincidido en destacar la transversalidad de la manifestación de hoy contra la “regresión” de los derechos y libertades y la “deriva autoritaria” del Estado.

Torrent ha apelado a la unidad de los demócratas con un “frente transversal y plural” ante la “agresión” a los derechos y libertades y la “amenaza a los pilares fundamentales” , más allá de proyectos políticos y de ideologías, porque, según ha dicho, nadie puede permanecer “impasible” ante esta situación.

Junto a instituciones y partidos, han asistido también representantes de las entidades soberanistas Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, y los líderes de los sindicatos CCOO y UGT en Cataluña, Javier Pacheco y Camil Ros. La plataforma “Espai Democràcia i Convivència” está integrada por diversas entidades, asociaciones y sindicatos, entre ellos CCOO y UGT, que consideran que “los problemas políticos deben tener una respuesta política y no represiva” y piden a las instituciones catalanas, españolas y europeas que busquen espacios para el diálogo y la negociación política”.

En el texto que la plataforma ha leído al término de la manifestación, en el parque de las Tres Chimeneas, también se ha llamado al “diálogo”, se ha urgido a formar un Govern que “recupere” las instituciones catalanas y se ha criticado la “utilización abusiva y desproporcionada” del código penal y de la figura de la prisión preventiva. De entre todos los mensajes, hay que destacar este en el que últimamente insiste en el independentismo y que los presentadores del acto han recordado desde el escenario: “Por mucho que nos presenten como violentos, sediciosos e incluso terroristas, hoy hemos demostrado que apostamos por el diálogo y la convivencia”.

Para cerrar el acto ha intervenido, entre otros, la pareja de Jordi Cuixart, Txell Bonet, que ha leído unas palabras del presidente de Òmnium en las que ha resaltado “la capacidad del pueblo catalán de unirse en momentos de injusticia, por la deriva autoritaria de un estado que utiliza la prisión provisional de una manera injustificada”. Por su parte, Oriol Sànchez, hijo de Jordi Sànchez, ha leído también una carta de su padre que agradecía la asistencia de los presentes y concluía con la afirmación de que “un Estado autoritario nunca podrá gobernar a un pueblo libre”.

En cualquier caso, la petición de excarcelación de los ‘dos Jordis’ se ha extendido durante la manifestación y en el acto final al resto de presos soberanistas encarcelados en distintas prisiones: Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Turull, Carme Forcadell, Dolors Bassa, Raül Romeva y Josep Rull

Precisamente este lunes el magistrado Llarena, encargado del caso abierto en el Supremo por el “procès” hacia la Declaración Unilateral de Independencia, ha citado a las 10 de la mañana a Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart para comunicarles su procesamiento. Lo hará pocos días después de negar el permiso a Sànchez para acudir al debate de investidura que iba a celebrarse el viernes. Y casi un mes después de que dictara, el pasado 23 de marzo, los autos de procesamiento contra 25 líderes independentistas por su participación en el denominado “procés” para la independencia de Cataluña.

En total, el juez ha procesado a 13 personas por rebelión. Además del ex presidente, el ex vicepresidente y el ex consejero Forn, también ha incluido a otros seis ex consejeros -Jordi Turull, Raül Romeva, Antoni Comín, Dolors Bassa, Clara Ponsatí y Josep Rull-, a la ex presidenta del Parlamento catalán (Carme Forcadell), a la secretaria general de ERC (Marta Rovira) y a los dirigentes de las asociaciones ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente. Los únicos investigados a los que no ha procesado el juez Llarena han sido el ex presidente catalán Artur Mas -antecesor de Puigdemont-, la ex presidenta de la AMI (Neus Lloveras) y la coordinadora del PDeCatJxCat, Marta Pascal.

Citación de los encausados y apertura de la fase indagatoria

Llarena tiene que comunicar ahora los autos a los imputados, con lo que dará comienzo la llamada fase indagatoria en un sumario ordinario. En esta fase, lo primero es dar oportunidad a los encausados de manifestarse ante el magistrado acerca de sus autos de procesamiento. Por eso, los 25 procesados en este caso por Llarena van a ir compareciendo ante el magistrado en los próximos días. Además de los citados para este lunes, el día 17 han sido convocados los ex consellers Forn, Rull y Romeva. El 18 irán al Supremo los exconsellers Turull y Bassa, además de Focardell. El resto de los procesados irán siendo citados en próximas providencias que fijarán día y hora para que comparezcan ante el juez.

El juez deja claro en su auto de procesamiento que los hechos investigados son producto de “un concierto entre partidos políticos y entidades soberanistas para llevar a cabo la ejecución de un plan predeterminado con el objetivo de declarar la independencia de Cataluña”. Ese plan arrancó hace seis años, el 19 de diciembre de 2012, cuando Artur Mas firmó con Oriol Junqueras un acuerdo para la transición nacional de Cataluña. Casi dos años después, en septiembre de 2014, el expresidente Mas presentó el llamado Libro Blanco de la Transición Nacional de Cataluña. Pero fue en marzo de 2015 cuando se amplió el concierto independentista “de actuación ilegal” a las Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios para la Independencia (AMI).

Al margen de las actuaciones que aceleraron el proceso hacia la declaración unilateral de independencia y que el juez detalla en su auto –el pleno parlamentario del 6 de septiembre, los registros y el asedio a la consejería de Economía del 20-S y el referéndum ilegal del 1-O-  Llarena avisa de que la estrategia secesionista puede continuar “latente”. Su tesis es que lo que se está produciendo ahora es “un relevo de sus protagonistas”, atendiendo a las pautas a seguir que marcó el citado Libro Blanco, y ese es uno de los motivos por los que ha rechazado reiteradamente las peticiones de excarcelación que le han presentado y la solicitud de autorización de Sànchez para asistir a su investidura. El magistrado considera que si el expresidente de la ANC fuera elegido presidente de la Generalitat retomaría el ‘procés’ en el punto en el que quedó interrumpido por la aplicación del artículo 155.

La conclusión del juez es que el procés ha sido un “ataque al Estado constitucional sin parangón en ninguna democracia de nuestro entorno”. Es más, destaca cómo los investigados gestaron un “diseño criminal” y aprovecharon “las facultades políticas y de Gobierno que la propia Constitución otorga para la garantía de los derechos de todos los ciudadanos”.