El nuevo juicio a Pablo Ibar empezará el próximo 22 de agosto

La Fiscalía ya anunció su intención de pedir la pena de muerte para el español acusado de tres asesinatos en 1994

El nuevo juicio al que será sometido el español Pablo Ibar acusado de tres asesinatos cometidos en Florida en 1994, comenzará el próximo 22 de agosto en un tribunal del condado de Broward, en el sureste del estado, anunció este viernes la defensa del acusado.

La fecha fue acordada por la jueza, Lisa Porter, con los abogados de la defensa y con la fiscalía, aunque la magistrada indicó que deja su cargo el próximo 30 de junio, por lo que el caso pasará a manos de otro juez, probablemente Dennis Bailey.

El nuevo juicio comenzará el 22 de agosto y la Fiscalía ya anunció su intención de pedir la pena de muerte para Ibar, quien pasó 15 años en el corredor de la muerte.

Estaba previsto que el juicio comenzara el pasado 5 de marzo, pero la defensa se vio obligada a solicitar a Porter que se aplazara al mes de agosto, debido a la salida del caso de uno de los letrados por “graves problemas de salud”. La jueza fijó la próxima conferencia de seguimiento para el día 1 de junio.

La Asociación contra la Pena de Muerte de Ibar confía en que la fecha del 22 de agosto sea la definitiva para el comienzo del juicio contra el acusado, quien lleva 23 años preso, de los cuales pasó más de 15 en el corredor de la muerte tras ser condenado en 2000 a la pena capital, una condena anulada en 2016.

El juicio comenzará con la última fase de selección del jurado, aunque antes de esa fecha se realizarán probablemente varias reuniones para abordar asuntos tan vitales como la forma de elección del jurado de 12 miembros.

En febrero de 2016 el Supremo de Florida anuló la condena a muerte al considerar que las pruebas existentes sobre la implicación de Ibar en los asesinatos de tres personas, el dueño de un local nocturno y dos modelos, eran “escasas” y “débiles”.

En un documento de 27 páginas el Supremo se pronunció en contra de la condena a muerte y expuso los argumentos de la defensa, principalmente la “ausencia de pruebas físicas que conecten a Ibar con el triple asesinato”.