Bayern de Múnich-Real Madrid y Liverpool-Roma, semifinales de la Liga de Campeones

Los blancos y los alemanes vuelven a verse las caras por enésima vez en un cruce cuya vuelta será en el Santiago Bernabéu

La historia ha vuelto a cruzar al Bayern en el camino del Real Madrid por enésima vez. A los de Zinedine Zidane les ha tocado quizás el rival más duro en semifinales de la Liga de Campeones, aunque la realidad ha demostrado a lo largo de estos años que a partir de cuartos de final se pueden dar todo tipo de resultados. Los partidos de vuelta de los cuartos son de hecho un aviso a navegantes de lo cruel que puede ser una competición que no respeta a nadie. El Bayern, único equipo europeo que aspira al triplete, era el equipo a evitar, ¿pero acaso alguien quería al Madrid? La otra semifinal enfrentará a Liverpool y Roma, dos equipos que nadie esperaba a estas alturas y que no tienen absolutamente nada que perder.

Hubo un tiempo en el que el Madrid iba con miedo a Alemania, en el que cada choque era un suplicio. Pero todo eso cambió, a pesar haber cosechado por entonces algún éxito en tierras bávaras, en 2014, en aquella eliminatoria en la que los blancos, con Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo en plan estelar, arrollaron al Bayern de Pep Guardiola, al que ganaron 0-4 en la vuelta de las semifinales. Luego llegaría Lisboa y la décima Copa de Europa del Madrid. Ese partido en Múnich fue un punto de inflexión, fue el del principio de una era en la que los de Chamartín han ganado tres títulos europeos en cuatro años. Y quieren más.

El año pasado, los blancos eliminaron a los alemanes en cuartos de final, tras vencer 1-2 en el Allianz Arena y ganar 4-2 en el Bernabéu, prórroga incluida, después de que los bávaros lograsen igualar la eliminatoria. Se espera, aunque no igual, un cruce parecido entre dos conjuntos que apuestan por el fútbol de ataque y que sufren cuando no tienen el balón. Al igual que la temporada pasada, la ida será en el Allianz Arena (el 25 de abril) y la vuelta en el Bernabéu (el 1 de mayo).

La última vez que el Bayern eliminó al Madrid fue en 2012, en una de las tandas de penaltis más desastrosas en la historia del club blanco en la que fallaron Kaká y Cristiano…y Ramos mandó un balón a la luna.

Pero la historia se reinicia cada vez que los dos conjuntos se enfrentan y en esta ocasión no será diferente. El Bayern llegará a la eliminatoria con el título liguero en el bolsillo, por lo que podrá dar total prioridad a los dos partidos, al igual que los blancos, que prácticamente no se juegan nada en el campeonato doméstico, con la plaza de Champions asegurada y sin poder aspirar a una meta mayor.

Los de Zidane tendrán enfrente a un equipo muy ordenado que ha crecido con la llegada de Jupp Heynckes al banquillo, que dejará (esta vez sí, de forma definitiva, al final de temporada). Además, para añadir morbo, cabe resaltar la vuelta de James a la que fue su casa hasta el año pasado. Él, más que nadie, querrá demostrar a Zidane que se equivocó. También volverá otro ex, el incansable Robben.

El que no estará será a Neuer, protagonista en las tres últimas eliminatorias entre ambos conjuntos. Una lesión interminable ha hecho que Ulreich sea el encargado, con acierto, de defender la portería alemana. Jugadores experimentados como Boateng, Hummels, Javi Martínez, Ribery y Müller podrían estar en un once inicial al que acompañarán los ya citados James y Robben. A ellos se añaden la fiabilidad de Rafinha y el instinto goleador de Lewandowski, una pesadilla blanca cuyo futuro podría estar en el Bernabéu. Tampoco hay que olvidarse de Alaba y de Vidal, que no jugaron ante el Sevilla por lesión.

Enfrente estará un Madrid con la moral por la nubes tras eliminar a la Juventus con un penalti que ya es historia del fútbol, pero que no debe ocultar que los de Zidane están en semifinales tras eliminar también al PSG. Y es que, ya nadie se acuerda de que hace unos pocos meses todos daban por muerto al campeón de Europa, al que sobe todo un Cristiano resucitado ha llevado en volandas hasta ahora.

La otra eliminatoria la jugarán el Liverpool y la Roma. Los ingleses son favoritos, aunque la sorprendente eliminación del Barça a manos de los italianos ha dado alas al conjunto de Di Francesco, que no tiene nada que perder. Tampoco tiene nada que envidiarle nada en ese sentido el conjunto ‘red’, que se cargó al Manchester City, uno de los favoritos, contra todo pronóstico.

Jürgen Klopp ha ido dotando al conjunto inglés de personalidad y aspira a conquistar su sexta Copa de Europa. Para ello cuenta con un tridente que mete miedo en cualquier campo del mundo; Firmino, Salah y Mané, que llevan entre los tres 23 goles en esta competición y que han demostrado que no echan de menos la salida de Coutinho con destino Barcelona en el mercado de invierno.

Por su parte, el conjunto italiano intentará aprovechar el impulso de haber eliminado al Barça para seguir soñando, con Dzeko como referente, para vengarse de la recordada final de 1984 en la que cayeron ante los ingleses en la tanda de penaltis en el Olímpico de la Ciudad Eterna. Nadie en la capital de italiana ha olvidado ese doloroso encuentro.

La ida será en Anfield el 24 de abril y la vuelta será en el Olímpico el 2 de mayo. En el horizonte, la esperada final, que se disputará el 26 de mayo en Kiev (Ucrania).

RELACIONADO