Torrent propone de nuevo a Jordi Sànchez como candidato a presidente catalán

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha propuesto hoy de nuevo al número dos de JxCat, Jordi Sànchez, como candidato a presidente de la Generalitat, al constatar que es quien tiene más apoyos y que goza de “los derechos políticos plenamente vigentes” pese a estar en prisión.

Torrent ha anunciado, a través de Twitter, su cuarta propuesta de candidato a la presidencia, la segunda con el nombre de Sànchez, tras culminar hoy la ronda de contactos telefónica con los grupos del Parlament que inició ayer.

El presidente del Parlament no ha fijado aún la fecha para el pleno de investidura, pero no descarta que pueda celebrarse la próxima semana.

En un mensaje en Twitter, Torrent ha indicado que una vez terminada la ronda de consultas propone a Jordi Sànchez porque es “el que aúna más apoyos y tiene todos los derechos políticos plenamente vigentes”.

A la espera de la fecha del pleno, este tendrá lugar si el Tribunal Supremo autoriza a Jordi Sànchez su salida de prisión para acudir al Parlament, algo que no permitió cuando fue designado candidato la primera vez.

En esta ocasión, Sànchez podrá alegar ante el Supremo la admisión a trámite de su demanda ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, que aún no se ha pronunciado sobre el fondo de la cuestión, pero que sí pidió a España que se garanticen los “derechos políticos” del demandante.

Antes de que Torrent anunciara formalmente su candidatura, Sànchez ha afirmado en un tuit que “se acerca la hora de la negociación” con Madrid y que esta negociación deberá ser “de igual a igual”.

El exlíder de la ANC, que en su momento ya fue el “plan B” tras la fallida investidura de Carles Puigdemont, cuenta con el apoyo del expresidente catalán y el grupo que lidera, JxCat, así como de ERC, pero la CUP en cambio mantiene la abstención de sus cuatro parlamentarios, lo que frustra la mayoría absoluta.

Como Puigdemont ha descartado renunciar a su escaño, sería necesario que su voto fuera delegado junto con el del exconseller de ERC Antoni Comín, que sigue en Bélgica y tampoco ha dejado el acta, para que Sànchez pudiera resultar elegido en segunda vuelta, por mayoría simple, con la abstención de la CUP.

Desde Berlín, Puigdemont ha exigido al Estado que deje de “interferir” en el Parlament y ha pedido que respete los “derechos” que, a su juicio, tiene Jordi Sànchez para ser presidente catalán, a tenor de lo que interpreta del escrito del Comité de Derechos Humanos de la ONU.

Ciudadanos, PSC-Units, Catalunya En Comú-Podem y PPC han anunciado que votarán en contra de Sànchez en el pleno de investidura, si es que se llega a celebrar.

Desde que llegó al cargo de presidente del Parlament el pasado 17 de enero, Torrent ya ha propuesto cuatro candidaturas a investidura, tres de las cuales han resultado fallidas: Carles Puigdemont, Jordi Turull y la primera de Jordi Sànchez.