Copa Davis

España se aferra a Nadal para volver a las semifinales de la Davis seis años después

Bruguera: "Rafa está muy fuerte, sano"

España intentará volver a pisar las semifinales de la Copa Davis seis años después de hacerlo por última vez batiendo este fin de semana en los cuartos de final a una peligrosa Alemania y con el refuerzo de contar con el número uno del mundo, Rafa Nadal, además de la condición de local y una tierra batida en la que suele mostrarse imbatible.

Sin lugar a dudas, el cruce que acogerá la Plaza de Toros de Valencia está marcado por el retorno del tenista balear a la competición por equipos, en lo que será su vuelta a la acción más de dos meses después de tener que retirarse ante el croata Marin Cilic en los cuartos de final del Abierto de Australia y como líder de un equipo que no se planta en la penúltima ronda desde que lo hiciese en 2012 cuando, sin contar todo ese año con el actual número uno, alcanzó la final perdida ante la República Checa.

Desde entonces, los problemas en el psoas ilíaco del jugador de Manacor le han tenido fuera de las pistas, pero su mejoría física le ha impulsado a decir ‘sí’ a la llamada del capitán Sergi Bruguera, que contará con todo un seguro para intentar sacar adelante una eliminatoria que se presenta compleja por la calidad del oponente.

España querrá hacer valer su poderío como local ante una Alemania liderada por un Alexander Zverev, número cuatro del mundo y ganador en tierra batida de torneos de nivel como el Masters 1.000 de Roma o en Múnich el año pasado, aunque tendrá que afrontar la siempre dura transición de pista dura a tierra.

El de Hamburgo es la principal baza de un equipo que completan el competitivo Philipp Kohlschreiber y un doble (Struff-Puetz) que no desentona para buscar poner fin a la imbatibilidad española ante su afición que ya se alarga a 26 eliminatorias desde la derrota en Lleida en 1999 ante Gustavo Kuerten, a dos del récord de Italia.

Para impedirlo, el equipo vuelve a contar con un Nadal que volverá a jugar la Davis después de un 2017 sin participar y tras hacerlo por última vez ante la India en septiembre de 2016, aunque sólo para participar en el doble. De este modo, hay que remontarse a un año antes, en 2015 y ante Dinamarca, para ver su último partido en individual y la que fue su vigesimosegunda victoria en esta modalidad, en la que está imbatido precisamente desde que debutase en el torneo en 2004, con 17 años, ante Jiri Novak.

“Rafa está muy fuerte, sano”, admitió un Bruguera que afrontará su segunda eliminatoria en el banquillo español, después de sufrir más de lo esperado en su estreno en Marbella (Málaga) ante una Gran Bretaña sin sus dos mejores jugadores (Andy Murray y Kyle Edmund).

Ahora, con el número uno del mundo intentará que el viernes sea más plácido para llegar bien colocado para el doble del domingo. El de Manacor jugará el segundo partido ante Philipp Kohlschreiber, al que domina 14-1, en busca de sumar un hipotético 2-0 que sería un gran botín para el resto del fin de semana.

Sin embargo, este dependerá de lo que pueda hacer David Ferrer, ‘sorpresa’ de Sergi Bruguera para el viernes. El capitán tiró de la experiencia del alicantino para abrir ante el número uno visitante, Alexander Zverev, que le ganó la semana pasada en Miami, en detrimento del mejor ranking de Roberto Bautista, además de la baja de última hora de Pablo Carreño.

Sin el asturiano, que formó su primera pareja ante los británicos junto a Feliciano López, el capitán decidió llamar de urgencia al experto Marc López, que jugará con el toledano para intentar evitar apuros para un domingo marcado por el duelo de altos vuelos entre Nadal y Zverev.