Puigdemont a la justicia alemana para que le deje libre: ‘Por supuesto que no me escaparé’

Carles Puigdemont no solo confía en que la justicia alemana acabe alineándose con su tesis de que es víctima de una persecución política sino que, además, cree que tiene posibilidades de que le deje libre mientras decide si lo entrega o no a España, pese a sus antecedentes como el prófugo más célebre de la reciente historia española. “Si la justicia alemana me dice que puedo salir de la cárcel, pero tengo que quedarme en el país, me quedaré. Por supuesto que no me escaparé”, ha dicho en una entrevista con un medio local. Hay que tener en cuenta que el análisis de la euroorden emitida por el juez español Pablo Llarena puede llevar un tiempo pero no así la decisión sobre si el expresidente catalán sigue en prisión o se le imponen otras medidas cautelares, que podría producirse de forma inminente.

“No podemos comprometernos a concretar ninguna fecha. Es un análisis meticuloso, que llevará unos cuantos días”, ha apuntado la portavoz de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, la jueza Frauke Holmer, quien ha explicado que en ese proceso de decisión hay dos fases, una primera en la que deberá decidirse si se mantiene a Puigdemont en prisión o se cambian las medidas cautelares, a lo que seguirá el análisis propiamente dicho de la petición de extradición. A este respecto, la Fiscalía del “land” respaldó el martes en todos sus puntos la petición de entrega a España del expresidente por los cargos de rebelión y de malversación de fondos públicos, además de solicitar que siga en la cárcel por considerar que hay riesgo de fuga.

Puigdemont, por su parte, se ha comprometido a no emprender una nueva huida en una entrevista con dos diputados de Die Linke que le visitaron el domingo en la prisión de Neumünster, Zaklin Nastic y Diether Dehm, que fue difundida el martes en weltnetzTV. Die Linke, ‘La Izquierda’ en español, es uno de los partidos más presentables del paquete de aliados que ha encontrado el político catalán en Alemania, en el que conviven liberales, verdes y la derecha euroescéptica y xenófoba de la AfD, así como sus escisiones.

En la entrevista, Puigdemont defiende en inglés ser un progresista y estar contra la violencia y contra cualquier tipo de discriminación y explica a los diputados el caso del expresidente de la Generalitat Lluís Companys, además de criticar la ausencia de separación de poderes en España.

Las declaraciones del expresident están vinculadas al hecho de que esté buscando residencia en Alemania, tal y como anunció su abogado español, Jaume Alonso Cuevillas. El letrado comenta que la decisión de la Fiscalía alemana de solicitar su extradición a España “era la esperada”, y para quitarle hierro alega que “habría sido verdaderamente excepcional que la Fiscalía no admitiera ni a trámite la petición”. En todo caso, Cuevillas señala que el próximo paso es iniciar el proceso judicial “donde ya podremos hacer alegaciones”, recuerda, y que están trabajando para que Puigdemont tenga “residencia conocida” en Alemania.

Puigdemont defiende en la entrevista que ha sido elegido por el pueblo catalán y que está llevando a cabo el programa electoral por el que se le votó: “Hago mi trabajo, no es un crimen”, y ha defendido que no hay ni una sola prueba de que se haya gastado dinero público en la convocatoria del referéndum soberanista del 1 de octubre. En este sentido, comenta que “no me estoy defendiendo a mí mismo, sino que represento a una institución muy antigua”. En el audio también deja claro que su viaje por carretera desde Finlandia tenía como objetivo “volver a Bélgica” y entregarse a “la justicia belga” después de que el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, activara la euroorden de detención contra él y el resto de dirigentes independentistas huidos al extranjero. Puigdemont también opina sobre las protestas de los soberanistas posteriores a su encarcelamiento: “Estoy muy orgulloso de la reacción del pueblo de Cataluña, es muy democrática”.

Junto a las declaraciones a weltnetzTV, Puigdemont ha transmitido mensajes similares al vicepresidente primer del Parlament, Josep Costa, que le ha visitado este miércoles en prisión. Según Costa, que milita en Junts per Catalunya, el expresidente de la Generalitat catalana confía en que la justicia alemana entenderá que se le quiere enjuiciar en España por una “causa política”. “El presidente Puigdemont no renunciará ni dará un paso atrás”, ha asegurado a la salida de la cárcel de Neumünster tras una reunión de unas dos horas en la que le ha visto “muy entero y determinado” a seguir con su “lucha política”. Costa se ha reafirmado en que Puigdemont es, según su partido, el “presidente legítimo electo por los catalanes”. Si no puede ejercer ese cargo es, a su juicio, “por la inadmisible injerencia” de la Justicia del Estado español.

En cambio, el vicepresidente de la Cámara autonómica no ha querido pronunciarse sobre las acciones de protesta convocadas por los Comités de Defensa de la República (CDR). Preguntado por si Puigdemont las respalda o si considera que pueden perjudicar a su defensa en Alemania, se ha limitado a responder que no habían hablado de eso. Eso sí, ha añadido que “el presidente Puigdemont anima a todos los catalanes a participar en la gran manifestación del próximo día 15″. Está previsto que esa manifestación se celebre en Barcelona para reclamar, entre otras cosas, la liberación de los políticos independentistas en prisión preventiva.  La convocatoria parte de los sindicatos CC.OO. y UGT de Catalunya y las asociaciones Òmnium Cultural y la ANC.

La visita de Costa ha precedido a la realizada también este miércoles por la esposa del político encarcelado, Marcela Topor, quien ha acudido al recinto penitenciario acompañada del empresario catalán Josep Maria Matamala, uno de los acompañantes de Puigdemont en su huida a Bruselas y en su posterior viaje a Finlandia. De hecho, Matamala iba con él en el coche cuando fue interceptado en Alemania.