El acta que mostró Cifuentes como prueba de su máster tiene dos firmas falsificadas

El TFM de la presidenta madrileña fue fabricado tan solo unas horas después de que estallara el escándalo

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ha metido en una calle sin salida. Y es que, cada vez se acumulan más las pruebas que demostrarían que obtuvo su ya famoso máster de forma fraudulenta o, al menos, con muy poca ética.

‘El Confidencial’ publica este miércoles que el documento que utilizó la presidenta regional para tratar de demostrar que completó el máster en la Universidad Rey Juan Carlos en 2012 se improvisó el 21 de marzo, el mismo día en el que ‘eldiario.es’ destapó el escándalo. Pero ahí no acabaría la cosa. En la supuesta acta de presentación del trabajo de fin de máster (TFM) figuran tres firmas de profesoras, pero dos de ellas habrían sido falsificadas. La información es fiable, pues viene directamente del Instituto de Derecho Público (IDP) de la universidad, el organismo del que depende la titulación.

El catedrático responsable del máster, Enrique Álvarez Conde, reunió este martes a las profesoras en el despacho de un abogado para tratar de pactar una versión común ante la investigación interna abierta por la universidad, según la información del diario online.

“Aquí tengo un acta del trabajo de fin de máster”, aseguró Cifuentes en un vídeo difundido a través de las redes sociales a última hora de ese 21 de marzo. “Un acta que está firmada por las tres miembros del tribunal calificador, con la fecha de la evaluación, que fue el 2 de julio de 2012, y la calificación del trabajo que, por cierto, saqué un notable”, dijo la presidenta regional, tras estar escondida durante todo el día. Lo que no especificó, claro está, es que dos de esas tres firmas habían sido falsificadas.

El documento estaba firmado por Alicia López de los Mozos (presidenta), Clara Souto (vocal) y Cecilia Rosado (secretaria). Sin embargo, las dos primeras nunca estamparon su firma en el acta y la firma de Rosado se está investigando.

‘El Confidencial’ ha tenido acceso a las firmas originales de López de los Mozos y Souto y no concuerdan con las que les atribuye el documento.

El TFM no aparece

Por si fuese poco, Álvarez Conde está intentando argumentar que la universidad no tiene el TFM, que Cifuentes tampoco encuentra, porque se destruyó a los cuatro años de su supuesta presentación, en 2016.

Según fuentes de la Rey Juan Carlos, fue precisamente Álvarez Conde quien proporcionó el supuesto acta al rectorado para tapar el escándalo y después el rectorado se lo envió a Cifuentes. Un portavoz del Gobierno autonómico ha asegurado a ‘El Confidencial’ que “la presidenta madrileña solo se limitó a mostrar los documentos que le facilitó la universidad.

RELACIONADO