El Real Madrid sentencia a la Juve en una nueva exhibición de Cristiano (0-3)

El Real Madrid selló ayer de forma virtual su presencia para las semifinales de la Liga de Campeones después de golear a domicilio a la Juventus (0-3) en una nueva exhibición de Cristiano Ronaldo, quien abrió el camino de la victoria para su equipo a los tres minutos y en el ecuador del segundo período marcó un gol de chilena para la historia que mereció la ovación del público local.

Zidane eligió el once de la final de Cardiff. El equipo madridista no había perdido ninguno de los cinco partidos que había disputado con esa alineación, con la que había cosechado tres victorias y dos empates.

En ella estaba Isco, por quien el técnico galo había sido preguntado en rueda de prensa hasta la saciedad una y otra vez después de la buena actuación del malagueño en la goleada de España ante Argentina. Zidane, que en su día dijo que “si estaban bien los tres de la BBC jugarían los tres” optó por dejar a Bale en el banco. No es la primera vez. Parece que el Madrid no vería con malos ojos su venta, aunque el galés no quiere marcharse. Se presume culebrón.

La Juve se aferraba a las estadísticas. Por un lado, no había encajado goles en 21 de sus últimos 25 compromisos. Por otra parte, había perdido la final de la Champions del pasado año, pero en las cuatro últimas eliminatorias a doble partido había eliminado al Real Madrid.

Sus estudios numéricos se hicieron trizas a los tres minutos. La laguna que dejó en el carril derecho y que aprovechó Marcelo para dejar solo a Isco en la parte izquierda del ataque madridista facilitó las cosas. El de Arroyo de la Miel centró y Cristiano Ronaldo abrió el camino para las semifinales con un remate cruzado con el exterior de su pie derecho. Era el decimotercer gol en la presente Champions de un jugador que encadena ya nueve partidos marcando con su equipo y que ha anotado en todos los partidos de la máxima competición continental.

El Real Madrid supo contener a la Juve en los siguientes minutos. Varios balones aéreos no se concretaron en oportunidades claras. Con una presión adelantada, lograba mantener a los turineses lejos del área de Keylor, que sí se convirtió en protagonista en el ecuador del primer parcial gracias a sus reflejos, con los que salvó un remate a bocajarro de Higuaín. Era la primera ocasión clara de los de Allegri.

Tras un tiro demasiado cruzado de Di Sciglio, Kroos estrelló un remate en el larguero que podría haber dejado la eliminatoria casi sentenciada. Restaban diez minutos para el descanso y la cosa se animaba. Hubo tiempo para más cosas. Varane despejó un balón comprometido en área madridista y antes del pitido que ordenó del descanso hubo espacio para la polémica, cuando el esférico golpeó en el minuto 44 en el brazo izquierdo de Casemiro. Acción involuntaria del brasileño. Pero el brazo no estaba recogido. Interpretativa y polémica, por tanto. Incluso puede discutirse si estaba dentro o fuera del área.

El colegiado no decretó penalti, ni se dejó engañar por el ‘piscinazo’ de Dybala, que un minuto después intentó aprovechar la tesitura tirándose descaradamente simulando ser objeto de una zancadilla. Al argentino le dio vergüenza protestar la amarilla con la que fue sancionado.

El gol soñado de Cristiano

La Juve reaccionó en la segunda parte, pero pronto Cristiano Ronaldo aumentaría su protagonismo. Hasta convertirse en protagonista absoluto. Rozó el doblete con un tiro cruzado que salió fuera por poco. A continuación, rechazó un libre directo ejecutado por Dybala que a punto estuvo de convertirse en autogol sorprendiendo a Keylor.

Y a los 65 minutos, logró el gol soñado. El gol por el que ha suspirado a lo largo de su carrera, el que faltaba en su curriculum. Es cierto que había marcado uno similar con Portugal a Islas Feroe que él dio por bueno, pero aquel fue en realidad de media tijera o tijereta. No de chilena, como el de anoche. El gol, además de por su plasticidad, pasará a la historia por su importancia, en unos cuartos de la Champions. Y por la ovación con la que el público bianconero reconoció la acción del delantero luso.

Con dos goles de renta, la eliminatoria parecía sellada, pero cuando un minuto después, Dybala se borró con una patada al pecho de Carvajal que le costó la segunda amarilla y la consiguiente expulsión, la clasificación de los de Zidane para ‘semis’ parecía ya un hecho.

Marcelo, tras una pared con Cristiano Ronaldo, se sumó a la fiesta madridista certificando el 0-3 e incluso Kovacic, con un disparo al larguero en el minuto 87, pudo hacer todavía más llamativa una nueva página brillante del Real Madrid en su competición favorita. La suya y la de Cristiano que mantiene su idilio con la Champions y continúa haciendo historia de la mano del conjunto madridista.

JUVENTUS, 0 – 3 REAL MADRID (0-1, al descanso)

JUVENTUS FC: Buffon; De Sciglio, Barzagli, Chiellini, Asamoah (Mandzukic, min.69); Khedira (Cuadrado, min.75), Bentancur, Alex Sandro, Douglas Costa; Dybala e Higuaín.

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo; Modric (Kovacic, min.82), Casemiro, Kroos, Isco (Asensio, min.75); Cristiano y Benzema (Lucas Vázquez, min.59).

GOLES: 0 – 1, min.3, Cristiano Ronaldo. 0 – 2, min.65, Cristiano Ronaldo. 0 – 3, min.71, Marcelo.

ÁRBITRO: Cuneyt Cakir (TUR). Amonestó con tarjeta amarilla a Betancur (min.27) en la Juventus y a Sergio Ramos (min.55) y Lucas Vázquez (min.88) en el Real Madrid. Expulsó a Dybala en los locales por doble amonestación (min.45 y 66).

ESTADIO: Juventus Stadium.

RELACIONADO