Dos años de cárcel y expulsión a Marruecos para una joven yihadista detenida en Terrassa

La condenada, que publicó 230 fotos y vídeos yihadistas en internet, ha llegado a un acuerdo con la fiscal, que pedía cinco años de prisión

Una joven de 21 años ha admitido este martes en la Audiencia Nacional que, tras radicalizarse en el Estado Islámico, publicó 230 fotos y vídeos yihadistas en redes sociales y ha aceptado 2 años de prisión y la expulsión a Marruecos tras llegar a un acuerdo de conformidad con la fiscal, que ha rebajado en 5 años su petición de pena. La yihadista fue detenida en abril de 2017 en Terrassa (Barcelona).

En un principio, la Fiscalía acusaba a Youssra G.A. de los delitos de auto adoctrinamiento y enaltecimiento yihadista y pedía para ella 7 años de cárcel, si bien ahora le ha retirado la acusación por el segundo delito, siempre que ésta admitiese los hechos.

Youssra ha reconocido el escrito de acusación del ministerio público, en el que se expone que se sumergió desde 2014 “en un intenso proceso de radicalización religiosa” propiciado por el contacto con su expareja sentimental, Kayke L.R., arrestado en 2015 en Bulgaria en el marco de la operación Caronte, cuando se disponía a viajar a Siria.

De esta forma, ha aceptado la pena de 2 años y un día de cárcel (de los que ha cumplido ya en torno a un año desde que fue detenida en abril del pasado año) y la expulsión a Marruecos, su país de origen, con la condición de que no regrese a España en 5 años.

Youssrra G.A., que solo ha respondido “sí” y “no” a las preguntas de la fiscal María Antonia Sanz o de su abogado, ha admitido -como señala la Fiscalía en su escrito- que hizo pintadas en su celda con poemas sobre la yihad y que “realizó una intensa labor de publicación y difusión de dichos contenidos” a través de Youtube, Facebook e Instagram.

Según el escrito del ministerio público que la acusada ha reconocido, Youssra G.A. creó el canal Umm Noor, donde publicó hasta 13 vídeos con los llamados “nasheed”, herramientas propagandísticas del Estado Islámico que consisten en canciones pegadizas con efectos de sonido como disparos o ruido de sables o pisadas de caballos, en los que se intenta convencer de que el camino a seguir es el de la “yihad” o guerra santa.

En Facebook tenía dos perfiles, uno de ellos llamado “Umm Layth” o “madre del león”, en los que publicó 13 elementos relacionados con la doctrina yihadista con imágenes representando como idílica la vida de los muyahidines y la pretendida fraternidad existente entre grupos de mujeres musulmanas tapadas con el burka.

Hasta 213 publicaciones, 203 de contenido yihadista, hizo en Instagram, incluyendo algunas de ellas vestida con el “niqab” (velo que cubre toda la cara de las mujeres, excepto los ojos), en las que sostiene una rosa y recuerda, según la fiscal, a su experiencia vivida con su expareja detenido en Caronte.

Además, este martes han declarado como testigos en el juicio -que ha quedado visto para sentencia- los policías que investigaron a la acusada y han ratificado los informes en los que se constataba el contenido yihadista de las publicaciones que realizó en redes sociales.