Trump propuso a Putin una reunión en la Casa Blanca antes del ‘caso Skripal’

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha propuesto al líder ruso, Vladímir Putin, en su última conversación telefónica reunirse en la Casa Blanca, según informó este lunes Yuri Ushakov, asesor del jefe del Kremlin. "Cuando nuestros presidentes hablaron (por teléfono), Trump propuso (a Putin) reunirse por vez primera en Washington, en la Casa Blanca", dijo Ushakov a la prensa.

El Kremlin expresó este lunes su confianza en que Washington no retire la propuesta planteada en una conversación que tuvo lugar el pasado 20 de marzo, es decir, antes de la reciente expulsión de diplomáticos debido al “caso Skripal”.

Ushakov calificó de “interesante” y “positiva” la idea, aunque agregó a renglón seguido que ambos mandatarios no llegaron a hablar de fechas o plazos concretos.

De hecho, precisó que desde que tuvo lugar la conversación telefónica el Kremlin y la Casa Blanca no habían abordado ningún preparativo para un “posible encuentro”.

El diplomático admitió que dada la tensión provocada por la expulsión de diplomáticos y el cierre de consulados, “por supuesto, se hace difícil tratar la posibilidad de una cumbre”.

“Esperemos que la situación nos permita hacerlo. Como nosotros lo vemos, es algo importante y necesario para ambas partes y para toda la comunidad internacional”, señaló.

Recordó que Rusia se vio obligada a responder “simétricamente” después de que EEUU adoptara decisiones sobre la base de “acusaciones infundadas”, pero expresó su confianza en que Washington reconsidere su postura y se inicie “un diálogo constructivo”.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró a finales de marzo que Putin estaba dispuesto a reunirse con Trump, que le felicitó en su momento por la reelección en los comicios presidenciales del 18 de marzo.

Rusia respondió el jueves a EEUU con la expulsión de 60 diplomáticos estadounidenses y el cierre del consulado general en San Petersburgo en el marco del caso de Serguéi Skripal, el exespía ruso envenenado junto a su hija en el Reino Unido con un agente químico de fabricación rusa.