El Ibex cierra marzo cayendo un 2,43%, pese a ganar un 2,21% en la última semana

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este jueves con una subida del 0,48%, hasta alcanzar los 9.600,4 puntos, lo que ha permitido al selectivo concluir la semana con un repunte del 2,21%, aunque no ha logrado evitar que en el conjunto del mes del marzo se deje un 2,43%.

El parqué madrileño ha logrado recuperar los 9.600 puntos en la que será la última jornada bursátil de la semana, debido a que la Bolsa española permanecerá cerrada mañana por la festividad de Viernes Santo, y acumular así tres sesiones consecutivas en verde.

En concreto, las mayores subidas de la sesión a cierre de mercados las han registrado ArcelorMittal, que ha repuntado un 4,213%, e IAG, que ha subido un 3,114%. También han concluido con subidas superiores al 2% Colonial (+2,957%), Mediaset (+2,352%) y Melia Hoteles (2,224%).

Por el contrario, las caídas de este jueves han estado lideradas por Cellnex Telecom, cuyas acciones se han dejado un 1,632%, seguida por Gas Natural (-1,423%), Iberdrola (-1,191%), Acciona (-1,153%) y Endesa (0,941%).

Entre el resto de valores, Bankia se ha dejado un 0,790% e Inditex, un 0,235%. Por el contrario, han cerrado en positivo BBVA (+1,371%), Caixabank (+1,308%), Santander (+0,934%), Repsol (+0,769%) y Telefónica (+0,45%).

En el resto de Europa, se ha mantenido la tendencia alcista al cierre de mercados, ya que la Bolsa de Fráncfort concluía con una subida del 1,34%, mientras que París y Londres se revalorizaban un 0,72% y un 0,17%, respectivamente.

En los mercados de deuda, la prima de riesgo española se situaba en los 66,7 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,16%. Mientras, en los mercados de divisas, el euro se intercambiaba por 1,2286 dólares.

La subida de este jueves, junto con los repuntes del 0,99% del martes y del 0,86% del miércoles, ha permitido que el Ibex 35 cierre la semana con una subida del 2,21%, que contrasta con la caída del 3,76% que registró en la semana anterior.

El analista de XTB Jorge López ha señalado que el Ibex ha logrado cerrar en positivo la semana después de un inicio “bastante complicado”, donde el tono negativo de las sesiones anteriores se siguió prolongando en los mercados a nivel global “por la tensión política existente”, debido principalmente a una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Sin embargo, a mitad de semana se produjo un cambio a una tendencia positiva gracias a un PIB mejor de lo esperado, que reforzaba la idea inversora de seguir contemplando un buen escenario macroeconómico que haga fuerza a la hora de consolidar nuevas alzas en los mercados. Esto permite ser “optimista y despertar algo de positivismo de cara a las próximas jornadas”.

En el plano empresarial, López añade que ha sido una semana “atípica” por el poco movimiento al final de la misma, donde las festividades han sido claves para el poco volumen existente en el mercado, situación que no ha servido de excusa para conseguir un muy buen comportamiento del sector bancario o las utilities.

Por otro lado, este jueves también coincide con el cierre de mes bursátil, que se ha saldado con un descenso del 2,43%. Esta bajada se suma a la caída del 5,85% registrada en febrero y hacen que el Ibex 35 concluya el trimestre con un descenso del 4,42%, pese a haber repuntado un 4,06% en enero.

Respecto al conjunto del trimestre, López destaca que se ha ido de más a menos, ya que tras un “espectacular mes de enero”, el positivismo “se esfumó de un plumazo” nada más entrar en febrero, que experimentó volatilidades no vistas desde el verano de 2015, con las respectivas consecuencias bajistas de las mismas.

Marzo ha sido después el test crucial para las bolsas pues los índices, y principalmente los europeos, han sido sometidos a niveles de soporte claves que han logrado conservar, lo que ayuda a obtener “conclusiones positivas dentro de lo negativo del trimestre”.

Para la semana que viene, López espera que el Ibex siga respetando los 9.500 puntos, zona clave para seguir pensando de manera positiva y tener la oportunidad de comenzar el segundo trimestre del año con el objetivo puesto en los 10.000 enteros. De no ser así, el selectivo podría caer a los 9.200 puntos, lo que otorgaría una clara alternativa inversora de compra.