Los gritos racistas en el Rusia-Francia amenazan con empañar el Mundial

La FIFA ha abierto una investigación por insultos racistas a varios jugadores franceses y podría multar a la federación rusa a tres meses de su Mundial

La FIFA ha abierto este miércoles una investigación por posibles insultos racistas contra jugadores de la selección francesa durante la disputa del partido amistoso que enfrentó al combinado galo frente a Rusia en San Petersburgo. La sombra del racismo ha vuelto a amenazar con empañar el Mundial a tan solo tres meses de su inicio.

“La FIFA está recopilando los diferentes informes del partido y pruebas con respecto al incidente discriminatorio y racista informado en los medios”, afirmó el organismo que rige el fútbol mundial en un comunicado.

Un fotógrafo de la agencia Reuters, situado en el terreno de juego, escuchó gritos imitando monos dirigidos hacia jugadores negros de Francia en repetidas ocasiones, entre ellos los jugadores Paul Pogba y N’Golo Kanté.

Otro de los jugadores que fue víctima de la intolerancia por parte de los aficionados rusos fue el jugador del FC Barcelona, Ousmane Dembelé. Según informa el diario L’Equipe, el azulgrana fue increpado con gritos de mono cada vez que tocaba la pelota, especialmente en dos ocasiones cuando sacaba la pelota desde la banda.

La ministra francesa de Deportes, Laura Flessel-Colovic, opinó sobre el incidente en su cuenta de Twitter. “El racismo no tiene lugar en los campos de fútbol. Debemos actuar juntos a nivel europeo e internacional para frenar este comportamiento intolerable“, señaló.

Sucesivos episodios racistas en Rusia

Rusia se ha comprometido a tomar fuertes medidas contra el racismo ya que el país enfrenta varios precedentes antes de la Copa del Mundo de este año, que se disputará del 14 de junio al 15 de julio en 11 ciudades rusas, incluidas Moscú, San Petersburgo y Sochi.

El comportamiento racista y discriminatorio no es raro en la Premier League rusa. La UEFA abrió un procedimiento disciplinario contra el Zenit la pasada semana por cánticos racistas durante el partido de la Liga Europa ante el Red Bull Leipzig.

La UEFA ya ordenó al conjunto ruso a cerrar su estadio parcialmente después de que algunos aficionados exhibieran una pancarta elogiando al ex líder militar Ratko Mladic, un criminal de guerra convicto, durante la victoria local (2-1) sobre el Vardar, equipo macedonio que cayó en fase de grupos de esta edición de la Liga Europa.

En la temporada 2016-2017, según recordaron este miércoles los medios franceses, el campeonato ruso registró 89 casos vinculados con el racismo y la extrema derecha.

Ya el pasado agosto, el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial dijo temer que pueda haber actos racistas con ocasión del Mundial y pidió al Gobierno ruso tomar medidas para combatir el racismo en el deporte.