Independentistas cortan varias carreteras y rodean la estación de Sants en Barcelona

Los Comités de Defensa de la República (CDR) han rodeado este martes la Estación de Sants de Barcelona, pero no han podido tomar las vías y paralizar la circulación ferroviaria, y han cortado y bloqueado las principales carreteras de acceso a Cataluña por Tarragona, Lleida y Girona. Así, los manifestantes en la Estación de Sants de Barcelona se han disuelto sin incidentes ni forcejeos entre ellos y los agentes de los Mossos d'Esquadra desplegados.

Centenares de personas han ido confluyendo en la plaza Joan Peiró, frente a una de las fachadas de la Estación de Sants, donde los concentrados han coreado lemas como "Libertad presos políticos" o "Huelga general" y han exhibido un cartel con el mensaje "Se ha acabado el autonomismo, implementad la república".

Ante la presencia de agentes que protegían los accesos a la estación desde esa zona, los concentrados se han desplazado a la vecina plaza de los Países Catalanes, pero entonces los agentes se han apresurado a vigilar los accesos por ese punto.

 

El punto de mayor fricción se ha producido cuando han arrojado dos bolas de pintura amarilla a los agentes, desplegados asimismo en el interior de la estación, pero la tensión no ha ido a más.

Finalmente, los manifestantes se han reagrupado otra vez en la plaza Joan Peiró, donde han leído un manifiesto en apoyo a los encausados por la huelga general del pasado 8 de noviembre y "contra la violencia y represión del Estado español".

Tras la lectura del manifiesto, los organizadores de la concentración han anunciado a través de Twitter que la acción quedaba desconvocada y los manifestantes se han ido desmovilizando.

Cortes de carreteras

En cuanto a las protestas en las carreteras, los Mossos han desalojado a las 18:00 horas, tras apartarlos con las porras y los escudos y conducirlos al arcén, a unos 200 manifestantes concentrados desde esta mañana en la A-2, a su paso por Soses (Lleida), y han reabierto la vía en ambos sentidos de la marcha hacia las 19 horas, según el Servicio Catalán de Tráfico (SCT).

Asimismo, la carretera N-340, cortada en una acción de los CDR, también ha estado cortada buena parte de la tarde por un centenar de manifestantes en l'Ampolla (Tarragona) en ambos sentidos de la circulación, por lo que se han habilitado desvíos por la N-235, en sentido norte.

Luego, los participantes han cortado más de dos horas la autopista AP-7 en l'Ampolla, donde han iniciado una marcha lenta a pie en dirección a Barcelona, por lo que la circulación se ha desviado también por la N-235 y se han originado unos 2 kilómetros de retención en sentido Barcelona.

Por la mañana, uno de los puntos que más impacto ha tenido en el tráfico ha sido el corte desde primera hora de la mañana en la AP-7, en Figueres (Girona), que los Mossos d'Esquadra han podido despejar hacia las 14:15 horas tras desalojar uno a uno a los concentrados.

Los independentistas desalojados de la AP-7 se han dirigido entonces a la N-II, en Llers (Girona), que han mantenido bloqueada, aunque ha podido ser reabierta horas después.

Asimismo, los CDR han cortado por la mañana la N-340, en ambos sentidos, a su paso por Alcanar (Tarragona), lo que ha obligado al Servicio Catalán de Tráfico (SCT) a desviar el tráfico por vías alternativas, y, además, los independentistas han bloqueado también la A-2 a su paso por Alcarràs (Lleida).

Igualmente, los CDR han cortado igualmente la Diagonal y la Meridiana, dos de los principales accesos a Barcelona, durante una hora a primera hora de la mañana.

Por otra parte, solamente siguen cortadas en estos momentos la N-154 en Puigcerdà (Girona), la N-152 en La Guingueta d'Ix (Girona), en la frontera francesa, y la C-37 en Vall d'en Bas (Girona), por acciones de los CDR, informa el SCT.

Los CDR toman el relevo en las calles

Con estas acciones, los Comités de Defensa de la República”, dependientes de la CUP, han tomado el relevo de la ANC y Òmnium, las organizaciones civiles que hasta ahora se habían encargado de la movilización callejera para acompañar el 'procés' y que están de capa caída tras la detenciónd e sus líderes, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

El creciente protagonismo de los CDR hace temer una radicalización del independentismo y una deriva hacia la violencia sostenida en el tiempo, motivo por el que el jefe de los Mossos, Ferran López, solicitó una reunión al presidente del Parlament, Roger Torrent, tras los incidentes del domingo, el día en el que se produjo la detención en Alemania del expresidente Carles Puigdemont. Esa reunión se celebró este lunes y en ella López le pidió a Torrent que potenciara los mensajes de calma y no violencia a la ciudadanía.

Paralelamente, ha trascendido uno de los informes elaborados por los investigadores de la Guardia Civil en el que se vincula directamente a los CDR con la ANC y Òmnium y se explica que su función es entrenar a los ciudadanos para participar y reforzar movilizaciones y enseñarles cómo protegerse en ellas y en las “revueltas”. Y lo hacen a través de los talleres de la organización ‘En peu de pau’ (‘En pie de paz’), que empezaron a cobrar una mayor importancia con su divulgación a través de redes sociales.  Según el documento de la Gurdia Civil, con motivo e la organización a nivel nacional de los Comités de Defensa de la República se creó el usuario CDR Catalunya en las redes sociales, que se corresponde con la cuenta en la red social Twitter @CDRCatOficial. Precisamente en esa cuenta están convocando a rodear esta tarde la estación de Sants, lo que podría provocar un auténtido colapso.

Los CDR se plantearon inicialmente como Comités de Defensa del Referéndum y jugaron un papel importante en mantener abiertos los centros de votación el pasado 1 de octubre y también fue relevante su actuación en los cortes de carreteras en la convocatoria de la huelga general en Catalunya del pasado 8 de noviembre, según se desprende del citado informe. Ahora, según apuntan fuentes policiales, están siendo los protagonistas en las movilizaciones que se están produciendo desde el pasado fin de semana.

El domingo hubo un centenar de heridos en los disturbios que se desataron a medida que llegaban noticias desde Alemania y también por el encarcelamiento de los dirigentes del 'procés' que se produjo el viernes, después de que el juez Llarena les notificara el auto de procesamiento por varios delitos, entre ellos el de rebelión.

RELACIONADO