El pleno para avalar el derecho de Puigdemont a ser investido será el miércoles

JxCat, ERC y la CUP han pedido la celebración de un pleno urgente para aprobar dos propuestas de resolución conjuntas que instan al Parlament a "adoptar todas las medidas necesarias para garantizar" que Carles Puigdemont puede ser investido como presidente de la Generalitat. El pleno se celebrará el miércoles y aparentemente significa el regreso a la senda de la desobediencia y del choque con las instituciones del Estado. Pero lo cierto es que si bien a JxCat y a la CUP les atrae esa estrategia, tras el encarcelamiento de los dirigentes del ‘procés’ y la detención de Carles Puigdemont en Alemania, a ERC no tanto. Habrá que ver qué hace dentro de dos días.

Aunque los republicanos no la descartan expresamente, hacen todo lo posible para no comprometerse con una actuación que les colocaría fuera de la ley. De hecho cuando el cargo institucional más importante que tiene Esquerra, el presidente del Parlament, protagonizó la insólita comparecencia del domingo por la noche para valorar el arresto del expresidente, habló de formar un “frente unitario” para defender “la democracia y los derechos fundamentales”, ante lo que considera una “involución democrática sin precedentes” y una Cámara catalana que se ve “asediada por los tribunales”. Es decir, Roger Torrent recurrió a la retórica independentista habitual, pero no dijo ni una palabra de investir a Puigdemont.

También el portavoz de su partido, Sergi Sabriá, ha eludido pronunciarse claramente sobre esa eventualidad. Sabriá ha defendido este lunes que la prioridad de ERC es trabajar para que Puigdemont salga en libertad, y no tanto abordar si hay que tratar de investirle presidente como réplica a su detención. Al portavoz le han preguntado si Esquerra avala investir al candidato de JxCat en la rueda de prensa posterior a la reunión de la dirección del partido y su respuesta no ha podido ser más evasiva: “Su propio abogado ha dicho que su prioridad es su defensa personal, y estamos permanentemente en contacto con su partido y su entorno. La prioridad ahora mismo es que salga libre”.

Nada que ver desde luego la reflexión de Sabriá con la declaración de Elsa Artadi, diputada de la candidatura de Puigdemont, en una entrevista con TV3. Artadi ha dejado clara la estrategia de su partido: “Con los elementos que tenemos, hay que ver cómo hacemos a Puigdemont presidente, no simbólico, sino presidente de verdad”. La diputada, en definitiva, ha abierto la puerta a saltarse la prohibición del Tribunal Constitucional para que Puigdemont fuera investido a distancia sumándose a la CUP, que el domingo ya se ofreció a incorporarse a la Mesa del Parlament para “facilitar” esa investidura ilegal.

Aunque Artadi ha avalado el “frente común” por el que abogaba este domingo Torrent, considera que no se deben alterar las mayorías parlamentarias ni tomar iniciativas que se queden en la esfera de lo gestual: “Muy bienvenido el frente común, pero no vale sólo para hacer una foto. Hay que convertirlo en hechos en el Parlament”. A su juicio, lo que hay en este momento es un “frente represivo” que debe reconocer que hay presos políticos y dirigentes exiliados, así como que se está produciendo una “persecución” del Estado español por motivos ideológicos. Según Artadi el papel de los “comunes” de Xavier Domènech está en la oposición y es con la CUP con quien ERC y JxCAT tiene que entenderse. En este sentido ha insistido en que las relaciones no están rotas. “Una cosa es que tengamos confluencias con los comunes, pero la gente no ha votado un gobierno con comunes”, ha sentenciado.

Pues bien, poco después de estas declaraciones las tres formaciones secesionistas registraban en el Parlament dos propuestas de resolución que piden garantizar los derechos de los tres dirigentes que han optado hasta la fecha a la investidura: en una lo piden para Puigdemont y Jordi Turull, el primero huido y el segundo encarcelado, y en otra para Jordi Sànchez, que renunció a su condición de diputado.

Otro golpe de efecto sin traducción práctica y real

La propuesta sobre Puigdemont y Turull explica que Puigdemont “se vio forzado a renunciar a la investidura ante el bloqueo” impuesto por la actuación del Estado contra el independentismo, motivo por el que Turull no pudo asistir a la segunda sesión de su propia investidura. Los firmantes de las iniciativas -Elsa Artadi (JxCat), Sergi Sabriá (ERC) y Carles Riera (CUP)- consideran que se vulneran los derechos de participación y representación: “Tienen que ser reconocidos los derechos políticos de los diputados en la prisión y en el exilio, a la vez que denunciamos la situación de los diputados que han visto privada su condición de electos de manera irreversible”. Por todo eso, se hace constar en el documento que “el Parlament reclama la puesta en libertad inmediata de todos los diputados y exdiputados de esta cámara que están privados de libertad”.

El texto también concreta que la Cámara debe comprometerse a todas las medidas que garanticen que Puigdemont y Turull “puedan ejercer sus derechos en cumplimiento del artículo 25 del pacto internacional de los Derechos Civiles y Políticos, incluyendo el derecho a someter a debate y votación plenaria su candidatura para ser investido presidente”. El segundo documento explica que Sànchez “se vio forzado” a renunciar a su investidura por los mismos hechos, y subraya que sólo corresponde al Parlament elegir al presidente de la Generalitat, por lo que los grupos que lo respaldan también se comprometen a trabajar para garantizar sus derechos políticos, incluido el de someterse a la investidura.

La portavoz de Catalunya En Comú, Elisenda Alamany, se ha pronunciado en contra de los ‘simbolismos’ que no conducen a nada y ha dicho que su grupo estaría dispuesto a negociar un candidato a la investidura si no es de JxCat: “En la línea de arrastrar las grandes mayorías diversas y transversales que existen en Cataluña, un proyecto liderado por JxCat niega esa posibilidad”, ha dicho y ha añadido: “Continuamos creyendo que el Govern debe traspasar bloques para abrir una época en Cataluña que puedan responder a la actitud represiva del Estado”.

 

Antes de que la Junta de Portavoces fijara para el miércoles el pleno urgente, se ha convocado otro ordinario para el jueves 5 de abril a las 10 de la mañana, que viene motivado por una solicitud de Cs para que el presidente del Parlament dé explicaciones ante los diputados por el “bloqueo” institucional. Los portavoces parlamentarios han fijado ya el orden del día de este pleno y, además de la propuesta de Cs, también se abordarán otros asuntos como la designación de los diputados interventores, la validación del informe de la Diputación Permanente de la pasada legislatura y la elección de los diputados que irán al Congreso a defender en nombre del Parlament la legalización de la eutanasia.

De momento, y con vista al pleno extraordinario, Turull y otros dos diputados encarcelados la semana pasada por el juez Llarena, Josep Rull (JxCat) y Raül Romeva (ERC), han pedido delegar su voto. Y, por cierto, Ciudadanos ha registrado una propuesta de resolución para que la Cámara solicite la dimisión de Torrent por ejercer su cargo “de manera tendenciosa” a favor de los partidos independentistas. La iniciativa constata que Torrent “sistemáticamente ejerce sus funciones de manera arbitraria y tendenciosa a favor de los partidos independentistas y faltando a la neutralidad institucional que le es debida”, por lo que pide su dimisión y que se nombre a un nuevo presidente que cumpla sus funciones adecuadamente.