Nueve detenidos y al menos cien heridos en las protestas en Cataluña contra el arresto de Puigdemont

Los Mossos d'Esquadra han detenido este domingo a nueve personas por disturbios una jornada de protestas y cortes de carretera en Cataluña por la detención del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, en las que al menos cien personas, entre ellas 23 Mossos, han resultado heridas leves durante las cargas policiales en Barcelona y Lleida. En un clima de tensión, miles de personas han secundado el llamamiento de los autodenominados Comitès de Defensa de la República (CDR) y se han concentrado frente a la Delegación del Gobierno en Cataluña, en Barcelona, así como frente a la subdelegación en Tarragona, Lleida y Girona, para protestar por el arresto en Alemania de Puigdemont.

En Barcelona, los Mossos d’Esquadra han cargado varias veces, han disparado salvas y han detenido a varias  personas por atentado a la autoridad, después de que algunos de los concentrados, que intentaban rebasar el cordón policial, les han arrojado disolvente, espray antipersona, botellas, botes de pintura y botellas de vidrio. Además, un grupo de personas ha zarandeado un contenedor y lo ha intentado llevar frente a la línea policial, ante lo que los Mossos han cargado para recuperarlo antes de que lo incendiaran.

Además de los detenidos, los Mossos d’Esquadra también han identificado a varias personas, entre ellas a un agente de los Mossos d’Esquadra que estaba fuera de servicio y que se encontraba frente al cordón policial, según las fuentes consultadas por Efe.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha atendido a cien personas en los incidentes ocurridos en toda Cataluña, en su mayoría por contusiones leves, aunque en un caso el pronóstico es de una lesión de diversa consideración. En concreto, según el SEM, en Barcelona han atendido a 92 heridos, entre ellos 23 agentes de los Mossos, y uno de diversa consideración, mientras que en Lleida se ha intervenido con siete heridos y en Tarragona con uno.

Pasadas las 22,00 horas, los mossos han iniciado maniobras para dispersar a los concentrados ante la Delegación del Gobierno, lo que ha provocado carreras entre los participantes en la protesta y la quema de al menos dos contenedores de basuras.

Los independentistas se han replegado entonces en pequeños grupos en el paseo de Gracia, donde los Mossos han cortado el tráfico y donde ahora se concentran los principales alborotos en las protestas en la capital catalana.

En esa céntrica avenida, así como en vías adyacentes como la calle Valencia, los seguidores de los CDR han cruzado varios contenedores para impedir el paso de las furgonetas policiales, a las que algunos jóvenes arrojan botellas de vidrio, ante lo que los antidisturbios bajan del vehículo y cargan para dispersar, en escenas que se van repitiendo en toda la avenida.

Algunos manifestantes también han cortado la Diagonal, a la altura de paseo de Gracia, y han quemado algunos contenedores.

Precisamente, junto a Barcelona, el otro principal punto de tensión se ha localizado en Lleida, donde un grupo de unos 2.000 independentistas ha conseguido rebasar el cordón policial frente a la subdelegación del Gobierno, por lo que los Mossos han tenido que retroceder y se han apostado frente a la puerta principal custodiando el edificio gubernamental.

En Girona, los independentistas llevan desde media mañana concentrados frente a la subdelegación del Gobierno, donde han pintado de amarillo -el color para reivindicar la liberación de los políticos presos- la fachada del edificio y han descolgado del mástil la bandera española y la europea.

También en Tarragona, se han concentrado centenares de independentistas frente a la subdelegación, donde han coreado, al igual que en las otras manifestaciones, consignas a favor de la huelga general y de la libertad de “los presos políticos”.

Cortes de carreteras

Siguiendo el llamamiento de los CDR, grupos de activistas también han cortado a lo largo de la tarde varios tramos de carreteras catalanas, como la C-16 en Gironella y Sallent (Barcelona), la A-2 en Alcarràs (Lleida), la C-14, en Ponts (Lleida), la N-340, en Camarles y l’Ampolla (Tarragona) y la N-154 en Puigcerdà (Girona), una de las vías que cruzan la frontera con Francia.

También se han producido varias marchas lentas en varios puntos de la red viaria, por lo que se han originado retenciones puntuales.

En el marco de estas protestas, Arran, una organización independentista vinculada a la CUP, ha señalado hoy la casa que tiene en Das (Girona) el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, con pintadas en el asfalto en las que le acusa de “fascista” y le advierte de que los autodenominados Països Catalans serán su “infierno”. “Llarena fascista. Ni en Das ni en ningún sitio”, reza una de las pintadas firmadas por Arran, efectuadas en el asfalto frente a un chalé de esta población de la comarca gerundense de la Cerdanya en la que tiene una residencia el juez. En otra pintada dirigida al juez del Supremo que mantiene encarcelada a la cúpula política del ‘procés’ se lee: “los Països Catalans serán tu infierno”.

Tras esta actuación de Arran, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se ha reunido de forma extraordinaria y ha pedido al Ministerio del Interior medidas para proteger al juez Llarena y a su familia, así como a los jueces y magistrados en Cataluña.