La Guardia Civil ve ‘extraordinariamente relevante’ la participación de Turull en el ‘procés’

El documento Enfocats, que fue incautado al exnúmero dos de Oriol Junqueras, Josep María Jové, en la redada que se llevó a cabo el 20 de septiembre en varias consejerías de la Generalitat, permitió saber que los dirigentes del ‘procés’ habían creado dos comités de coordinación, uno estratégico y otro ejecutivo. En ellos estaban integrados todos los dirigentes independentistas investigados por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena y sus actividades, que poco a poco ha ido esclareciendo la Guardia Civil y que han sido incorporadas a la instrucción de la causa, servirán de base para el procesamiento que el magistrado se dispone a comunicar este viernes a seis de ellos.

Uno de esos dirigentes es el candidato a la investidura y virtual ‘president’ de la Generalitat, Jordi Turull, a quien el informe final de la Guardia civil sitúa, concretamente, al frente del comité ejecutivo. En ese informe, al que ha tenido acceso ‘El País’, se considera a Turull “extraordinariamente relevante” y “una persona tremendamente cercana al procés y de mucha importancia” dentro de la antigua Convergència.

Los investigadores le consideran, de hecho, también integrante del “comité estratégico” que lideraba Puigdemont y destacan su activo papel en la elaboración en diferentes fases de la preparación del referéndum, incluido el pago de parte de los gastos de la consulta a través de la Consejería de Presidencia que encabezó hasta que el Gobierno central activó el artículo 155 de la Constitución. El documento policial lo sitúa, además, en seis reuniones claves de los líderes del procés y enumera tres llamadas que le incriminan.

El documento policial, que fue entregado según el diario el pasado 28 de febrero, detalla todos los pasos hasta llegar al referéndum ilegal del 1 de octubre e incorpora la agenda que también fue intervenida a José, los pinchazos de llamadas telefónicas, cientos de correos electrónicos entre los dirigentes del ‘procés’ y las manifestaciones públicas que muchos de ellos hicieron hasta llegar a ese momento.

El máximo responsable de todas las actividades que desembocaron en el 1-O y más adelante en la declaración unilateral de independencia era Carles Puigdemont que encabezó la reunión celebrada el 23 de febrero de 2016 en la que supuestamente se decidió “la hoja de ruta” del independentismo. Y en esa reunión estaba también Jordi Turull, además de Junqueras, Raül Romeva, el expresidente Artur Mas, la exportavoz del Govern Neus Monté, el exsecretario del Ejecutivo Joan Vidal, la dirigente de ERC Marta Rovira y el propietario de la agenda, Jové.

Pero, además, la investigación ha permitido desentrañar una de las grandes incógnitas del ‘procés’: la cantidad de dinero público que se destinó a conseguir la ruptura de Cataluña con el Estado español. En concreto, se gastaron 1,6 millones de euros entre envíos de correspondencia (casi un millón), una campaña para catalanes en el extranjero, la publicidad institucional y la actividad del Diplocat, el órgano de la consejería de Exteriores de la Generalitat suprimido tras la aplicación del artículo 155 que inició la campaña de internacionalización del conflicto de la que ahora se encargan los exdirigentes prófugos como Puigdemont. A Turull se le atribuye la responsabilidad de haber gastado tres de esas cuatro partidas, lo que suma 1,4 millones.

RELACIONADO