Rusia insinúa que Reino Unido envenenó al exespía Skripal

Moscú también acusa a Londres de ocultar la información deliberadamente y no descarta que hayan podido desaparecer pruebas del caso

Rusia ha insinuado que el Reino Unido puede ser responsable del envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia en la ciudad inglesa de Salisbury, en una tensa reunión entre un representante de la Cancillería rusa y medio centenar de embajadores y diplomáticos extranjeros.

“La lógica sugiere que solo hay dos posibilidades: o las autoridades británicas no son capaces de defender al país de un, digamos, ataque terrorista de este tipo, o ellas, directa o indirectamente -no acuso a nadie-, organizaron el ataque contra una ciudadana rusa (la hija del exespía)“, dijo el director del Departamento de no proliferación y control de armas del Ministerio de Exteriores, Vladímir Yermakov.

A lo largo de casi dos horas, el diplomático defendió la inocencia de Rusia en el misterioso suceso ocurrido el pasado 4 de marzo cuando Skripal y su hija fueron encontrados inconscientes en esa ciudad del sur de Inglaterra, y exigió que le permita participar en la investigación.

Aunque la convocatoria era para “todos los embajadores acreditados” en Rusia, la mayoría de los occidentales -entre ellos los de EEUU, Reino Unido o Francia– no asistieron y delegaron en algún miembro de menor rango de sus embajadas.

Rusia no está involucrada…por la sencilla razón de que para Rusia este tipo de aventura es simplemente inaceptable, de ninguna manera nos conviene”, dijo Yermakov en el encuentro informativo, que fue transmitido en directo desde la web del Ministerio.

Además de mostrarse “escandalizado” por las acusaciones británicas, Yermakov denunció que hasta la fecha Rusia no ha recibido ninguna prueba ni información detallada del ataque que mantiene a las dos víctimas hospitalizadas en estado crítico.

Acusó a Reino Unido de ocultar la información deliberadamente y no descartó que hayan podido desaparecer pruebas del caso, ante las reiteradas negativas de las autoridades británicas a proporcionarlas a Moscú.

“Nadie sabe qué ha pasado…Ni siquiera se han podido ver las imágenes de cámaras de vigilancia… vivimos en el siglo XXI”, afirmó ante los asistentes.”Si el Reino Unido es un país civilizado, que revele los datos“, exclamó el diplomático.

Yermakov, que no ocultó su hartazgo ante las acusaciones a Moscú y empleó en numerosas ocasiones un tono bronco y agresivo, subrayó que “ninguna de las teorías que hemos escuchado (sobre el envenenamiento) aguanta una investigación”.

“Se hace énfasis en el empleo de alguna sustancia química que los británicos…llaman Novichok”, dijo el diplomático y experto en armas, para subrayar que en caso de haberse usado un arma química habría muchos muertos.

Y en consonancia con la posición oficial de Rusia, que niega haber desarrollado el agente Novichok incluso en tiempos de la Unión Soviética, Yermakov ironizó con que el término fue inventado por Londres porque suena a ruso: “podría ser novichok (novato) o starichok (viejecito) o durachok (tontito)”, exclamó.

Rusia exige participar en la investigación

El representante ruso exigió que se permita a Moscú participar en la investigación del caso como condición sine qua non para dar crédito a cualquier conclusión, y recordó que se trata de “dos ciudadanos rusos que han sufrido un ataque en Reino Unido”, aunque el exespía tiene nacionalidad británica.

“Recordemos también a (el oligarca Borís) Berezovski (encontrado muerto en Londres en 2013)”, afirmó Yermakov, en lo que pareció también una insinuación de responsabilidad británica.

“Estamos dispuestos a investigar conjuntamente” con Reino Unido, “vamos a resolver este caso juntos”, dijo, antes de advertir que Rusia no aceptará los resultados de la investigación que Londres ha empezado con la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) si no cuentan con Moscú.

En el turno de preguntas, el ambiente se fue haciendo cada vez más tenso con las intervenciones de los representantes de Embajadas occidentales, muchos de los cuáles comenzaron expresando su “solidaridad” con Reino Unido.

“Hala, vamos a solidarizarnos todos y a empezar a investigar juntos”, espetó el diplomático ruso en una de estas ocasiones, sin disimular su fastidio.

Nosotros, así como nuestros socios de Reino Unido llevaremos a Rusia ante la Justicia por sus acciones ilegales“, afirmó el representante de la Embajada de Estados Unidos, ante lo cuál el ruso se preguntó “qué dirían los juristas de EEUU acerca de su pregunta”.

Solo el embajador de Venezuela comenzó su pregunta solidarizándose con Moscú y con “la forma en que quiere resolver este problema, de forma transparente”.