Pedro Sánchez exige al Gobierno que ‘se moje’ y no sea ‘intermediario de la nada’

Pedro Sánchez ha aprovechado esta mañana la presentación de la conferencia en el madrileño Fórum Europa de la secretaria general del PSOE navarro, María Chivite, para defender “la sensatez” como vacuna contra los “debates identitarios artificiales” que plantean otros partidos de izquierdas como Podemos y los soberanistas vascos y catalanes, a los que no citó por sus siglas. El líder socialista también arremetió contra Mariano Rajoy afirmando que su Gobierno se limita a ser “un mero intermediario de la nada”.

Nada más empezar, Sánchez aprovechó la presentación de la figura de Chivite para explicar que el PSOE es “una vacuna contra la reducción al absurdo de quienes se empeñan en buscar soluciones fáciles a problemas complejos”. El secretario general de los socialistas reivindicó “el valor de la sensatez, de lo concreto, contra lo que divide y lo que separa, quienes se entregan a las polémicas artificiales o de perfil identitario que tantas veces sirven para levantar debates estériles que desvían la atención sobre lo que de verdad importa a la mayoría de la ciudadanía”.

Sánchez recordó que “en Navarra hay una izquierda que se pierde en este tipo de debates y olvidan que los valores progresistas no se defienden desde los balcones, en guerras de banderas, sino priorizando los problemas reales y dando soluciones justas a la calle”. El líder socialista añadió que “frente a las expectativas frustradas de cambio del actual Gobierno de Navarra después de dos décadas de Gobierno de la derecha, el proyecto que representa María Chivite es una apelación a la sensatez, al sentido común, desde una izquierda que no se pierde en debates artificiales, que reivindica el espacio que siempre correspondió a la socialdemocracia, el de los valores colectivos y la superación de los debates identitarios, el espacio mayoritario que se extiende desde la derecha a otra izquierda incapaz de escapar de la retórica del nacionalismo”. “Es ahí donde los socialistas vamos a empeñar nuestro tiempo y nuestro esfuerzo, el esfuerzo que no entrega la derecha por falta de convicción ideológica y también el tiempo que pierden otros por su obsesión por los debates identitarios y la retórica del nacionalismo”, precisó.

“Vivimos la prórroga de un Gobierno agotado”

Sánchez aclaró que “esta reflexión es oportuna también en España porque estamos viviendo la prórroga política de un Gobierno agotado, desbordado por la realidad que intenta negar”. “El Informe del Defensor del Pueblo advierte del avance sin parangón de la desigualdad y de la necesidad de redistribuir la renta para corregir ese avance de la desigualdad y la precariedad poniendo el acento en la perversión de la caída del gasto sanitario y el educativo en estos últimos años”, matizó.

“Tenemos un Gobierno incapaz de trasladar a la mayoría de la ciudadanía los frutos de una recuperación que se quedan en la parte menos expuesta a la crisis, un Gobierno que ha vaciado de manera irresponsable la hucha de las pensiones y pone en riesgo el sostenimiento del sistema público de pensiones”, continuó diciendo. “Y por eso la ciudadanía sale a la calle, porque ha dicho `basta´, basta de exigir sacrificios a los mismos, basta de sostener un modelo que asegura pensiones decrecientes y pensionistas más empobrecidas”, explicó.

“Suele decirse que un Gobierno intermediario es simplemente un Gobierno innecesario”, reflexionó. “Se necesitan Gobiernos que aporten valor añadido, que estén a la altura de una sociedad ejemplar en solidaridad, en valores colectivos, en respuesta común a los grandes desafíos, a los dramas humanos que no vemos solo fuera de nuestras fronteras sino también en las calles y plazas de nuestros pueblos y ciudades”, señaló.

“Hace falta un Gobierno que no se limite a ser un mero intermediario de la nada”, proclamó. “Necesitamos un Gobierno que emprenda, que se moje,  que actúe en defensa de causas en las que la sociedad va muy por delante de un Ejecutivo perdido, como en materia de igualdad entre hombres y mujeres y en la defensa de los pilares básicos del Estado de Bienestar, un Gobierno en definitiva que sepa construir consensos, que fortalezca las instituciones en lugar de devaluarlas constantemente como está ocurriendo hoy en nuestro país, y que devuelva España al corazón de los grandes debates sobre el futuro de la UE, de los que España está ausente por la incomparecencia de un Ejecutivo incapaz de ofrecer una sola aportación en ese debate”, concluyó.