EEUU, al G-20: “No tememos miedo a una guerra comercial”

El secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, defendió este martes en una reunión ministerial del G20 los aranceles a las importaciones del acero y el aluminio anunciados por el presidente Donald Trump, ya que, alegó, son una respuesta ante "prácticas desleales" de comercio. Mnuchin aseguró que él ni Trump "tienen miedo" a una guerra comercial, pero aclaró que esa "no es la meta".

“Es el resultado de prácticas desleales y por eso nosotros respondemos de esta manera”, dijo Mnuchin en una rueda de prensa al término de la reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20, celebrada los dos últimos días en Buenos Aires.

La medida, anunciada por Trump el pasado 8 de marzo, estuvo presente en la mesa de deliberaciones del G20, que, pese a las tensiones, renovó su compromiso por el libre comercio. “Esto no es sobre proteccionismo, sino sobre trato recíproco. No buscamos nuestra protección, buscamos un comercio libre y justo en el comercio de acero y aluminio“, subrayó el secretario del Tesoro.

Admitió que al anunciar medidas de este tipo existe siempre el “riesgo” de que otros “respondan”, algo que, aseguró, a Estados Unidos “no le asusta”.

Mnuchin se excusó de comentar sobre el número de países que podrían finalmente quedar exceptuados de la medida, como México y Canadá, porque hay “conversaciones en marcha”. “Esperamos que el presidente (Trump) tome una decisión pronto”, sostuvo.

Afirmó que Estados Unidos ha sido “muy transparente” sobre sus políticas económicas y en dejar en claro que “quiere un comercio libre y justo y con trato recíproco”. “Estados Unidos es el mayor mercado comercial, continuaremos siéndolo y esta Administración quiere asegurarse de que comerciamos limpiamente”, dijo.

Aclaró que las discusiones sobre los aranceles al acero y el aluminio fueron tan solo una parte “muy pequeña” de la cita del G20, a la que definió “muy productiva”, con consensos en diversos asuntos, entre los que destacó la decisión de evitar que los criptoactivos sirvan para financiar actividades ilegales.

También subrayó que “hay una visión general en a mayor parte del G20 de que es nuestro deseo ver que China abra sus mercados de tal modo de que podamos participar en su mercado tal como ellos participan en los nuestros, con una relación más equilibrada y recíproca”.

Aseguró que Trump y el presidente chino, Xi Jinping, tienen las “mejores relaciones” que los mandatarios de esos dos países han tenido a lo largo de su historia y que ambos “conversan frecuentemente”.

Por otra parte, calificó como “muy productiva” la reunión celebrada este lunes, en un aparte del encuentro del G20, con algunos de los ministros asistentes, para abordar la situación de Venezuela. “Después de esa reunión, el presidente firmó una orden ejecutiva”, dijo el secretario del Tesoro.

La orden ejecutiva prohíbe “todas las transacciones” con “cualquier moneda digital” emitida por el Gobierno venezolano, en respuesta al lanzamiento del “petro“. Estados Unidos considera que el uso de la criptomoneda por parte del Gobierno venezolano es parte de sus esfuerzos por mantener “su régimen dictatorial” y busca entre otras cosas “eludir las sanciones” estadounidenses.

“En términos generales, no hacemos comentarios sobre futuras acciones, pero puedo estar seguro de que continuaremos evaluando la situación, estamos considerando sanciones adicionales”, dijo Mnuchin, quien afirmó que Estados Unidos está “preocupado” por la población venezolana y por su economía que “ha sido destruida”.