Los presidentes autonómicos del PSOE defienden la unidad de España sin entrar en polémicas sobre el independentismo catalán

García Page, Fernández Vara, Armengol y Lambán defienden una reforma federal de la Constitución que reforme el Senado y dé más juego a las autonomías

Los cuatro presidentes autonómicos socialistas que acudieron esta tarde a la Escuela de Buen Gobierno del PSOE (el castellano manchego Emiliano García Page, el extremeño Guillermo Fernández Vara, la balear Francina Armengol y el aragonés Javier Lambán) eludieron afrontar el problema que supone el independentismo catalán y se remitieron a postular conjuntamente una reforma constitucional que culmine el Estado Autonómico transformándolo en un Estado Federal en el que la unidad de España esté garantizada. La coincidencia en ese punto fue total y todos defendieron que el cambio constitucional conlleve una reforma del Senado que le permita convertirse en una auténtica Cámara de representación territorial donde el Gobierno central y los autonómicos negocien las cuestiones que afectan a todo el territorio.

La masterclass sobre “La España autonómica”, a la que no quiso acudir la presidenta andaluza Susana Díaz excusándose por razones de agenda, fue coordinada por Patxi López como responsable del tema en la Ejecutiva Federal. Y López fue quien marcó el debate reclamando de entrada un Pacto entre todas las autonomías para resolver los problemas “de aquí a 40 años” al tiempo que criticaba que “no es lógico que en el país más descentralizado no haya un espacio de relación territorial”, si bien destacó que “tenemos un proyecto de país que se llama España, pero no somos nacionalistas y nos interesa más la construcción social que la nacional”.

Defender al cien por cien la Constitución

No obstante, García Page quiso dejar clara una cosa desde el principio. “Hay que defender al cien por cien la Constitución mientras no tengamos otra”, indicó. Se debe proponer un proyecto de reforma constitucional “y abrir el melón dentro de dos o tres años sobre la reforma del Senado, pero el debate territorial seguirá en el Congreso y hay que tenerlo en cuenta”. Sobre todo, añadió, porque hay que meterse a fondo en cómo se eligen a los senadores y el debate es muy complicado porque hay 4 senadores por Teruel y 4 por Madrid y hay que reformar la Ley Electoral”. Así que, concluyó, “el debate territorial seguirá en el Congreso mientras la gobernabilidad dependa de un partido nacionalista y, no digamos, de uno independentista y lo que hay que hacer es abordar los problemas que tenemos ahora”.

Tras una breve intervención de Lambán, que se centró exclusivamente en los logros de su gobierno aragonés y mostró su convicción de que no va a haber un Pacto de Financiación Autonómica, fue Fernández Vara quien destacó que “cuando se inició el Estado Autonómico sabíamos de dónde partíamos pero no teníamos ni puñetera idea de a dónde íbamos a llegar”. “Gran parte de los problemas que tenemos vienen dados porque no había proyecto básico ni de ejecución y lo que nos corresponde a los socialistas es el papel de poner punto y final al desarrollo autonómico de nuestro país”, precisó.

A su juicio, no puede ser que en España haya calendarios vacunales distintos o 12 licencias de caza y lo que corresponde es “el ejercicio de reconocimiento de lo bien que se han hecho las cosas desde 1978 pero también de las tonterías que se han cometido”. Fernández Vara añadió que el problema de la plurinacionalidad de España debe abordarse en los Estatutos de autonomía, que es donde se debe decidirse si unos son una nacionalidad, una región o qué son”.

“Tenemos al Senado en el Congreso”

A su juicio, “el crecimiento del edificio autonómico tenía que haber ido acompañado por la reforma del Senado para convertirlo en una auténtica Cámara de Representación Territorial”. “No puede ser que nos el Gobierno y los presidentes autonómicos nos veamos solo una vez al año en el desfile de las Fuerzas Armadas”, ironizó. “Tenemos al Senado en el Congreso y eso no puede ser”, dijo antes de añadir: “Tengo en mis venas una parte importante de sangre jacobina y considero que España no es la suma de 17 trozos, sino mucho más”.

“Tanto hablamos de lo que nos diferenciaba para profundizar en nuestra identidad que pusimos en valor solo lo que nos diferenciaba y nos acabamos olvidando de lo que nos unía, un proyecto común de país compartido”, siguió diciendo. “Pero acabar el edificio constitucional solo lo puede hacer el PSOE porque es el único que se lo cree y es el único que lo sabe hacer vendiendo un discurso que se entiende en todas partes, especialmente porque no cambiamos nuestros principios en función de las rachas de viento”, concluyó en ese punto.

Armengol dijo, por su parte, que la del 78 “fue una gran Constitución pero hay que hacer la del 18 o el 20, la de la nueva generación”. “Pero tenemos que hacerlo todos juntos y hay que obligar al Gobierno a aceptar que haya un espacio obligado de temas de decisiones conjuntas entre el Gobierno y las CCAA convirtiendo al Senado en un espacio de decisión conjunta porque Estado federal quiere decir pacto”, abundó.

Pero García Page siguió insistiendo en el asunto. “Lo cierto y verdad es que el gran avance de la descentralización lo protagonizó e impulso el PSOE con el Título VIII de la Constitución”, dijo explicando que en ella se recogió “el ansia de igualdad” que tenían las otras comunidades que no eran históricas. “¿Habría más cohesión en España si solo hubiera autonomía en Cataluña, Euskadi y Galicia? No compañeros. La Constitución ha sido un elemento de cohesión y el ansia de igualdad estaba detrás del impulso autonómico del 78”, proclamó.

En realidad, añadió España “siempre ha sido muy plural”. “No hay que entrar en la batalla que nos quiere plantear la derecha porque se puede defender España defendiendo la diversidad. Lo que tenemos con el Estado autonómico básicamente es un Estado Federal y entonces se resolvió bastante bien el problema de las regiones y nacionalidades, un problema que tendremos que mejorar, a futuro, cuando volvamos a gobernar.

Dudas sobre el Pacto de Financiación autonómica

García Page también dijo que ahora la financiación autonómica es un tema importante y denunció que el Gobierno está presionando a los presidentes autonómicos socialistas para que obliguen a Pedro Sánchez a pactar los Presupuestos si quieren que se llegue a un acuerdo. En ese punto dijo que no aceptarán “ese chantaje injusto del Gobierno” y exigió que el pacto se lleve a cabo y que, “quitando singularidades que tienen algunos, como el idioma, haya acuerdo sobre financiación con un trato igualitario sobre los servicios públicos esenciales como la educación, la sanidad o la dependencia.

También Armengol y Fernández Vara rechazaron el chantaje “inaceptable” que aseguran les hace Cristóbal Montoro. Fernandez Vara apostó no obstate por intentar negociar el modelo de negociación en dos meses porque, si no, las elecciones del año que viene lo harán imposible.

Almunia desesperado por el bloqueo parlamentario de PP y Cs

El ex comisario de Asuntos Económicos y ex vicepresidente de la UE, Joaquín Almunia, fue el primero en intervenir por la tarde tras llegar al recinto acompañado por Pedro Sánchez, quien le acompañó en primera fila mientras duró su conferencia sobre el futuro de Europa y el papel de la socialdemocracia. Almunia aprovechó para criticar la estrategia de vetos que llevan a cabo el PP y Cs en el Congreso contra las iniciativas del PSOE y el resto de la oposición: “Es el déficit democrático mayor que yo he observado en once años y medio de comisario europeo”, aseguró. Tras considerar “desesperante” la actuación parlamentaria de ambos partidos, señaló que no entiende cómo cinco miembros de la Mesa -cuatro del PP y uno de Cs- bloquean iniciativas legislativas sin tener votos suficientes que representen a la mayoría de la población.

Ajedrez y política

Uno de los talleres más originales de la Escuela del PSOE ha sido, sin duda, el de Ajedrez y Política, que ha partido del paralelismo y las referencias constantes entre la estrategia de ese juego y el de la política. El secretario de Cultura del PSOE, Iban García del Blanco, ha afirmado que “como en el ajedrez, en la política hay políticos tácticos y políticos estrategas”. El dirigente socialista se ha referido a una recomendación que hizo el jueves en la inauguración el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero de que los políticos utilicen la defensa india de Rey que consiste en “atacar por el flanco izquierdo y estabilizar el centro”.

Pero la denuncia la hizo el maestro ajedrecista, periodista y divulgador, Leontxo García, quien ha hablado del valor pedagógico del ajedrez: “Los niños que aprenden ajedrez tienen un mayor rendimiento académico, mayor inteligencia emocional y mejoran su nivel en matemáticas y comprensión lectora” dijo antes de lamentar que “el ajedrez tiene una etiqueta de masculinidad porque hay 14 hombres por cada mujer que juega al ajedrez”. García se preguntó cuándo el campeón del mundo será una mujer y dijo que “la clave está en una educación igualitaria porque todos los niños y niñas pueden llegar a ser genios”.

Desde 2015, a iniciativa del PSOE en el Congreso, el ajedrez forma parte del currículum educativo en seis comunidades autónomas. La consejera de Educación andaluza, Sonia Gaya, se refirió a ello para explicar que la Junta de Andalucía ha implantado el programa “Aulas en Jaque” desde la educación infantil hasta secundaria, en el que participan 491 centros educativos, 93.649 niños y niñas y 5.742 docentes. “El ajedrez se utiliza como herramienta pedagógica innovadora para el desarrollo cognitivo y emocional, que pretende enseñar a pensar y a encontrar soluciones a los problemas, con un carácter lúdico: los alumnos aprenden a la vez que se divierten”, explicó.