Los pensionistas quieren que su protesta salga este sábado de forma masiva a las calles de todo el país

Ni las 'zanahorias' de Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro ni las de Albert Rivera convencieron a los pensionistas el pasado miércoles y les disuadieron de salir en masa a la calle este sábado. Más bien al contrario. El pleno monográfico del Congreso y la total ausencia de compromisos concretos y cuantificados para mejorar la vida de los pensionistas, la mayoría de los cuales soporta unas condiciones de gran precariedad, han espoleado aún más a estos 'indignados', lo que anticipa un sábado histórico con millones de manifestantes en las principales ciudades de todo el país.

Cada vez que un miembro del Gobierno y de la derecha liberal recurre al discurso de la insostenibilidad del sistema para promocionar el ahorro y los planes privados de pensiones, suben los grados de esa indignación y aumentan las adhesiones a las protestas. Mariano Rajoy encendió la mecha el pasado 8 de febrero cuando en el Foro ABC se descolgó con este discurso: “Desde los poderes públicos debemos incentivar que el ahorro piense en el largo plazo. Un ahorro con un horizonte temporal prolongado, que sirva como complemento de la pensión pública pero también de otros planes vitales, como la educación de los hijos, un proyecto personal o superar cualquier revés que nos pueda traer la vida. Una inversión para el futuro a la que se pueda recurrir cuando sea necesario”.

El miércoles, ante el Congreso, su disertación persiguió un objetivo distinto pero no menos insultante, a juicio de los pensionistas que le estaban escuchando. El presidente quiso colectivizar la responsabilidad por las dificultades que afrontan prometiendo mejoras de sus prestaciones, sin determinar, siempre y cuando el resto de las fuerzas políticas le apoyen para que pueda sacar adelante sus presupuestos de 2018. Es decir, prometió ayudas en el IRPF para pensionistas y familias, así como una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad, pero vinculando todas estas medidas al debate de Presupuestos de 2018 y a su aprobación. Hay que recordar que Rajoy no tiene garantizado ese objetivo por parte de los dos aliados que necesita para superar la votación parlamentaria de las cuentas del Estado: Ciudadanos y el PNV.

Lo que sí dejó claro el jefe del Ejecutivo es que hay unas ‘líneas rojas’ que no piensa traspasar: no revalorizará las pensiones según la evolución de los precios deshaciendo uno de los pilares de la reforma de 2013, que es lo que reclaman pensionistas y oposición como medida inmediata para paliar sus dificultades, y no buscará financiación en caladeros que complementen las exiguas cotizaciones a la Seguridad Social que nos ha dejado la crisis como herencia. “Lo que les propongo es seguir avanzando sobre lo ya construido y no dar marcha atrás en ninguna reforma de las que se han hecho a lo largo de nuestra democracia”, es el mensaje que resume su filosofía al respecto.

En España hay 8,7 millones de pensionistas que cobran 9,5 millones de pensiones, cuyo importe medio es de 932,3 euros mensuales. Pero también hay un buen número de pensiones, especialmente las no contributivas, por debajo de esa cantidad. Y esas son las personas que han recibido a principios de año una arrogante carta del Ministerio de Empleo vanagloriándose de haberles subido su prestación un 0,25%. De ahí que sus reacciones al pleno del Congreso coincidan en destacar que no quieren “limosnas” sino que se vinculen las pensiones al IPC.

Añaden que si el Gobierno de España dejara de bonificar los planes de pensiones privados -a través de desgravaciones fiscales en el IRPF- “se ahorrarían más de 2.000 millones de euros al año que se podrían usar para garantizar la subida mínima de las pensiones y no un 0,25% que es una mierda”. “El PP dice que no hay dinero para el incremento de las pensiones, pero sí destina 2.000 millones de euros al rescate de las autopistas” es otro de sus reproches. Además, reclaman la derogación de la reforma laboral del PP por ser la responsable de “salarios bajos que impiden unas cotizaciones suficientes para el pago de unas pensiones dignas”.

A la indignación generalizada contribuye la inoperancia de las instituciones. Aparte del pleno monográfico, la Comisión de Empleo del Congreso instó el jueves al Gobierno a derogar de forma inmediata el factor de sostenibilidad ligado a la esperanza de vida que entrará en vigor en 2019 por considerarlo “injusto”, ya que rebajará la cuantía inicial de la pensión, y pidió alcanzar un acuerdo en el Pacto de Toledo. Este fue el resultado de una proposición de ley que el PDeCAT sacó adelante con el apoyo del PSOE y Unidos Podemos. Estos dos grupos también piden revalorizar las pensiones en 2018 el 1,6 % y establecer una cláusula de desviación de inflación para el supuesto de que el IPC sea superior al previsto. El resultado de la votación no implica, sin embargo, que esté garantizada la derogación de la polémica cláusula. Lo más probable es que el Gobierno utilice de nuevo su facultad de veto por considerar que la medida afecta a la estabilidad presupuestaria.

Este es el caldo de cultivo del clamor que recorre la calle. Hace dos meses, a mediados de enero, los pensionistas llegaron a las puertas del Congreso, lo que en su día no consiguió el 15-M, desbordando todas las previsiones. Desde entonces no ha pasado ni una sola semana sin concentraciones y marchas en las principales ciudades españolas y este sábado se producirá la culminación de todas ellas.

En Madrid habrá nada menos que dos manifestaciones, cada una de las cuales responde a una convocatoria distinta. La primera es la de los sindicatos CCOO y UGT y comenzará a las 11 horas en la Puerta del Sol para terminar junto al museo Reina Sofía, es decir, el recorrido inverso que suelen tener este tipo de protestas en la capital. A las 18 horas hay convocada otra manifestación por la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema de Pensiones, que también saldrá de la Puerta del Sol y acabará en la plaza de Neptuno, a menos de un kilómetro del Reina Sofía.

En el resto de ciudades, las manifestaciones han sido convocadas mayoritariamente a las 11 y a las 12 horas. Los horarios y recorridos se pueden consultar en el Facebook de la Plataforma por la Defensa de las Pensiones Públicas.

Solo en el País Vasco, pionero en este tipo de movilizaciones, se celebrarán por la tarde. Los pensionistas de Bilbao celebran concentraciones ante el Ayuntamiento todos los lunes desde hace varias semanas y esta última han realizado un llamamiento a “colapsar” las calles de la capital vizcaína en la manifestación de este sábado, a la que han pedido que también se sumen trabajadores y jóvenes.

La marcha de Bilbao saldrá a las 17:00 de la tarde de las inmediaciones del Ayuntamiento y concluirá en el Sagrado Corazón ya que, según han explicado desde el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia, se ha decidido “alargar” el recorrido en relación a la manifestación del pasado día 22 porque, en aquella ocasión, “muchos” participantes se encontraban todavía en el inicio del recorrido al finalizar la protesta, debido a la afluencia de personas. Asociaciones de pensionistas de Gipuzkoa se manifestarán por su parte en San Sebastián a favor de un sistema de pensiones públicas con una pensión mínima de 1.080 euros. La marcha partirá a las 18:00h de la tarde de Alderdi Eder y finalizará en el Boulevard donostiarra con la lectura de un manifiesto.

En Barcelona, el epicentro de las concentraciones será la Plaza Urquinaona desde las once de la mañana. La concentración en Sevilla se celebrará en la Plaza Nueva a partir de las 12:00h.

En Albacete, la manifestación partirá desde la Plaza del Altozano, a las 12.00 horas, y finalizará en la Subdelegación del Gobierno. En Ciudad Real, comenzará a las 12.00 horas en el Parque Gasset y llegará hasta la Subdelegación del Gobierno. En Cuenca, a las 11.30 horas, partirá desde la Estación de Ferrocarril hasta la Plaza de España; en Guadalajara, a las 12.00 horas, desde el Palacio del Infantado hasta la Subdelegación del Gobierno y en Toledo, desde la Plaza de Toros hasta la Plaza de Zocodover, a las 11.00 horas.

En el caso de la de Cáceres, la convocatoria comienza su recorrido a las 12,00 horas en la Avenida de América, a la altura de la Cruz, y recorrerá el Paseo de Cánovas hasta el Quiosco de la Música. En Badajoz la concentración se celebrará en Plaza de España, junto al Ayuntamento, a las 12:30h. La Plataforma de Jubilados y Pensionistas de Mérida y su Comarca organizará la concentración del 17 de marzo que celebrarán en la Plaza de España de la capital extremeña el próximo sábado, 17 de marzo, a las 12,00 horas, para volver a reivindicar unas “pensiones dignas”.

Sindicatos, partidos políticos de izquierda y la Plataforma de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas de Mallorca han realizado un llamamiento a la participación “masiva” de la ciudadanía en las manifestaciones por unas “pensiones dignas” que se celebrarán este sábado en Palma, Mahón, Ciutadella, Ibiza y Formentera. En Baleares, las manifestaciones saldrán a las 11.30 horas de la plaza de España de Palma, y a las 12.00 horas del parque de la Paz de Ibiza, de la plaza de la Constitución, de la plaza de la Explanada de Mahón y de la plaza del Ayuntamiento de Ciutadella.

Los horarios de otras ciudades son estos: Santander, 12:00 en la Plaza del Ayuntamiento; A Coruña, 12:00 en el Obelisco; Las Palmas de Gran Canaria, 11:00 en el Parque de San Telmo; Salamanca, 12:00 en la Plaza Mayor; Valladolid, 12:00 en la Plaza Zorrilla; Murcia, 12:00 con el recorrido Sto. Domingo, c/Correos, Teniente Flomesta; Córdoba, 12:00 desde la Plaza de las Tendillas hasta la Plaza de la Corredera; Málaga, 12:00 en la Plaza de la Marina; Granada, 2:00 en la Plaza del Carmen; Zaragoza, 12:00 en la Plaza del Pilar y Gijón, 12:00 desde la plaza de toros El Bibio con un recorrido por la Avenida de la Costa para terminar en el Paseo de Begoña.

RELACIONADO