El Gobierno cree que el debate de las pensiones fue ‘bronco’ y tuvo algunas ‘intervenciones mejorables’

Méndez de Vigo asegura que dependen de la aprobación del Presupuesto y de Bruselas para cualquier subida de las pensiones

Los españoles se van a lanzar a la calle este sábado para reclamar una subida de las pensiones acorde al IPC y el Gobierno se limita a decir que no está en su mano, ya que para hacerlo se tiene que aprobar una partida en el Presupuesto del 2018, que no está aprobado, y no superar el techo del gasto al que se comprometió con Bruselas en el Pacto de Estabilidad.

El Gobierno sigue defendiendo, tal y como hizo Mariano Rajoy en el debate de las pensiones, que se debe seguir debatiendo en el marco del Pacto de Toledo. Al Ejecutivo no le ha gustado el tono de la oposición en el debate, que ha calificado como ‘bronco’ y considera que ‘hubo intervenciones muy mejorables’, así lo han asegurado fuentes del Gobierno.

El ministro Portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, ha asegurado que las pensiones son “una responsabilidad compartida” que “afecta a todas las fuerzas políticas” porque “son decisiones que se deben tomar a medio y largo plazo”.

Por esta razón, ha insistido en que “el debate no acabó ayer” y ha advertido a la oposición que “el debate debe continuar en la Comisión del Pacto de Toledo”. Para Méndez de Vigo “hay que buscar soluciones a un sistema que garantice las pensiones porque es un derecho de los pensionistas”.

No obstante, se ha remitido a las palabras de Rajoy en el debate para asegurar que el Gobierno seguirá con decisión tomando medidas que sean positivas y razonables para los pensiones. “Reitero que el Gobierno tiene confianza plena en el sistema y garantiza el sostenimiento del mismo”, ha señalado, pero ha hecho un llamamiento a los grupos parlamentarios para que entre todos se encuentren las soluciones necesarias para acometer en el futuro el envejecimiento de la población y el mayor numero de pensionistas en el sistema.

Los pensionistas merecen el respeto de todos y no deben ser utilizados para la política partidista“, ha advertido y ha recordado que en 2011, pese a la crisis, nunca tocó las pensiones ni las prestaciones por desempleo. A juicio del portavoz, “las pensiones se han sostenido por dos razones: al evitar el rescate a España y porque hemos sido capaces de empezar a crecer y crear empleo”.

Méndez de Vigo si ha defendido que el Gobierno va a subir las pensiones más bajas y las de viudedad pero ha insistido que para ello se necesita aprobar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 que, según ha anunciado, el Consejo de Ministros los aprobará “en torno al día 23 de marzo” y se presentarán oficialmente en el Congreso de los Diputados la semana después de Semana Santa.

Precisamente, el presidente del Gobierno deberá estar en Bruselas el 22 y 23 de marzo para asistir en el Consejo Europeo que reunirá a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE. Por lo que “antes o después”, de esas fechas se aprobarán los PGE ha señalado Méndez de Vigo, quien ha destacado que el Gobierno tiene el “compromiso” de presentar los Presupuestos antes de que termine el mes de marzo como sucedió en la legislatura pasada.

La razón de que no haya aún una fecha exacta es que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sigue negociando con los grupos parlamentarios y será él quien tendrá que decir “cuándo están listos para cerrarlos”.

De hecho, fuentes del Gobierno han asegurado que incluso se podría convocar un Consejo de Ministros extraordinario el martes 27 de marzo para dar el visto bueno a los Presupuestos del 2018 y presentarlos formalmente en el Congreso el martes 3 de abril.

PSOE y Podemos deberían escuchar a la calle

Méndez de Vigo también se ha referido a los grupos políticos que apoyan la iniciativa del PNV para derogar la prisión permanente revisable, entre ellos PSOE y Unidos Podemos, y les ha advertido que deberían “reconsiderar su postura” y “escuchar a la calle” y “no seguir adelante”.

Para el portavoz, derogar esta ley “no es una buena noticia” y por ello los partidos deberían reflexionar con “la tranquilidad y serenidad”, que a su juicio, faltó en el debate de ayer sobre esta cuestión, en el que se rechazaron las enmiendas de PP y Ciudadanos. “Espero que las posiciones puedan reconducirse porque hay que escuchar la voz de la calle y es muy clara al respecto”, ha afirmado.