El juez prorroga la detención de Ana Julia Quezada para practicar nuevas diligencias y la Guardia Civil halla el hacha

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería ha prorrogado hasta este jueves la detención de Ana Julia Quezada, después de prestar este miércoles declaración tras ser detenida por la muerte de Gabriel Cruz, de 8 años, hijo de su pareja, han informado fuentes del Tribunal Superior Justicia de Andalucía.

Tras prestar declaración judicial, Ana Julia Quezada ha sido conducida en un furgón policial a la Comandancia de la Guardia Civil de Almería.

Según las fuentes, la prórroga de la detención se produce para realizar nuevas pruebas judiciales, por lo que la mujer volverá a declarar este jueves al juzgado, al mediodía.

En las inmediaciones de los juzgados se han concentrado medio centenar de personas que han increpado a Ana Julia Quezada y han intentado acercarse al furgón que la trasladaba, lo que ha sido evitado por agentes de la Policía Nacional.

Por otro lado, la Guardia civil ha encontrado el hacha con la que supuestamente Ana Julia Quezada golpeó al niño antes de asfixiarle.  La Guardia civil ofrecerá este jueves una rueda de prensa en Almería para dar cuenta de todos los detalles de una investigación que culminó con el arresto de Quezada.

Las fuerzas de seguridad encontraron el cadáver del niño el domingo pasado en el maletero de un vehículo que conducía Quezada, quien declaró que le dio muerte después de que el niño la agrediera durante una discusión.

Según su versión, lo golpeó con la parte roma de un hacha y luego lo asfixió, sin ayuda de nadie, el mismo día de la desaparición, en la localidad de Las Hortichuelas de Níjar (Almería). Según la autopsia, mostraba signos de muerte por estrangulamiento.

El cadáver había permanecido en un pozo de una finca del padre del niño hasta que la mujer lo sacó y lo trasladó a la localidad de Vícar (Almería), donde fue detenida.

Quezada, pareja sentimental del padre, se había implicado en la búsqueda y en los actos de apoyo a los padres del niño, Ángel y Patricia, que se mostraban cada vez más angustiados.

Pero los investigadores sospecharon de su actitud. La detenida era investigada desde que el pasado sábado 3 de marzo avisara a los agentes de haber descubierto, supuestamente, una camiseta blanca con restos del ADN de Gabriel en una zona que ya había sido rastreada.

El debate de la prisión permanente revisable

Padres de menores fallecidos por muertes violentas como Mari Luz Cortés, Diana Quer, Marta del Castillo o Ruth y José se concentrarán el domingo en Huelva en apoyo a la prisión permanente revisable, en la que también se recordará al niño Gabriel Cruz.

Juan José Cortés, padre de Mari Luz, ha explicado que la acción tendrá lugar al mediodía en la Plaza de las Monjas y ha confiado en que “sea mucha la gente que salga a la calle” porque “estamos hablando de la seguridad y protección de nuestros niños”. Junto a Cortés, estarán en Huelva, Juan Carlos Quer, Ruth Ortiz, los padres de Marta del Castillo y familiares de otros menores víctimas de muertes violentas como los del doble crimen de Almonte, que costó la vida a una niña de 8 años, o Adoración Cano, madre de Ana María Jerez Cano, asesinada en 1991.

La muerte de Gabriel Cruz ha avivado la discusión sobre la prisión permanente revisable, una medida sobre la que tiene que pronunciarse el Constitucional, que está sometida a revisión en el Congreso y que un buen número de penalistas considera inadecuada por fomentar el “populismo punitivo”.

Este jueves se inicia en el Congreso un camino que puede llevar a la derogación de una medida contemplada para casos especialmente graves -precisamente como el de Gabriel, por tratarse de una víctima de 8 años- y que cuenta con un gran respaldo popular, un apoyo que ha crecido de forma exponencial por la campaña lanzada por padres de víctimas de casos similares.

RELACIONADO