Theresa May asegura que es “muy probable” que Moscú envenenara al exespía ruso

Rusia califica las acusaciones de la primera ministra británica de "espectáculo circense"

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó este lunes en el Parlamento que es “muy probable” que Rusia sea responsable del envenenamiento del espía doble Sergei Skripal con un agente nervioso.

La jefa del Gobierno británico dijo en la Cámara de los Comunes que la sustancia que se utilizó en ese ataque es de naturaleza “militar” y ha sido fabricada en el pasado por Rusia, que todavía puede tener la capacidad de producirla.

“Está ahora claro que el señor Skripal y su hija fueron envenenados con un agente nervioso de naturaleza militar de un tipo desarrollado por Rusia. Es parte de un grupo de agentes nerviosos conocidos como ‘Novichok'”, puntualizó.

En base a la identificación de la sustancia por parte de “expertos de talla mundial”, el Reino Unido ha determinado que “Rusia ha producido con anterioridad ese agente y todavía sería capaz de hacerlo“, agregó la primera ministra.

May subrayó que solo hay “dos posibilidades” para explicar el envenenamiento: o bien es “un ataque directo” de Rusia, o bien Moscú “perdió el control” de la sustancia y dejó que cayera en manos inadecuadas, sostuvo.

Ante ello, la jefa de Gobierno anunció que el embajador ruso en el Reino Unido ha sido llamado al Ministerio de Exteriores para aclarar si el envenenamiento de Skripal, antiguo agente del Kremlin que fue captado para trabajar para el MI6 británico, es “una acción directa del Estado ruso”.

Tras reunirse este lunes con los responsables de la policía y las principales agencias de inteligencia del país, May dijo que el suceso no es solo un “intento de asesinato” del doble espía, sino un acto “indiscriminado y temerario contra el Reino Unido que ha puesto las vidas de civiles inocentes en riesgo”.

“No toleraremos un intento descarado como esto de asesinar civiles inocentes en nuestro suelo”, agregó la primera ministra, quien resaltó el “historial de Rusia en perpetrar asesinatos patrocinados por el Estado”.

Moscú: “Espectáculo circense”

Rusia, por su parte, ha calificado de “espectáculo circense” las acusaciones vertidas por Theresa May. “Esto es un espectáculo circense en el Parlamento británico. Las conclusiones son claras: una nueva campaña de propaganda informativa basada en provocaciones“, dijo María Zajárova, portavoz de la Cancillería rusa.

Skripal, de 66 años, y su hija, de 33, permanecen en estado crítico, aunque estable, desde que el 4 de marzo fueron hallados inconscientes en el banco de un parque en Salisbury, en el sur de Inglaterra.