La ANC trata de resucitar un ‘procés’ que agoniza por el bloqueo judicial y político

Miles de personas -45.000, según la Guardia Urbana- se han manifestado este domingo por el centro de Barcelona en favor de la república catalana, en una movilización convocada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC). El objeto de la manifestación era presionar a los partidos independentistas para que alcancen un pacto que permita constituir un gobierno catalán que avance hacia la independencia. Y eso, hoy por hoy, sigue siendo una meta difícil de alcanzar tanto por la acción de los tribunales como por la incapacidad de los políticos para ponerse de acuerdo.

Este lunes, finalmente, no habrá pleno de investidura para elegir a Jordi Sánchez, el candidato propuesto por Carles Puigdemont después de haberse apartado. El juez Pablo Llarena no le ha autorizado a asistir, lo que hacía inviable el trámite parlamentario ya que su presencia fue establecida como requisito indispensable por el Tribunal Supremo. La defensa de Sànchez y el presidente del Parlament, Roger Torrent, habían anunciado que recurrirían al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, pero finalmente no lo harán. Se reservan, sin embargo, la posibilidad de presentar un recurso de apelación ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

El cambio de guion habría venido determinado por las escasas posibilidades de éxito que tenía el recurso al TEDH teniendo en cuenta los antecedentes. Además, lo que se le iba a pedir al tribunal de Estrasburgo era que adoptara medidas cautelares para poder asistir al pleno. El artículo 39 de su Reglamento especifica que tales medidas tienen un carácter de urgencia y que “de acuerdo con la práctica constante del TEDH, sólo se aplican cuando hay un riesgo inminente de daño irreparable”.

Las cautelares no presuponen el sentido final del juicio del tribunal sobre el asunto del que se trate. Son, según el reglamento, “medidas adoptadas en el marco del desarrollo del procedimiento ante el TEDH que no prejuzgan sus decisiones futuras sobre la admisibilidad o sobre el fondo de los asuntos en cuestión”. Y, en todo caso, el TEDH sólo aplica medidas cautelares de forma muy excepcional y “en ámbitos muy limitados, la mayoría atañen a casos de expulsión y extradición”.

Así las cosas, Sànchez tendrá que esperar a los que diga el Supremo y si no puede ser investido lo previsible es que siga corriendo la lista para que Puigdemont proponga a otro candidato, que sin duda será Jordi Turull. No obstante, también en este caso su investidura seguirá chocando con las reticencias de la CUP que aún no ha suscrito el pacto con Junts per Catalunya y ERC por considerar que diseña un marco político “autonomista”, en lugar de orientarse hacia la ruptura de Cataluña con el Estado, tal y como desean los anticapitalistas.

De hecho, eso es lo que ha recriminado la diputada de la CUP en el Parlament, Natàlia Sànchez, a las otras dos formaciones independentistas. En declaraciones a los medios antes de la manifestación de la ANC ‘República, ahora’, ha reclamado que “hay que ir más allá ” en el proceso constituyente de lo que recoge la propuesta de JxCat y ERC para que sea vinculante y acabe en un multireferéndum. Sànchez ha asegurado que la CUP participa en esta movilización porque comparte dos de sus objetivos principales: “Hacer República y hacer Govern. Para hacer Govern hace falta un compromiso con hacer República, en desplegar un proyecto político que supere el marco autonómico”.

“Presos polítics, llibertat” (Presos políticos, libertad) o “Ni un pas enrere” (Ni un paso atrás) son algunos de los lemas que han coreado los manifestantes, provistos de numerosas banderas independentistas y luciendo lazos amarillos, durante la manifestación. “Fuimos a votar antes de Navidad, se acerca Semana Santa y aun no tenemos Govern. Es una situación que no puede mantenerse y es imprescindible salir adelante”, ha lamentado el vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro. “Lo que pasa aquí es simplemente indignante”, ha clamado Alcoberro, que ha asegurado que “es imposible de aceptar” que el Poder Judicial español vete candidatos a la investidura.

“Hemos decidido avanzar hacia la República, tenemos mayoría y hace falta aplicarla de manera inmediata”, ha asegurado el dirigente a la ANC. “Somos más de dos millones de personas que no volveremos atrás. Ya no nos sentimos ciudadanos del Reino de España. Nos sentimos ciudadanos de la República Catalana y como ciudadanos de la República exigimos su implementación y su pleno desarrollo como una nación más”, ha añadido Alcoberro.

Pero lo que de verdad ha levantado la ovación de la multitud ha sido la proclama del secretario general  de la entidad Jordi Pairó: “Si el Parlament quiere decidir soberanamente quién es el presidente de la Generalitat, se hace y punto. (…) Basta ya. Plantemos cara. La voluntad en las urnas no cede ni un solo paso”. Pairó ha asegurado que “el Estado que nos ocupa nos rompió la cara”, y ha advertido a los políticos independentistas de que parece que se hayan “olvidado de la fuerza de la calle” al vislumbrar una falta de determinación por la república en el Parlament.

En línea con las actitudes más radicalizadas, las de la CUP, ha exclamado:  “¿Queremos un gobierno autonómico? No. Pues a ver si nos ponemos las pilas. Los plenos del Parlament no pueden estar condicionados por el Estado. La soberanía no se pide, se ejerce. ¿Qué coño está pasando? ¿Qué no se nos está explicando?”

Ambos, Alcoberro y Pairó, han censurado que se niegue a Jordi Sànchez la posibilidad de salir de prisión, donde se halla de forma preventiva desde octubre. “El miedo y la prisión son las armas del Estado para contrarrestar nuestra lucha pacífica. Solo aceptando las consecuencias de la lucha seremos libres para luchar”, ha recalcado Peiró.

Antes de estas intervenciones, han subido al escenario representantes de varios colectivos, como funcionarios y voluntarios del referéndum del 1 de octubre, que han explicado pequeñas experiencias relacionadas con el ‘procés’ que en todos los casos han acabado con la afirmación: “Yo me la juego, y quiero que mis representantes se la jueguen”.

En la cabecera de la manifestación se han situado los dirigentes de la ANC y Òmnium, Agustí Alcoberro y Marcel Mauri, así como la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, el eurodiputado de ERC Jordi Solé y la actriz Lloll Bertran. También han participado en la movilización los exconsellers Neus Munté, Jordi Turull y Josep Rull, el dirigente del PDeCAT Albert Batet, el diputado de la CUP Carles Riera y el diputado por las listas de ERC Ernest Maragall.

RELACIONADO