Ana Julia Quezada, la mujer que llegó a Las Hortichuelas procedente de Burgos

Ana Julia Quezada Cruz, la detenida como presunta autora de la muerte de Gabriel Cruz, el niño de 8 años desaparecido el 27 de febrero, llegó a Almería desde Burgos y mantenía desde hace apenas unos meses una relación con el padre del menor, Ángel Cruz. Con motivo de su detención, todo su pasado está siendo revisado especialmente lo relativo a la muerte de otra niña en la ciudad castellanoleonesa con la que ahora se piensa que podría estar relacionada. La niña se cayó por una ventana y el suceso se cerró como “muerte accidental”.

La mujer, de origen dominicano, llegó en 2014 a la localidad de Las Negras, en Níjar (Almería), donde durante toda la búsqueda ha permanecido el puesto de mando avanzado que ha dirigido el rastreo desde la desaparición del niño en la vecina pedanía de Las Hortichuelas.

Ana Julia y su novio de entonces conocieron el lugar durante unas vacaciones y posteriormente inauguraron a medias un bar-cafetería en el único centro comercial de Las Negras. Sin embargo, la relación entre los dos se rompió un tiempo después, sin que haya sido concretado de forma exacta cuándo.

Familiares de Ángel Cruz señalan que la mujer conoció al padre de Gabriel hará aproximadamente un año, si bien la relación entre ambos no se habría consolidado, según ellos, hasta hace unos meses. Aseguran que no tenían demasiado trato con la mujer, aunque añaden que solía acudir casi todos los fines de semana a Las Hortichuelas con su pareja. Así lo hizo el día en el que desapareció Gabriel. A la hora en la que se perdió el rastro del niño, sólo ella y la abuela del pequeño estaban en la casa de esta última junto al menor.

Ahora, doce días después de la desaparición, Ana Julia ha sido detenida en Vícar, después de que los agentes de la Policía Local y la Guardia Civil encontrasen en el maletero de su vehículo el cuerpo sin vida de Gabriel.

Los vecinos de Las Hortichuelas comenzaron a sospechar de una posible implicación de Ana Julia Quezada en la desaparición cuando esta afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor. Quezada aseguró haber encontrado la pieza de ropa en las inmediaciones de la depuradora del Barranco de Las Águilas, en la barriada de Las Negras (Níjar), cuando paseaba junto al padre de Gabriel.

Los habitantes del lugar donde se perdió el rastro del niño Gabriel Cruz aseguran que nadie pensó en que Ana Julia pudiese ser la responsable de la desaparición “hasta que pasó lo de la camiseta, fue muy raro que estuviese seca y la encontrase ella”. “Mi yerno es policía y pasó con un grupo por la mediana y no vio la camiseta. Ahí sí hubo algo de sospechas, porque además estaba seca”, relata un vecino.

La detenida llegó a afirmar durante una entrevista con TVE que el mismo día de la desaparición del niño ella misma había advertido al menor contra los desconocidos. “Esa misma mañana estuvimos desayunando y salió la conversación. La abuela y yo. Y le dijimos, ‘Tú si ves un desconocido corre, no te pares’. Mira por dónde, ese mismo día desapareció el niño”, declaró la arrestada ante las cámaras. Y agregó: “Solo no se iría, no se alejaba él, se marchaba de cada media hora y volvía… Se comía una manzana, una fruta, y volvía con los amigos. Pero es que ese día Gabriel no volvió”.

Una vez arrestada, Ana Julia Quezada ha sido conducida a la Comandancia de Almería, donde horas más tarde hacían acto de presencia el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y el subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca. Decenas de personas se han congregado de forma espontánea ante la Comandancia de Almería para increpar a la mujer, que permanecerá en los calabozos de estas dependencias policiales hasta que sea puesta a disposición judicial.

Disqus Comments Loading...