Las redes sociales se vuelcan con la huelga feminista del 8 de marzo

La huelga feminista del 8 de marzo ha tenido durante todo el día una gran visibilidad en las redes sociales y ha dejado huella en Twitter con etiquetas (hashtag) como #8MarzoHuelgaFeminista, que es tema destacado, y ha acogido más de mil publicaciones.

Las etiquetas más utilizados han sido #8MarzoHuelgaFeminista, #manifestacion8M y #YoParoPorLaIgualdad, en los que políticas, periodistas y miles de trabajadores han publicado su adhesión a la huelga y a las diferentes manifestaciones.

También se han sumado a las reivindicaciones cantantes como Pablo Alborán -"que el mundo se entere de que sin vosotros no somos nada"-, o el finalista de Operación Triunfo Alfred, que ha compartido una foto de Amaia poniéndola como referente en la lucha de "un mundo justo e igualitario".

Una de las etiquetas con más éxito ha sido #lasperiodistasparamos, en el que varias profesionales han hecho pública su participación en la huelga, como Julia Otero, Mamen Mendizabal o Pepa Bueno.

En este sentido, numerosas periodistas han manifestado su apoyo a la huelga, como Ana Rosa Quintana y Susana Griso, que han cancelado sus programas a última hora. Ana Rosa escribía esta mañana en Twitter "Si las mujeres paramos, que se note" y a continuación el anuncio de que se cancelaba su programa.

Otro hecho muy comentado en las redes ha sido la carga policial contra estudiantes universitarias que se encontraban haciendo un piquete en la Universidad de Valencia, y que ha desembocado en dos detenciones.

No han faltado las críticas a quienes no han apoyado la huelga o la han cuestionado, como Isabel San Sebastián, que explicaba en ABC por qué ser una "esquirola" o a Mayte Alcaraz, que, en el mismo periódico, rechazaba el "feminismo oportunista" o Cayetana Álvarez de Toledo, en El Mundo, que se ha manifestado contra la huelga feminista con el artículo "No a la guerra".

Otro que ha sido criticado en las redes ha sido Francisco Marhuenda, director de La Razón, quien aseguraba esta mañana en Twitter que "esta huelga es un poco pija" y es de "muchas mujeres que no han tenido ningún problema serio en su vida".

Las redes también han acogido la protesta de un colectivo feminista ante la catedral de San Sebastián, por las acusaciones de su obispo, que aseguró que a las feministas "le había metido un gol el demonio", y se ha cuestionado a Inés Arrimadas por abogar por un "feminismo plural e inclusivo".