Crece la indignación de los pensionistas ante la pasividad de Rajoy y el desconcierto de partidos y sindicatos

El Congreso tiene la intención de poner fecha este martes a la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para hablar en un Pleno monográfico sobre el futuro de las pensiones, un asunto que día tras día está llenando las calles de jubilados indignados y que ha pillado con el pie cambiado a todo el mundo: al propio Ejecutivo, a la oposición e incluso a los sindicatos.

El pasado 22 de febrero, la Coordinadora Estatal de pensionistas reunió a 35.000 personas en Madrid; 25.000 en Barcelona; 40.000 en Bilbao; entre 5.000 y 8.000 en ciudades como Valencia, Sevilla, Valladolid o Salamanca; 3.000 en Vigo y alrededor de 500 en ciudades pequeñas. El 1de marzo fueron los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, los que convocaron pero el seguimiento no fue ni mucho menos tan espectacular. Ahora, ambas organizaciones han decidido desconvocar las movilizaciones que tenían previstas para el día 15 y contraprogramar a los pensionistas con un llamamiento a sus militantes para que salgan también el día 17 con el pretexto de que “se trata de sumar, de unir fuerzas”.

También el PSOE ha reaccionado a las movilizaciones de miles de pensionistas en toda España registrando en el Congreso una proposición de ley para derogar la subida de las pensiones en un 0,25% prevista por el Gobierno para este 2018 y sustituirla por un aumento en función del Índice de Precios al Consumo (IPC), lo que las elevaría en torno al 1,6%. Lo que ocurre es que la iniciativa llega tarde para los pensionistas que reprochan al principal partido de la oposición no haber atendido a sus requerimientos y peticiones para reunirse durante los dos últimos años, por lo que tuvieron que recurrir a Unidos Podemos, que el 25 de enero registró su proposición de ley para que las pensiones se revaloricen a inicios de año según el IPC previsto y que, en caso de no cumplirse ese dato, se abone la diferencia en un pago único.

En cualquier caso, ambas medidas son insuficientes para la Coordinadora, que mantiene su tabla reivindicativa en la que el punto básico es la derogación de las reformas llevadas a cabo por los gobiernos tanto del PSOE como del PP. Desde la Coordinador avisan, de hecho, de que su lucha es también por la derogación de la ley 27/11 de Zapatero, no sólo por la subida del 0,25% de las pensiones, que constituye nada más que “el primer peldaño”. Recuerdan, además, que el 1 de enero de 2019 entra en vigor un nuevo factor de sostenibilidad de las pensiones que ya estaba en la reforma de Zapatero y cuya aplicación el PP ha adelantado. De hecho, con la calculadora en la mano temen que el factor de sostenibilidad que introduce la variable de la ‘esperanza de vida’ supondrá que los pensionistas cobrarán en 2050 alrededor del 50 % de su salario.

Y si al PSOE le llueven las críticas y los reproches, lo mismo aumentado y corregido puede decirse del Gobierno y de su presidente. Mariano Rajoy ha recibido este lunes una sonora pitada y abucheos por parte de pensionistas en su visita a Badajoz, donde ha ratificado ante el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el compromiso de su Ejecutivo con el AVE a esta comunidad. Ha sido a la salida del acto y mientras Rajoy se dirigía a los coches oficiales, cuando los pensionistas han abucheado y pitado al jefe del Ejecutivo. Micrófono en mano, le han despedido al grito de “fuera, fuera” acompañado de silbidos y abucheos mientras era conducido rápidamente a su vehículo oficial.

El discurso de que “el sistema es inviable”, con el que el poder económico trata de promocionar los planes privados de pensiones, no parece que vaya a ser suficiente para frenar las protestas y sumir a los pensionistas en la resignación. Las movilizaciones han sido de tal envergadura que los sindicatos se han apresurado a engancharse a la gran manifestación prevista para el próximo día 17.

Ante la evidencia de que la indignación no baja sino que aumenta, Rajoy decidió el jueves pasado solicitar él mismo su comparecencia en el Congreso en un pleno monográfico sobre pensiones, adelantándose así a Unidos Podemos y Compromís cuya solicitud hubiera sido respaldada, previsiblemente, por gran parte de la oposición. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, apuntó ese mismo día que la fecha que se barajaba para ese Pleno era el próximo día 14. No obstante, será la reunión de la Junta de Portavoces programada para este martes la que fije previsiblemente fecha y hora para esa sesión plenaria.

Este miércoles está previsto que la Comisión de Evaluación y Seguimiento del Pacto de Toledo retome sus debates después de la bronca sesión de la semana pasada, en la que la presidenta, la ‘popular’ Celia Villalobos, trató de evitar a gritos -las personas que estaban en los pasillos pudieron escucharla pese a que la reunión se celebraba a puerta cerrada- que se hablara de la revalorización de las pensiones y de la derogación del índice del 0,25% que plantean PSOE, Unidos Podemos, PNV, ERC, Compromís y PDeCAT por considerar que no garantiza el mantenimiento del poder adquisitivo ya que supedita la revalorización sobre todo a la evolución de los ingresos de la Seguridad Social, actualmente en déficit.

Incluso Ciudadanos ha señalado que apoyaría que las pensiones puedan ligarse al IPC y a cambio pide que el resto de grupos validen sus propuestas que también benefician a los pensionistas. El PNV propone la indexación a la inflación aunque no se cierra a acordar una fórmula que tenga los mismos efectos que el IPC. Fuentes parlamentarias han señalado  que el Gobierno podría estar analizando un cambio en el IRP para aumentar el 0,25% de revalorización al 0,50% o bien para simplificarlo y ligarlo más al PIB, la productividad o los salarios. Pero la propuesta podría llegar tarde.

Ni un solo día sin movilizaciones de pensionistas

Miles de jubilados han vuelto a salir este lunes a las calles de más 40 ciudades en una convocatoria llevada a cabo por los sindicatos que anuncian una gran manifestación el 17 de marzo. Los manifestantes se han concentrado ante Hacienda, delegaciones del Gobierno u oficinas de la Tesorería General de la Seguridad Social bajo lemas como “Contra la congelación de las pensiones. No a la subida del 0,25 %”.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, han asistido a la manifestación de Valencia. Sordo ha asegurado que los pensionistas “están en la calle y van a seguir en la calle” para defender la necesidad de un sistema de pensiones, su revalorización y que se garantice una pensión pública suficiente para las personas que ahora tienen 30 años. Ha criticado que mientras España crece un 3 %, las pensiones se revalorizan el 0,25 %, por lo que ha abogado por “cambiar la orientación” de “las políticas de agravio a la mayoría social y de austeridad” que siguen empobreciendo al conjunto de la población, pero que, particularmente, tienen “rostro de mujer”.

El líder de UGT, por su parte, ha afirmado que ha llegado “el momento de que todos juntos nos citemos” el 17 de marzo en una gran movilización, en la que se visualizará quiénes están por la revalorización de las pensiones y por la derogación del coeficiente de sostenibilidad. Álvarez ha asegurado no tener duda de que las pensiones se van a revisar por encima del 0,25 % “sin atajos, de manera justa”, porque la sociedad “lo está exigiendo” y porque las pensiones más bajas “tienen que recuperar poder adquisitivo”.

En la manifestación de Madrid, los pensionistas han acusado al Gobierno de “robarles” las pensiones, frente al Ministerio de Hacienda y bajo la lluvia, con pancartas que rezaban “Seguimos viviendo. Somos pensionistas” o “Manos arriba esto es un atraco” y al grito de “ladrones” y “chorizos”.

En el resto de España, miles de jubilados y pensionistas han reclamado pensiones dignas en varias ciudades de Castilla y León, así como en todas las capitales de provincia de Castilla-La Mancha, en tanto que en Andalucía, unas 250 personas en Granada y un centenar en Córdoba han defendido que “las pensiones son un derecho y no un negocio”. En Galicia y en la Comunidad Valenciana fueron cientos los jubilados que se manifestaron en defensa de pensiones dignas, mientras en Murcia se concentraron cerca de 300 pensionistas con pancartas que rezaban “Fátima embustera, lo sabe España entera”.

En Pamplona, los manifestantes han rechazado la propuesta fiscal que el ministro de Hacienda “se ha sacado de la manga” y con la que “intenta confundir”, y en Logroño han portado pancartas con lemas como “Defiende lo tuyo, movilízate” o “Defiende las pensiones, es cosa de todos”. También han sido multitudinarias las concentraciones en Bilbao, Santander, Oviedo o Mérida, donde unos doscientos pensionistas han advertido que continuarán con las protestas hasta que se atienden sus reivindicaciones.

En Zaragoza, la protesta, más numerosa que en ocasiones anteriores, ha defendido un reparto más justo de la riqueza y ha ido acompañada de una amenaza de huelga general “si se descuidan”. En Cataluña, Baleares y Canarias no había convocatoria para este lunes sino para el próximo 6 de marzo, en el caso de las dos primeras, y el 13 de marzo, en el caso del archipiélago.

RELACIONADO